El anuncio de Kamiko para Nintendo Switch asegura mitología japonesa

El anuncio de Kamiko para Nintendo Switch nos recuerda los buenos indies que saldrán para la consola. Acción retro, píxel art, y una aparente historia sobre la mitología japonesa.

La desarrolladora japonesa Skipmore, creadora de juegos como Fairune o Drancia, ha hecho el anuncio de Kamiko para Nintendo Switch, otro del catálogo de indies de la consola. Es un juego de acción con estética retro y píxel art (muy bonito, por cierto) que saldrá este abril. Llegará, en un principio, a la eShop de Japón por 500 yenes (unos 4 euros al cambio).

Lo ha desvelado la revista Famitsu (y lo ha traducido Gematsu) que además revela que el juego se encuentra al 90 % del desarrollo. El título contará la historia de las Doncellas Divinas (Kamiko en japonés): Yamato, Uzume y Hinome.

La primera, Yamato, es la doncella del agua y blande una gran espada llamada “Kusanagi no Tsurugi”. La traducción literal es “Espada de la Serpiente”, pero este arma tiene una historia detrás. Existió en la vida real con el nombre original de “Ame no Murakumo no Tsurugi” y se conservaba como un Tesoro Imperial de Japón. Un nombre más estilizado en español sería algo así como “Espada de la lluvia”. La descubrió, en la mitología japonesa, el dios Susanoo al derrotar a la bestia Orochi.

La segunda es Uzume, la doncella de la tierra que utiliza un arco en la batalla. Recibe el nombre de “Yasaki no Magatama” y ¡sorpresa, también tiene una historia detrás! El nombre se puede traducir como “Joyas de los Yasaka” y las magatama son unos abalorios antiguos de Japón bastante reconocibles. También es uno de los Tesoros Imperiales.

Viva la mitología

La tercera es, como habréis adivinado, la doncella del fuego. Se llama Hinome y usa un escudo a modo de bumerán que se llama “Yata no Kagami”. Bingo, es el tercer Tesoro Imperial de Japón (aunque solo se conserva bien el segundo). De nuevo, si acudimos a la mitología nipona, veremos que este nombre tiene una explicación. El dios Susanoo causó vergüenza a Amateratsu así que decidió exiliarse en una cueva por eso de que los japoneses son muy orgullosos. Los otros dioses elaboraron un plan para que el mundo no se fuera al garete por ser la diosa del Sol: decirle que había una nueva deidad mostrándole su propio reflejo. Y, efectivamente, ese espejo era el Yata no Kagami. Sí, la “cosmogonía” de las mitologías son bastante ridículas todas, luego nos quejamos del big bang.

Estos tres objetos se relacionan en la historia ya que fueron los regalos de los dioses a Ninigi, cuyos descendientes serían la familia imperial de Japón, Yamato. En otras palabras: este anuncio de Kamiko para Nintendo Switch promete, además de agrandar el catálogo, una historia bastante atractiva detrás. O eso espero, que buscar toda esta información para nada será quedarse a medias.