Si hace mucha calor para bajar a la playa con amigos a jugar al frisbee, mejor te quedas un rato más leyendo nuestro análisis de Windjammers para PlayStation 4.

Han pasado 23 años – ¡demonios, qué rápido pasa el tiempo! – desde que Data East nos sorprendiera con uno de sus tantos clásicos deportivos. Windjammers mezcló a la perfección el gracioso frisbee playero con la competición deportiva. Primero debutó en los salones recreativos y posteriormente en los hogares con las deseadas Neo Geo. Hoy vuelve a las consolas de Sony de la mano de nuestro querido Dotemu, así que toca hablar del análisis de Windjammers para PlayStation 4.

La fórmula de Windjammers fue y sigue siendo tan sencilla como efectiva. Básicamente porque el juego sigue muy de cerca las inocentes mecánicas del antediluviano Pong. Así pues, los jugadores deben lanzar el disco, rebotando en los laterales, hasta meter un gol al contrario. Le añadimos unos tiros especiales y unos gráficos pixelart exquisitos, y nos queda un juegazo que todo el mundo debería probar.

Análisis de Windjammers para PlayStation 4

Pero claro, estamos en 2017 y los salones recreativos han corrido mejor suerte. Los tiempos han cambiado y necesitamos mejoras y añadidos para que Windjammers vuelva a ser atractivo. El estudio ha implementado el componente online que no podía faltar a día de hoy. Por desgracia, se ha quedado en eso exclusivamente. Yo no hubiera pedido gráficos en HD, filtros de imagen o formato panorámico, pero sí me hubiese gustado ver nuevos estadios y personajes o incluso algún que otro movimiento nuevo. En definitiva, aquí huele a cerrado.

Es el mismo Windjammers que vimos en 1994, pero con online

Para bien y para mal, se entiende. Nos encontramos ante el mismo juego y eso hay que decirlo muy claro. Windjammers cuenta con seis jugadores representando a su país, España incluida. Cada uno de estos tetes personajes tienen diferente velocidad y lanzamiento, además de su correspondiente tiro especial o Super Custom. Los estadios donde se disputan los partidos también tienen su respectivo carisma, incluyendo obstáculos o zonas de mayor puntuación.

La experiencia de juego sigue siendo una delicia, todavía más enriquecida si dispones de un arcade stick en tu PlayStation 4. Donde realmente gana puntos es cuando tenemos a un colega en casa para unas partidas rápidas. A decir verdad, hasta el más “manco” en los videojuegos puede disfrutar de Windjammers tras su primer partido de frisbee. Tampoco nos olvidemos del clásico modo Arcade o las curiosas fases de bonus, ahora convertidas en minijuegos.

Análisis de Windjammers para PlayStation 4

Ahora hay que sumarle el imprescindible componente online. Este es el mayor aliciente para volver a pasar por caja y desembolsar los desproporcionados 14,99 euros que cuesta. Entre sus opciones encontramos la tradicional partida igualada por diversión y la liga clasificatoria de jugadores. Ya te habrás percatado tú sólo de que actualmente este segundo modo ranked es lo más seductor del título. Ser el mejor es algo que siempre gusta, lo cual nos garantiza un buen puñado de horas frente a la comunidad, hasta alcanzar la mejor puntuación. El matchmaking es casi inmediato, en torno a 5 o 10 segundos para encontrar a tu rival. Además el juego funciona estupendamente bien sin lag ni teletransportes que arruinen la experiencia. Bravo por el trabajo multijugador de Dotemu.

Análisis de Windjammers para PlayStation 4

El apartado audiovisual ha cambiado poco, por no decir nada. Vale que podemos ajustar la imagen a las actuales pantallas panorámicas – un error hacerlo, si se me permite – o aplicar filtros que se quedan en algo anecdótico, pero nada más allá de lo que se vió en 1994. Que no se me malinterprete, Windjammers posee unas animaciones deliciosas y un pixelart que te deja embobado, aderezados con unas melodías y efectos de sonido sublimes… para 1994.


Conclusiones del análisis de Windjammers para PlayStation 4

Windjammers ha vuelto a la actualidad de las consolas de Sony. Sigue siendo ese clásico arcade recreativo que junta en un videojuego el inocente frisbee con la competición deportiva. A pesar de haber cumplido 23 años, propone una experiencia sencilla y francamente adictiva, aunque con los mismos gráficos y roster de personajes que cuando teníamos 12 años.

La verdadera novedad es la inclusión de un componente online. Este modo multijugador funciona realmente bien a nivel técnico y proporciona horas de diversión para aquellos que quieran destacar en su liga clasificatoria. Los más picotas encontrarán una buena excusa para tirarte horas de vicio.

Por otro lado, encuentro que su mayor punto negativo es la falta de novedades en cuanto a jugadores, mecánicas y estadios. En este aspecto se mantiene intacto al original. Sabiendo esto, ahora te toca a ti decidir si merece la pena pagar un precio que a primera vista se antoja elevado.

Las claves

  • Combinar un frisbee playero con la competición deportiva. ¿Qué puede salir mal?
  • Sencillo y adictivo. Es una genialidad. Es mítico. Es legendario.
  • El online funciona de lujo y es su mayor atractivo.

Alternativas

  • Tenemos Way of Redemption con el mismo estilo y de desarrollo español.
  • El baloncesto “chunguer” de Street Hoop o el fútbol futurista de Soccer Brawl, son otros dos grandes de la época.
  • En Atari hay un juego cojonudo que se llama Pong.

 

Análisis de Windjammers para PlayStation 4
7Lo mismo con online
Conversión del original10
Novedades3
Vicio8
Puntuación de los lectores 4 Votos
7.5