Análisis de Pathfinder: Kingmaker Defivinite Edition para PlayStation 4

Pathfinder

Preparad el tablero y los dados porque aquí viene nuestro análisis de Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition para PlayStation 4

¡A la caza del Demogorgon! Vale, no estamos en el sótano de los niños de Stranger Things, pero jugando a este juego nos hemos sentido casi casi como si lo estuviéramos. ¿Quieres saber qué tal nos ha parecido esta propuesta? Pues sigue leyendo, ya que os traemos el análisis de Pathfinder: Kingmaker Definitive Edition para PlayStation 4

Vamos a ponernos en situación. Pathfinder: Kingmaker es una adaptación del juego de mesa Pathfinder, que a su vez se basa en las reglas del famoso juego de rol Dungeons and Dragons.  Debutó en PC en 2018 y este año nos ha traído esta experiencia a los que preferimos la plataforma de sobremesa de Sony.

Pero lo primero es lo primero, ¿debería jugar a Pathfinder: Kingmaker si no estoy familiarizado con los juegos de mesa? La respuesta no es sencilla y es mejor que lo decidas tú mismo al seguir leyendo. Y es que lo que está claro es que el estudio Owlcat ha conseguido la proeza de trasladar la esencia de los juegos de rol de mesa a PlayStation 4.

Pathfinder

Posibilidades casi infinitas para nuestro personaje

En este juego tendremos que crearnos nuestra ficha de personaje desde cero, que es idéntica a las fichas de personaje del juego original. Esto, queridos culpables, nos va a abrumar muchísimo si no estamos familiarizados con los juegos de rol y nos va a requerir mucha, pero mucha lectura. Cada personaje tiene estadísticas y características propias como atletismo, persuasión, sigilo…Y cada una de estas características va a afectar tanto a la jugabilidad en el mapa como a la experiencia de “crea tu propia historia” típica de los juegos de rol. Por supuesto, como en otros muchos así, también tendremos que pensar en las estadísticas de combate como inteligencia, fuerza o destreza, que afectarán directamente a nuestra capacidad de combate.

Las posibilidades de creación de personaje son prácticamente infinitas. Existen decenas de clases que tendremos que combinar con razas, alineaciones, habilidades…¡e incluso personalidades!, lo que hace la experiencia muy rejugable. Este aspecto sin duda nos ha gustado mucho sobre todo porque con tantas posibilidades puedes adaptar tu protagonista al estilo de juego que más se adecue a tu gusto. 

Si os gusta leer y las novelas de fantasía este es vuestro juego

Otro aspecto muy fiel a los juegos de mesa y que le da un punto muy inmersivo al título es la carga de diálogo que hay en todo momento. Por supuesto tendremos nuestros momentos de darnos de leches y ya, pero entre combate y combate interaccionaremos con muchos NPCs con los que tendremos que pensarnos qué contestamos, ya que nuestras respuestas podrán provocar desde que se unan a nuestro equipo hasta que nos quieran arrancar la cabeza. Y no solo eso. En ciertos puntos de la historia tendremos momentos al más puro estilo de los libros de “elige tu propia historia”. Las opciones de respuesta en estos relatos también se verán afectadas por las características de nuestro personaje y a su vez tendrán consecuencias en el desarrollo de la trama.

En cuanto a tus compañeros más fieles…espera, si te pueden abandonar, ¿se les puede llamar fieles? Pues no. Durante nuestra aventura tendremos un máximo de cinco compañeros, pero olvidaos de cogerles mucho cariño. Esto es peor que Juego de Tronos. Dependiendo de nuestras interacciones con ellos y decisiones que tomemos durante nuestro avance, la opinión que tengan sobre nosotros cambiará, pudiendo incluso llegar a que nos abandonen si tomamos una decisión determinada. Y, por supuesto, cuidádmelos bien ahí fuera, ya que si no cambiamos los ajustes de dificultad puede que nuestros amiguitos mueran en batalla para no volver. ¿La buena noticia? Que durante la historia nos encontraremos con numerosos personajes a los que les podremos hacer la rosca para que nos acompañen.

