La nueva ser de Netflix y Matt Groening llega en breve. Y nosotros os contamos lo que nos han parecido sus primeros capítulos en este avance de (Des)encanto.

Desde que se anunció, (Des)encanto ha sido uno de los estrenos de este verano. Del creador de Los Simpson y solo para Netflix. ¿Qué más se puede pedir? Pues bien, desde GuiltyBit os traemos el avance de (Des)encanto después de haber visto los dos primeros capítulos.

Tranquilos, que no haremos ni spoilers ni destriparemos nada. Eso ya lo hacen los propios personajes. Así que, os contamos antes de su estreno qué nos ha parecido.

Un estilo conocido

Pese a que (Des)encanto es una serie medieval, el sello de Matt Groening está presente en todo momento. Y no solamente nos referimos al diseño de personajes. Más bien es que todo ese carisma que tienen Los Simpson y que tenía Futurama está envolviendo esta serie.

Nos vamos a encontrar con un humor muy ácido (a veces incluso negro) y con escenas que rozan los moralmente aceptable. Pero todo ocurre en medio de la normalidad más absoluta. Seguramente, en este sentido, (Des)encanto se parezca más a las temporadas más modernas de Los Simpson que a Futurama. Pero tiene de ambas.

Lo novedoso de todo este asunto es que esta vez no se trata de historias inconexas. Si bien es cierto que en la futurista Futurama vimos un poco de hilo argumental, no se puede decir que sea una trama como tal. Sin embargo, lo que hemos visto de (Des)encanto sí que tiende a contar una historia.

No es la más original. Tampoco es la más gamberra. Pero la mezcla entre una nueva ambientación y el estilo de Matt Groening nos han dejado un resultado interesante… aunque no espectacular.

Unos personajes muy arquetípicos

Desde el principio de la serie vamos a conocer a los tres protagonistas de primera mano. Bean, Elfo y Luci son los que se van a encargar de llevar de la mano al espectador en todo momento. Y lo hacen bastante bien.

Es cierto que ninguno de ellos es precisamente una copia de otras series. Pero sí que vemos destellos de Bender en Luci, de Leela en Bean o incluso de Lisa en Elfo. No es que sean exactamente iguales, pero sí que toman referencias de ellos.

Esto hace que la personalidad de cada uno de ellos nos resulte ligeramente familiar y hagan que no destaquen todo lo que tienen que destacar. Al menos en estos dos primeros episodios.

El resto del plantel se completa con otros personajes menos trabajados y con mucha pero que mucha carga de Los Simpson y, sobre todo, Futurama.

En este sentido, la serie no consigue enganchar con unos protagonistas fuertes. Son simpáticos, divertidos y tienen sus cosas. Pero no destacan en los primeros compases.

Un cúmulo de situaciones absurdas

Estos personajes se mezclan con la ambientación medieval en un conjunto de escenas a cada cual más absurda. Batallas sangrientas con desmembramientos, conversaciones ácidas y algo clichés o críticas poco disimuladas a la sociedad actual se van entremezclando minuto a minuto pero sin conseguir dar una consistencia final impactante. Me explico.

En un capítulo de Los Simpson o de Futurama la cosa siempre acaba girando entorno a un tema principal. A veces cabia un poco, pero suele ser más o menos así. Sin embargo, en (Des)Encanto, lo que nos encontramos es un montón de escenas que nos van contando una historia y, la mayoría de las veces, no llegan a compenetrarse entre ellas.

Primero estaremos en la ciudad huyendo de los guardias y luego iremos a ver sirenas. O veremos la tierra de Elfo para luego presenciar una curiosa guerra entre… curiosos combatientes.

Como os dije al principio, esta sucesión de situaciones absurdas recuerda mucho más a lo que es la actual serie de Los Simpson. Y, por desgracia, un servidor esperaba algo más que eso.

Conclusiones del avance de (Des)encanto

(Des)encanto es una serie divertida, ácida (y negra) y con un toque original en su presentación. Sin embargo, detrás de esa apariencia volvemos a ver lo mismo que en Los Simpson, pero con otros personajes.

Nos vamos a encontrar con protagonistas bien construidos pero que no conectan demasiado entre ellos y su entorno. La crítica social está muy presente pero no tiene ni un ápice de elegancia. Y ojo, no es que la busque, es que es demasiado poco elaborada.

En resumen, que (Des)encanto tira más a Los Simpson que a Futurama. Al menos en sus comienzos. Así que habrá que esperar al 16 de agosto para ver la temporada completa y decidir si, más allá de los dos primeros episodios, la cosa mejora.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of