Batman: Arkham Knight, lo que espero de él

Batman: Arkham Knight está ya sobrevolando nuestras casas, en apenas 48 horas podremos empezar a recorrer las calles de Gotham City como nunca antes lo hemos hecho. Rocksteady ha puesto a nuestra disposición el Batmovil, nuevos compañeros y una cantidad de retos a la altura de lo que se merece esta trilogía. ¿Cumplirá con las expectativas? ¿Será un digno cierre para la historia?

Pues se nos ha ocurrido que, además de valorar el juego por su nivel técnico y su jugabilidad, podríamos comprobar si un lanzamiento de semejante calibre cumplía con lo que esperábamos de él antes de tenerlo entre manos. De entrada os digo que he jugado a las dos entregas anteriores y al parche que supuso Arkham Origins, por lo que tengo bastante claro lo que me gusta y lo que me cansa de la saga Arkham. También os digo que me he mantenido al margen todo lo que he podido en cuanto a trailers y filtraciones.

Para empezar, espero que el juego sea largo, pero no a costa de hacer lo mismo una y otra vez. Personalmente estoy cansado de tirar batarangs a cosas para acceder a nuevas funciones y de interrogar papanatas para que me señale en el mapa hacía donde ir. Se supone que estamos hablando del mejor detective del mundo, no vendría mal poder hacer uso de esa habilidad.

Antes he dicho que Origins era un parche y, por muchas razones, estoy seguro que lo fue, pero hay una cosa que me gustaría repetir en Arkham Knight y es una pelea como la de Deathstroke. Uno contra uno, sin secuaces y, si pudiera ser, sin QTE. Como si un combate de Injustice se hubiera colado dentro del juego y pudiéramos tener una lucha épica de verdad, de las de película.

Quiero más sigilo y menos matones de tres al cuarto. Batman es, sobretodo, el caballero de la noche, el que sale de las sombras para aterrorizar a los villanos. Eso de recorrer la ciudad a mamporrazos está bien de vez en cuando, pero si me tengo que pasar la mitad del juego pegándole al mismo tío una y otra vez, al final voy a optar por dedicarme a otra cosa. Y como he dicho antes, que tampoco sea tirarle batarangs a cosas que se rompen. Porque, después de tres juegos siguiéndole el juego a Enigma, ya sería hora de darle un descanso. El universo DC es suficientemente grande para encontrar otros villanos a los que perseguir.

Con respecto al Batmovil, espero que sea un elemento más en el juego, no solo para trasladarse de un punto a otro, sino al nivel de las películas de Batman. Es uno de sus mejores recursos a la hora de moverse, escaparse o luchar contra algunas amenazas, así que sería una tontería no aprovecharlo en este sentido. Pero sin convertir Gotham City en Los Santos y echar el rato dando vueltas sin sentido a la ciudad o haciendo recados.

Y para terminar, personalmente, me sentiría un poco decepcionado si en Batman: Arkham Knight no apareciera, aunque fuera mínimamente, el Joker. Es el enemigo número uno del hombre murciélago, su némesis. Aunque ya sabemos como acabó Arkham City, el payaso loco siempre encuentra la manera de escaparse o esquivar a la muerte, por lo que no descarto la sorpresa hasta que no acabe el juego.