Avance Diablo III

Hace por lo menos 4 años que Blizzard anunció oficialmente la creación de la tercera parte de la conocida saga Diablo. Allá por el año 2008 en el Blizzard Entertainment Worldwide Invitational, un evento que organizaba la compañía en Francia, se presento la primera cinemática de uno de los juegos más esperados en estos últimos años, Diablo III.

Mucho ha llovido desde ese evento, muchas posibles fechas de su lanzamiento, muchos trailers con presentaciones de todo tipo y mucho hype es casi lo único que hemos podido saber hasta hace pocos meses, en los que ya se han ido enviando desde septiembre del pasado año, múltiples invitaciones para su Beta cerrada a los que se apuntaron al proceso de selección de la misma. Nosotros recientemente también hemos tenido acceso y queremos comentaros de primera mano hasta donde hemos podido avanzar además de analizar los cambios que hemos podido ver en el juego.

Vamos a empezar con un poco de historia, en esta tercera entrega nos encontramos dos décadas después de Diablo II, después de vencer a los tres señores infernales (Diablo, Mefisto y Baal), Deckard Caín regresa a la antigua catedral de Tristán buscando signos para derrotar el despertar de un nuevo mal, es ahí donde empezará nuestra aventura una vez más…

En que aventuras nos adentraremos con Deckard Caín...

Para empezar a jugar, tenemos que crear nuestro personaje entre las cinco diferentes clases de disponibles: Barbaro, Medico Brujo, Mago, Monje y Cazador de Demonios. Cada una de estas clases tendrá habilidades y objetos únicos para cada una de ellas, teniendo una gran variedad de opciones por las que elegir. A medida que subimos de nivel, iremos desbloqueando nuevas habilidades que podremos ir usando y configurando en el boton derecho/izquierdo del ratón, algunas otras se tendrán que ir añadiendo en los diferentes números (1,2,3,4). A parte de ir aumentando nuestras habilidades, también se irán desbloqueando unas runas de Habilidad que darán un efecto adicional a la “skill” base, a medida que subimos de nivel podremos seleccionar runas mucho más potentes y efectivas para cada una de nuestras habilidades que usemos.

Las clases: Barbaro, Medico Brujo, Mago, Monje y Cazador de Demonios

Una de las cosas que ha cambiado respecto a Diablo II es que ahora no podremos elegir que habilidad o que parámetro del personaje (Ataque, Defensa, inteligencia, etc…) aumentar, si no que se configurarán automáticamente en cada una de las clases, solo podremos elegir las habilidades que podremos utilizar además de que runas elegir para cada una. Aunque en un principio puede parecer que se ha simplificado el sistema de creación de personaje, no es así, ya que una vez estas dentro del juego y se van desbloqueando nuevas habilidades vemos que este sistema es mucho más complejo de lo que parece. Combinar las runas, elegir las habilidades y además los diferentes objetos que nos aumentarán los “stats”, poco a poco encontraremos con más dificultades para encontrar la combinación que nos haga triunfar.

En cuanto a la jugabilidad de Diablo III, nos encontramos que la mecánica no ha cambiado mucho en cuanto a entregas anteriores, mantiene toda su esencia intacta y tal vez tengamos que cambiar de ratón en pocos días, ya que seguiremos machacando sus botones a base de bien. Hasta donde hemos podido llegar, el título mantiene la exploración en mazmorras y sigue con el mismo toque oscuro que le ha caracterizado siempre.

Mantiene toda la esencia de sus predecesores...

No podemos decir que el juego destaque mucho por su calidad gráfica, aunque tampoco es que decepcione, ya que Blizzard ha conseguido que el título sea fluido, vistoso y que además podamos jugarlo en casi cualquier máquina de las que tenga cualquiera hoy en día.

En conclusión, hasta donde hemos podido avanzar de la beta, vemos que la compañía ha conseguido un juego que engancha y luce como nunca. Más adelante publicaremos el análisis completo, mientras esperamos que Blizzard no vuelva a cambiarnos la fecha de salida y nos brinde el juego completo el próximo 15 de Mayo.