Monitor AOC C3583FQ - Análisis de periféricos

Según avanza el tiempo y mejora la tecnología disponible, el usuario de PC ha ido perfeccionando, poco a poco, su espacio de trabajo y de juego. En el despacho de un master race que se precie no pueden faltar ratones último modelo, teclados mecánicos, alfombrillas ultrasensibles, los últimos componentes internos y, cómo no, un monitor a la altura de las circunstancias.

Hoy os voy a hablar del AOC C3583FQ, todo un peso pesado que cambiará la manera de concebir el uso del PC para muchos usuarios.

Para que os vayáis haciendo una idea del producto que tenemos entre manos es necesario que sepáis que se trata de una pantalla orientada al gaming en PC, que puede presumir de tener un tamaño de 35 pulgadas, alineadas en un formato 21:9 y curvo.

aoc_c3583fq_analisis_3

Un diseño para presumir

Una vez desembalas el producto y trasladas sus casi 12 kilos a lo alto de tu escritorio, te darás cuenta de que la magnitud del AOC no es apta para todo tipo de espacios, pero si tienes una mesa en la que quepan sus generosas medidas, 84,4 x 45,8 x 21,3 centímetros, da la bienvenida al nuevo protagonista de tu set.

El C3583FQ no pasa inadvertido, no sólo por su tamaño, sino por su elegante diseño, con una base táctil que simula el acero cepillado -aunque es de plástico- y un marco negro brillo que atraerá tanto las miradas de tus visitantes como sus huellas dactilares. La base esconde en su trasera todos los puertos y conexiones del monitor, que no son precismanete pocos: 2 puertos HDMI -uno de ellos MHL-, 2 DispalyPorts, un conector DVI y un conector D-Sub. Aplauso para la marca por incluir dentro del paquete cableado VGA, HDMI, Displayport y Audio.

No, AOC no ha optado por el look agresivo y casi poligonero de otros modelos del sector gaming, y podrás colocarlo en entornos con variopintos estilos decorativos sin que desentone en el conjunto. Quizás el toque más atractivo del monitor sea la barra cromada que une la peana y la pantalla, y que nos permitirá ajustar el rango de visión desde los menos 5 grados hasta los 15 grados. El único pero es que no podrás ajustar la altura, y dependiendo de tu estatura y de tus referencias, puede que tengas que colocar una base debajo.

aoc_c3583fq_analisis_4

Encendiendo la pantalla

Si vienes de un monitor más contenido e incluso de uno de dimensiones medias/grandes (yo suelo usar uno de 27 pulgadas “estándar”) vas a flipar cuando enciendas el AOC C3583FQ. Tras configurarlo a tu gusto utilizando los menús que despliegan los botones táctiles de la base -sí, se echa de menos un mando a distancia-, alucinarás con la sensación de inmersión con la que la marca taiwanesa ha conseguido dotar a este producto.

Al principio te moverás entre el asombro y la sensación de que no serás capaces de acostumbrarte a su tamaño y a su radio de curvatura de 200 mm y hasta 178 grados de ángulo de visión, pero transcurrido el breve periodo de adaptación comenzarás a sacar partido a esta pantalla, no sólo dándole una nueva dimensión a tu colección de videojuegos -a todos los que sean compatibles con la resolución 2.560 x 1.080-, sino que también tu productividad a la hora de trabajar con el PC dará un paso hacia delante.

AOC ha optado por incluir un panel AMVA (Advanced Multidomain Vertical Alignment), que destaca por ofrecer una relación de contraste realmente interesante, 2000:1, y un contraste dinámico de 50 000 000:1. Gracias a esto los negros gana en profundidad, algo que se agradece si, por ejemplo, vas a jugar un título como DOOM, en el que los paisajes floridos y soleados no abundan, precisamente.

Para terminar de hablar de este punto, has de saber que el monitor ofrece una correcta luminosidad de 300 nits y una tasa de refresco de 160 Hz, que darán más fluidez a los videojuegos, si es que tu tarjeta gráfica puede con ellos.

aoc_c3583fq_analisis_2

¿Por qué es un monitor indicado para videojugadores?

AOC vende su modelo C3583FQ como un producto indicado para todos aquellos que disfrutan jugando en sus PC pero si, como he dicho anteriormente, no tiene un diseño agresivo lleno de  neones rojos, ¿qué bondades esconde esta pantalla para ser considerada un producto gaming?

Pues bien, además de las características expuestas anteriormente, que ya le dan un enfoque bastante espectacular e inmersivo, hemos de sumar una serie de características que serán bien recibidas por el colectivo gamer. La principal es el uso del Adaptive Sync (compatible con FreeSync, con un rango de frecuencias entre 45 y 160 Hz), que reduce el tedioso tearing del que hacen gala algunos títulos. ¿Que qué es el tearing? Pues es esa sensación de que la pantalla de parte en dos que a veces sentimos mientras jugamos, y que se debe a una deficiente sincronización entre la tarjeta gráfica y el monitor.

Al margen de esto, el monitor incluye tecnología Flicker Free que reduce el parpadeo y hará que tus ojos se resientan un poco menos ante sesiones maratonianas de sano vicio. El único número que nos chirría, sobre todo si eres un gamer pro que se gana la vida con esto, es el tiempo de respuesta, unos más que dignos cuatro milisegundos que, eso sí, ya se han visto superados por muchos monitores, que ofrecen un milisegundo de respuesta.

Especificaciones técnicas

  • Tamaño monitor 35 pulgadas
  • Formato de pantalla 21:9
  • Brillo 300 cd/m2
  • Relación de contraste 2000:1
  • Relación de contraste dinámica 50M:1
  • Ángulo de visión 178 grados
  • Tiempo de respuesta 4 ms
  • Resolución máxima 2560×1080@160Hz

  • 2 x HDMI (funciona también como MHL)
  • 1 x D-SUB
  • 2 x DisplayPort
  • Altavoces 5W

  • Adaptive Sync
  • Flicker Free
  • Display AMVA

Conclusión

El AOC C3583FQ es un monitor diferente, muy atractivo y que te ayudará a percibir lo que sale de tu PC de un modo novedoso, aunque al principio te cueste un poco acostumbrarte a su formato.

Depende de ti si te atreves a dar el salto, pero tras una larga sesión de pruebas, a mí me ha convencido, y sin duda lo recomiendo a todos aquellos que quieran sacar un mayor partido a los videojuegos de su biblioteca y a las películas y series albergadas en su disco duro. Puedes conseguirlo por unos 700 euros a través de este enlace.