Los juegos de espías e intrigas llenas de humor nunca están de más. Así que ahí va nuestro análisis de The Low Road para Nintendo Switch.

Hay que ser sinceros. Para mí, el mayor ejemplo de espía no es James Bond, si no Anacleto, agente secreto. La caricatura del gran Vázquez sabe mostrar el lado interesante de los espías, con sus artilugios y tretas verbales, a la par que mantenía las dosis de humor necesarias para hacer entretenida cada aventura. Alcanzar esto no es, en absoluto, sencillo, pero en Xgen Studios lo intentaron emular. Y como nosotros no somos de perder oportunidades, ahí va nuestro análisis de The Low Road para Nintendo Switch.

Análisis The Low Road para Nintendo Switch

Nuestra intrépida detective preparada para sus análisis.

Una espía con la lengua muy afilada

Este juego ya lo vimos por ahí hace ya algunos años, sin embargo, su cálida recepción permitió al estudio llevarlo a Switch. Sí, la consola de Nintendo ama a todos los indies por igual, y su software es ya como un campo de juegos para estos estudios. Pero no nos vayamos por las ramas, que aquí hemos venido a hablar de espías, y en The Low Road hay de esos para rato.

O al menos, así le gustaría a nuestra protagonista, Noomi Kovacs. Esta zagala de nombre tan pintoresco se acaba de graduar en la escuela de espías, y está emocionada por empezar sus labores en una empresa privada. Pero por desgracia parece ser que no conoce cómo va esto del trabajo, en el que por mucho que seas bueno, como eres el novato te tocará pringar con las tareas más anodidnas de todas. Adiós sueño de espía, hola mesa de trabajo en el que el teléfono será la vía para recabar información.

Análisis The Low Road para Nintendo Switch

Ni explosiones, ni lluvias de disparos. Noomi se siente condenada a una vida de oficinista.

Aunque lo cierto es que las altas esferas van listas. Noomi, a pesar de vivir en los años 70 no se amilana ante nadie. Ella se ha desvivido por ser de las mejores de su promoción, y hará uso de toda clase de recursos para ponerse en el lugar que merece. Sólo podemos describir a esta muchacha de una forma: wow. Noomi está construida con una fuerza increíble. Es un personaje de esos de los que te enamoras debido a su actitud frente a diferentes situaciones. Y ojo, que la cosa aún mejora gracias a las opciones de diálogo a las que podremos acceder.

Algunas de estas opciones te ayudarán a recabar pesquisas, pero otras simplemente te harán sacar una sonrisa al, mandar a paseo a otros personajes o tener más cara que espalda. En serio, hay que recalcarlo: Noomi es un personaje que se te queda grabado. Por supuesto, también hay otros personajes y NPC por ahí que dan pie a situaciones rocambolescas, que hacen que te encariñes con ellos, pero ninguno llega a la altura de la señorita Kovacs.

Dejándote con el suelo a medio fregar

Teniendo ya en mente la importancia de los personajes, la siguiente pregunta que se nos puede venir a la mente es sobre la jugabilidad del título. Pues bien, como se habrá podido notar se trata de una aventura gráfica. Un Point and Click más concretamente, y como tal tocará toquetearlo todo para ir avanzando en la trama. La cosa es que no hay tantos elementos con los que interactuar, por lo que el juego se vuelve muy sencillo. Lo mismo ocurre para los dos o tres puzzles que hay desperdigados por ahí.

Como mucho, puedes necesitar repetir un par de veces algunos que requieren mayor precisión, pero al igual que lo anterior no es que abunden. Esto es una pena especialmente en los más interesantes, los que tienen lugar de cara, bueno, más bien voz, al teléfono. En ellos se siente al 100% las labores de un espía, pues tendremos que elegir sabiamente las respuestas en base a la información que tengamos y adaptarnos a las contestaciones de nuestros interlocutroes.

Análisis The Low Road para Nintendo Switch

Todo está permitido para un espía.

Lo malo es que esta brevedad ocurre con todo, incluso con el juego en sí. Es extremadamente corto, demasiado. Sin saber dónde están las cosas, completarlo puede llevarte apenas unas 5 o 6 horas. Sabiendolas ya, con un par vas más que sobrado. Y esto es una verdadera pena, pues el juego promete, te sabe mantener atento y atando cabos, pero sientes que te dejan a medias. Puede decirse que es como llegar al punto álgido de Detective Conan, cuando desvelas al asesino… y que ahí pasen al siguiente capítulo. Nos dejan faltos de nuestra Noomi cuando más puede dar de sí. Aunque dicen que lo breve, si bueno, dos veces bueno, así que por ahí lo dejaremos pasar.

El aroma de los 70 impregna la sala

Por ahora, en letra, todo puede verse la mar de bonito. Pero a la hora de mirar las cosas en pantalla todo puede ser otro cantar. Aunque lo cierto es que en general el apartado artístico del juego cumple bastante con lo que se nos ofrece.

El diseño de entornos, paisajes y demás es bastante simple. Pero simple, simple, pues recuerdan inequívocamente a muñecos de cartón recortables. Pero tiene su encanto ver a los personajes moverse como si Woody de Toy Story se tratase. En serio, el movimiento de esos brazos recuerda inequívocamente a la peli de Disney. Además, el tono de color empleado en ellos, con tonos cálidos más bien apagados también le da a todo un toque a viejo. Y, ¡sorpresa! ello ayuda a mimetizarse un poco más con el entorno, pues recordamos que nos situamos en los años setenta. Sólo con ver estos tonos ya se nos transporta al pasado, es un recurso muy bien utilizado.

Análisis The Low Road para Nintendo Switch

“Hay una serpiente en mi bota” fijo que es una opción secreta.

Pero una apariencia bonita no lo es todo. Hace falta magia, encanto, y eso sólo se encuentra en la música. No lo digo yo, lo dicen multitud de compositores a lo largo de la historia. ¿Sabe The Low Road transmitir con esta magia? Pues sí y no. Sí con los temas vocales, a la par que con las voces de los personajes, llenas de matices. No con los efectos sonoros y sonidos de fondo, que pasan sin pena ni gloria.

Conclusiones del análisis de The Low Road para Nintendo Switch

No podemos negar que The Low Road nos ha encandilado. Su falta de rejugabilidad y corta duración juegan en su contra. Sin embargo, la trama, los personajes y las situaciones generadas saben hacer del título lo suficientemente interesante como para entretenerte de lo lindo durante las pocas horas que dura.

Debido a estos factores, el título se ve más factible ahora, en Nintendo Swtch, que en su plataforma de origen. La corta duración de los capítulos forma la ecuación adecuada para un juego del que disfrutar durante trayectos, para que estos sean más llevaderos.

Análisis The Low Road para Nintendo Switch

Una espía nunca cuenta sus secretos, Oona

Aunque, claro está, debe tenerse en cuenta que el juego sólo cuenta con dos idiomas, francés e inglés. Nosotros hemos probado el inglés sin problemas. Sin embargo, por algunos detalles de los puzzles, alguien con un nivel muy básico del idioma tendría problemas para jugar.

Análisis de The Low Road para Nintendo Switch: jugando a ser espías
Humor , decenas de humor bien hiladoPersonajes bien estructurados, que le dan fuerza a la tramaHistoria simple, pero interesante
Corto, demasiado corto, te deja con ganas de másLos controles a la hora de seleccionar elementos se pueden hacer de rogarDos idiomas, ninguno de ellos el español
7Nota Final
Historia7
Apartado artístico7
Jugabilidad6
Diversión8
Puntuación de los lectores 2 Votos
8.0