Pathfinder

Construir nuestro reino nunca fue tan divertido

Como veis, mucha tela que cortar. ¡Y más que queda! En cierto punto de la historia tendremos la oportunidad de construir nuestro propio reino…si, si, tal cual. Sin embargo, al contrario de lo que nos ofrecen entregas como Age of Empires, el destino de nuestro reino no se verá tan influido por nuestra habilidad para construir sino por los derroteros que nos hemos ido durante el desarrollo de la historia, consiguiendo entrelazar todos los aspectos del juego y aumentando aún más, si es que eso era posible, la experiencia de rol más puro.

Vale, pero… ¿cómo mato a ese bicho? Pathfinder: Kingmaker le deja de nuevo la decisión al jugador. En la edición definitiva de PS4 tendremos dos modos de combate: a tiempo real y por turnos. En el modo de combate a tiempo real combinaremos el movimiento de los personajes con el ataque, lanzamiento de habilidades y hechizos, etc. Las ofensivas se lanzarán de manera automática a los enemigos seleccionados, pero tendremos en todo momento el control para cambiar nuestra estrategia. Esta es sin duda la mejor opción para jugadores no muy experimentados en juegos de este estilo y para jugadores experimentados pero que no quieran perder el tiempo con enemigos débiles. Sin embargo, el combate por turnos nos ofrece una capacidad estratégica aumentada, en la que tendremos que cuidar muy bien la posición de cada personaje, elegir el momento y enemigo que atacar, etc. El modo de combate que sin duda es mejor usar cuando tienes que tomarte tu tiempo en devanarte los sesos para acabar con los bosses más duros.

Pathfinder

Tened cuidado con el tiempo que puede jugar en vuestra contra

Otra característica que nos introduce en la experiencia de “vida real” que buscan todos los juegos de rol, es el paso del tiempo. Para ciertas misiones, tendremos que movernos por el mapa, o más bien tablero, mientras perseguimos nuestras metas y conseguir nuestro objetivo antes de que el calendario marque el día establecido. Algo que puede sonar muy simple pero que tiene su aquel si tenemos en cuenta la gran cantidad de misiones secundarias que nos encontraremos en el tablero mientras avanzamos a nuestro destino. Misiones secundarias que, por cierto, costará distinguir de la principal debido a su gran desarrollo.

Ahora bien, ¿cómo lleváis el inglés? Desafortunadamente el juego no está traducido al castellano y los textos no están escritos precisamente con un lenguaje muy básico, así que tanto para poder crearos vuestro personaje como para disfrutar enteramente de la trama del juego el diccionario será vuestro mejor amigo si no tenéis cierto nivel de inglés (recordad, se dice “Sara”, no “Zara”).

Pathfinder

En cuanto a los controles de PS4, se evidencia mientras jugamos que el título es una adaptación de PC. En muchas ocasiones nos veremos incapaces de realizar ciertas acciones, ya que los controles no son muy intuitivos y, aun cuando hayamos aprendido a realizarlas, nos llevará en algunos casos más tiempo que si jugáramos en PC. Así que, con Pathfinder: Kingmaker más que nunca… ¡Atended al tutorial!

En definitiva, Pathfinder: Kingmaker es una obra de ingeniería hecha juego. Los jugadores más experimentados podrán verse inmersos en sus amados juegos de rol, esta vez en 3D. La misma sensación que tienes cuando sacan la película de tu libro favorito. Solo que, esta vez, la película no tiene nada que envidiarle al libro.

 

Pathfinder
Análisis de Pathfinder: Kingmaker Defivinite Edition para PlayStation 4
Gráficos
6.5
Jugabilidad
9
Diversión
7.5
Sonido
5
Nota de lectores0 Votos
0
Nos gusta
Las posibilidades de creación de personaje son muy extensas
Dos estilos de combate para adaptarse a tu estilo de juego
Te sientes en todo momento como si estuvieras jugando a un juego de tablero
Puede mejorar
El juego esta en perfecto inglés
Se nota demasiado que el juego está adaptado en PC
Un poco más de tutorial habría estado genial
7