Anno 2205 - Análisis PC

Anno 2205 nos llega de la mano de Ubisoft para continuar con esta impresionante saga de gestión económica y construcción de ciudades. Desde su estreno en 1998 con Anno 1602, varias han sido las épocas en las que hemos podido poner a prueba nuestra capacidad de liderazgo y administración, pero ya en la penúltima entrega decidieron darle un cambio y hacernos soñar con las ciudades del futuro. Esta vez iremos un poco más allá y también tendremos que construir una base lunar para poder conseguir la energía necesaria para que la vida en la tierra siga siendo viable.

Como ya suele ser habitual en este tipo de juegos, nuestros primeros pasos los daremos de la mano de nuestros asistentes, que nos irán diciendo en cada momento cuales son las necesidades básicas de nuestros habitantes y como cubrirlas. Yo, como no tengo mucha experiencia en el género, lo he jugado de principio a fin en el nivel más bajo de dificultad. En cierta manera es como ir con ruedines en la bici, tú vas haciendo a tu rollo y si te quedas sin dinero te vuelven a llenar el banco sin pedir mucho a cambio. Está claro que como reto no es lo ideal, pero es la mejor manera de aprender y conocer todas las opciones del juego, que son muchas y todas importantes.

Anno 2205 es más accesible para todos

Es cierto que en comparación con otras entregas, Anno 2205 ha perdido algo de complejidad, sobre todo porque ha eliminado tanto el multijugador como los enemigos controlados por el ordenador. El juego nos permite controlar una pequeña flota de guerra, pero en escenarios aislados de nuestras construcciones y de manera totalmente opcional. Supongo que ellos mismos se dieron cuenta que son una pérdida de tiempo, porque las dos o tres primeras veces tienen su gracia, pero después son demasiado largas y repetitivas. Aunque si quieres completar todos los logros, no te quedará más remedio que jugar estas minicampañas navales.

Anno 2205 - Análisis PC

Dejando a un lado lo que a mi me parece una pequeña mancha en la valoración global de Anno 2205, todo lo demás me parece de lo más acertado y entretenido. Además de tener que controlar cada vez más recursos y tecnologías, se nos ofrece continuamente una especie de misiones secundarias con las que ir consiguiendo más materiales o recompensas interesantes para facilitarnos nuestra labor al frente de nuestra megacompañía. Y sí, esta es la diferencia principal con otros juegos, porque aquí no seremos alcaldes ni gobernantes, sino el CEO de una gigantesca empresa a la que se le ofrece la posibilidad de colonizar la luna para conseguir la materia prima de la energía del futuro. De un futuro más allá del 2205, claro.

No todo es paradisíaco

Pero antes de eso, deberemos demostrar que podemos gestionar nuestra compañía en la tierra y conseguir el bienestar de nuestros empleados, que no ciudadanos. Empezamos en una zona cálida, con multitud de recursos y más confortable, que será nuestra base de operaciones y el motor de nuestra economía. Una vez alcanzado el desarrollo suficiente necesitaremos más suministros y los encontraremos en los polos, mucho más exigentes con nuestros trabajadores y con nuestra capacidad de tomar decisiones. Nuestro mayor peligro no son las catástrofes o la competencia, sino la bancarrota y, aunque en el nivel básico siempre tendremos nuevos fondos que malgastar, en dificultades más avanzadas llegar a números rojos significa perder la partida.

Anno 2205 - Análisis PC

Una vez asentados en la zona glaciar se nos propondrá viajar al espacio y tomar un pedazo de la luna para iniciar la parte final de nuestra misión: energía ilimitada para las ciudades terrestres. Para llegar a esta meta necesitaremos crear rutas comerciales entre nuestras bases, para mejorar el nivel de vida de nuestros empleados y su capacidad de desarrollar nuevas tecnologías que nos acerquen a nuestro objetivo. Controlar estas rutas y conseguir cada vez más mano de obra es la clave para que nuestra empresa llegue a buen término.

Multitud de detalles lo hacen aún más fácil de disfrutar

Realmente, si le quitamos el trasfondo futurista, no tenemos nada que no hayamos visto en otros juegos del género, pero Anno 2205 nos lo ofrece de una manera tan redonda y cómoda que es difícil resistirse a dedicarle una hora tras otra. Además, sus gráficos son realmente espectaculares como podéis ver en las capturas y, aunque no hay una gran variedad de casas, sí hay un gran número de edificios diferentes con los que dar forma a nuestra megaciudad. Y si salimos por un momento de nuestra oficina de CEO y bajamos a la calle, podremos ver un mundo lleno de vida y movimiento constante, tanto de día como de noche.

Anno 2205 - Análisis PC

Y en esas aproximaciones es cuando podemos apreciar realmente el cuidado al detalle que se le ha puesto al juego, pues también podremos oír la vida que hay en la ciudad. No viene nada mal poder respirar un poco de tranquilidad y callar por un rato a nuestros asistentes que continuamente nos recuerdan las tareas pendientes y la falta de recursos en uno y otro sector. Porque el apartado sonoro de Anno 2205 no sólo cumple la función de rellenar con ruiditos y músicas, sino que también es una fuente de información importante para actuar en consecuencia a las necesidades de nuestra empresa.

Como parte negativa diré que en sesiones de juego un poco largas me ha dado un par de problemas de falta de memoria en Windows 10 (con 16 GB no debería ocurrir ni por asomo) y que para pasar de un sector a otro hay que esperar a que el juego lo cargue. Según Ubisoft, con discos SSD se reduce drásticamente el tiempo de carga, pero en discos duros mecánicos de gama media puede llegar a ser un palo importante. Lo que también he notado, pero que puede ser culpa mía, es que el ratón no siempre obedece al primer click, nada preocupante ya que no hablamos de un juego de acción.