analisis de ys memories of celceta

Análisis de Ys: Memories of Celceta para PlayStation 4

Os traemos el análisis de Ys: Memories of Celceta para PlayStation 4, que nos deja un sabor de boca bueno, aunque sin ser el de un gambón de calidad.

Las memorias de Celceta vuelven a PlayStation con una remasterización que ya pasó por PC y que nos deja un sabor agridulce en su realización. Este análisis de Ys: Memories of Celceta se va a basar en las mejoras que trae esta versión con respecto al original, de PlayStation Vita, sobre todo.

Y es que hablamos de un juego que data del ya lejano 2012, uno de los tantos años en los que se iba a acabar el mundo. Por suerte o por desgracia, esa vez la profecía falló y nos dejó disfrutar de joyitas como el final de la saga Crepúsculo o de este título de Falcom en la portátil de Sony.

Ahora, ocho años después, volvemos a poder disfrutar de una de las entregas de la saga japonesa con un lavado de cara que no es precisamente soberbio. Sin embargo, la jugabilidad es algo que no ha envejecido mal y ello lo salva.

Mejoremos esos gráficos

Aunque el título del juego no lleva la palabra remaster por ningún lado, Ys: Memories of Celceta es uno de ellos. Y hay que decir que uno de tantos, la verdad, porque no destaca en su acabado. Algo que sí que ocurre con, por ejemplo, Xenoblade Chronicles: Definitive Edition. Este remaster sí que ha visto un cambio profundo desde el original y, claro, las comparaciones son odiosas.

Pero no seamos tan negativos porque el trabajo de los desarrolladores tampoco ha sido del todo malo. Hablamos de un juego que salió en PlayStation Vita y que, ya por aquel entonces, se asemejaba más a una entrega de PSP que de la última portátil de Sony. Los escenarios, las texturas y los diseños de los personajes no es que fuesen precisamente un adalid del fotorrealismo. Pero, como he dicho antes, la jugabilidad es algo que es cocina de otro nivel en la entrega.

Teniendo ese punto de partida tan bajo, era evidente que no podíamos pedirle al remaster un cambio exagerado o una calidad semejante a los juegos de PS4. Pero, nuevamente, nos quedamos bastante cortos hasta para imaginarnos que fuese uno de PS3.

Con todo ello, podemos decir que el principal cambio lo veremos en los personajes, mucho más definidos ahora que en la versión original. A pesar de los polígonos y lo ortopédico de sus movimientos, el cambio entre las dos entregas es bastante destacable. Además, recordad que pasamos de la pantallita de PlayStation Vita a una tele de -inserte aquí el tamaño de su tele- pulgadas. Y aún así el acabado es bueno y con muy pocos elementos cortantes (dientes de sierra, vaya).

ys memories of celceta recuerdo

En cuanto a los entornos, también se han mejorado pero, partiendo de que las texturas del original eran simples y toscas, no le pidáis peras al olmo. Podemos decir que el resultado final es satisfactorio pero con un cinco pelado. Aún así, recalco que este aspecto del juego y de la saga no es lo importante a la hora de disfrutarlo.

Jugabilidad indiscutible

Si bien es cierto que Ys: Memories of Celceta no es que haya envejecido bien en cuanto a gráficos se refiere, no podemos decir lo mismo de la jugabilidad. El título se sigue disfrutando a las mil maravillas y sigue siendo rápido, directo y divertido.

Todos los Ys han sido frenéticos y llenos de combos, personajes y estilos de lucha diferentes. Y este no es una excepción. Además, viendo cómo funciona de bien en el juego original, no ha hecho falta cambiar nada en cuanto a la jugabilidad. Tan solo hay algunos ajustes lógicos dado que la pantalla táctil de PlayStation Vita tenía sus funciones en el juego original.

La solución ha sido, simplemente, asignar algunas de estas funciones a botones secundarios como L3 o R3. Y, si me permitís la opinión, lo prefiero a tener que andar tocando a los enemigos en pantalla para saber sus estadísticas o debilidades.

Pocos (o casi ningún) cambio en la jugabilidad no significan nada malo. Todo lo contrario. Realmente no le hacen falta para poder ser divertido y engancharte como nadie a hacer combos para mejorar el nivel de las técnicas. Sin embargo, sí que he echado de menos una mejora en los menús.

ys memories of celceta gameplay

Tampoco hablo de un rediseño completo, pero hay algunos elementos que, aprovechando la remasterización, se podrían haber tocado. Por ejemplo, llegar a las reliquias es un verdadero suplicio y rompe todo el ritmo frenético que impone el juego. Hay botones desaprovechados y una distribución muy tosca que no ayuda a entender bien a quién estamos dando un ítem de curación y a quién no.

Detalles que se agradecen

El resto de los añadidos que nos ofrece el juego son más bien detalles que otra cosa. Sí que es cierto que el doblaje, ya presente en el juego de PC, es mucho más amplio que en el original. Escucharemos varias conversaciones y muchos «grititos» durante el juego. Pero ahora podremos elegir entre hacerlo en inglés o en japonés. Aquí elegís vosotros, que cada uno tiene sus gustos.

También se notan los 60fps en la mayoría del tiempo. Hablamos de un juego que tiene un ritmo endiablado y en el que cambiar de personaje y hacer combos entre ellos es algo natural y que, tras media hora de juego, nos sale solo. Por ello una tasa de frames estable es indispensable, sea la que sea.

Cierto es que, en los momentos importantes (combates, exploración y demás) el rendimiento no cae. Sin embargo, inexplicablemente en escenas pausadas donde los personajes hablan entre ellos (al estilo novela gráfica) de pronto pueden caer los frames de una forma brutal.ys memories of celceta gameplay 2

La verdd es que cada vez que llegábamos a un pueblo nuevo solía ocurrir. Las primeras escenas que se desarrollaban en él acababan yendo lentas tanto en gráficos como en sonido. Y dejando de lado que es bastante cachondo escuchar a los personajes hablar en cámara lenta, la verdad es que rompe el ritmo de una forma brutal.

Por suerte, solo ocurre en esas escenas y no durante el combate, por lo que la jugabilidad, nuevamente, queda intacta.

Conclusiones del análisis de Ys: Memories of Celceta

Ys: Memories of Celceta para PlayStation 4 es un remaster digno pero que no era necesario. Al menos no en la forma en la que ha llegado. El juego se asemeja mucho a un título de hace dos generaciones y, aunque jugablemente es adictivo y entretenido, la remasterización aporta bien poco.

Con esto no digo que el juego sea malo, en absoluto. El juego se disfruta de cabo a rabo y es muy entretenido. Sin embargo, las «mejoras» que llegan con él son algo que nos dejan, como dije al principio, un sabor algo agridulce.

Sí, es divertido, rápido y directo. Y sí, es largo, profundo y muy adictivo. Pero como remaster, la verdad es que no cumple todo lo que se le pide.

Aún así, si no has jugado al juego nunca, esta es tu oportunidad ya que Ys: Memories of Celceta es uno de los mejores juegos de la saga junto con Ys: Lacrimosa of Dana. Así que ya sabes. Si decides jugarlo, que sepas que te enfrentas a un juego gráficamente muy moderado y con pocas novedades con respecto a su original de 2012.

analisis de ys memories of celceta
Análisis de Ys: Memories of Celceta para PlayStation 4
Nos gusta
Jugabilidad perfecta a pesar de los años
La música es una delicia y le añadimos doblaje
Puede mejorar
Sigue pareciendo un juego de la anterior generación
Tiene bajadas de frames inexplicables
No aporta nada nuevo
7