Con el anuncio de Xcloud, Microsoft inicia un nuevo servicio online basado en Streaming que podría suponer un precedente para la industria. ¿Desaparecerá con los años el formato físico? El tiempo lo dirá.

Culpables, hace unos días tuve una apasionante conversación sobre el futuro de nuestro querido hobby de los videojuegos. Y justo hoy, tenemos el anuncio de Xcloud, un proyecto que introducirá a Microsoft dentro del servicio online de la “nube”. Algo está cambiando, y las compañías se preparan para ello.

Pues tal como podemos leer en su blog, precisamente es lo que propone el ambicioso nuevo Project Xcloud. Se trata de un nuevo servicio de streaming que se propone llevar todo el catálogo de Xbox One a distintas plataformas, como pueden ser tablets, smartphones y PC. ¿Cómo os quedáis?

Según Microsoft, el servicio está ahora mismo en fase de testeo privado. Se plantea abrirlo en una beta pública a lo largo del año que viene. La compañía se mantiene bastante optimista con respecto a esta nuevo servicio, aclarando que no costará trabajo adicional a los desarrolladores para lanzar sus juegos bajo el mismo. También están encargándose de los posibles problemas de latencia que puede conllevar el propio streaming.

En palabras de la propia compañía, describen Xcloud de la siguiente manera:

Nuestra meta con Project Xcloud es la de ofrecer una experiencia de calidad a todos los jugadores en todos los dispositivos que sea consistente con la velocidad y alta fidelidad que los jugadores experimentan en sus consolas y PC.

Como podemos ver, Microsoft ya ha movido ficha de un modo significativo dentro del servicio del streaming. ¿Hará Sony algo parecido? Nintendo ya tiene algunos juegos que funcionarán exclusivamente con streaming.

A priori, esta tecnología plantea algunas incógnitas: ¿Serán capaces de ofrecer un servicio fiable con todo tipo de conexiones? ¿Qué ocurrirá con el formato físico si se llegase a estandarizar esta tecnología en un futuro?

Aún es pronto para responder, me temo. Pero una cosa es segura; estamos siendo testigos a día de hoy, de lo que son los cimientos de lo que pueda venir mañana.