BioShock: The Collection - Análisis PlayStation 4

2K Games trae a PlayStation 4 la aclamada trilogía de Ken Levine de la pasada generación. BioShock: The Collection reúne en dos Blu-Rays a BioShock, BioShock 2 y BioShock Infinite totalmente remasterizados a las exigencias técnicas actuales. La original ambientación en la ciudad submarina de Rapture o la flotante población de Columbia, junto a una narrativa sobresaliente, cautivará a aquellos culpables que buscan un FPS escoltado por una gran historia.

Las tres entregas se estrenan en la consola de Sony, así como en Xbox One, mientras que los usuarios de PC pueden actualizar BioShock y BioShock 2 de forma gratuita. Como todo buen recopilatorio que se precie, no van a faltar las expansiones aparecidas hasta la fecha como La Guarida de Minerva y Panteón Marino.

BioShock: The Collection - Análisis PlayStation 4

Rapture, de vuelta a las profundidades

El espectáculo de BioShock comienza con un accidente de avión en el que encarnamos al superviviente Jack. En medio del océano accedemos a una lúgubre cápsula que nos conduce a la ciudad sumergida de Rapture. Bajo el agua, su fundador Andrew Ryan te da la bienvenida, además de otros habitantes que requieren de tu ayuda.

Mientras Ryan intenta llevarte a su terreno con discursos políticos, los misterios de Rapture salen a la superficie en una narrativa de Oscar al mejor guión. El paraíso bajo el mar no es tal como lo cuentan y los enfrentamientos con sus agresivos residentes no tardarán en aparecer.

Aunque el protagonismo te será arrebatado cuando un Big Daddy entre en escena. Estos inmensos buzos protegen a las siniestras niñas, conocidas como Little Sisters, que recolectan una sustancia llamada Adam de los cadáveres que se encuentran. Para facilitarnos la victoria ante estos “gorilas”, disponemos de un variado arsenal de armas, así como un repertorio de poderes que nos otorgan los plásmidos. Dichos potenciadores van desde lanzar objetos con la mente, como disparar rayos o fuego de nuestras manos.

Cuando hayamos terminado con un Big Daddy, será nuestra decisión moral el cosechar a la pequeñaja para obtener una buena cantidad de Adam, o rescatarla pero conseguir una recompensa menor. Evidentemente, estas elecciones influyen de forma directa en el final del juego.

En BioShock 2 volvemos a repetir escenario mientras despertamos como el Sujeto Delta de los Big Daddys. Se reciclan una gran cantidad de elementos de la primera entrega, incrementando los poderes de plásmidos y la variedad de armas. La sensación de “más de lo mismo” es continua, lo que no quiere decir que sea mal juego.

Esta segunda entrega incluye momentos de gran epicidad con las Big Sisters, una especie de Big Daddy fortalecido y mucho más ágil. Su historia es menos interesante por carecer del factor sorpresa del primero, pero es 100% recomendable si has disfrutado de BioShock.

Columbia, el hogar flotante de las deidades

BioShock Infinite es lo que se dice “darle la vuelta a la tortilla”. El carisma submarino de Rapture es eclipsado por Columbia, una urbe sobre las nubes. Allí nos ponemos en la piel de Booker que debe encontrar una chica para saldar una misteriosa deuda.

Ahora sí, si el primer BioShock te pareció una obra maestra en cuanto a guión, prepárate porque en este tercer capítulo va a explotarte la puta cabeza. La muchacha que buscamos se llama Elizabeth y nos acompaña durante la historia mientras nos ayuda con su poder de realizar desgarros espaciotemporales. La relación con Elizabeth es clave para entender un relato en la que nos enfrentamos a una divinidad llamada Comstock.

La religión irrumpe en las conversaciones sociológicas con mucha frescura, pero BioShock Infinite destaca sobretodo por su final, complejo e inspirado, que se mantiene durante días apresado en tu cabeza.

Su jugabilidad es muy similar a las anteriores entregas, pero los potenciadores plásmidos pasan a denominarse vigorizadores. Asimismo, contamos con un gancho para desplazarnos por unos raíles que también servirán como medio de combate.

¿Merece la pena volver a visitar sitios que ya conoces?

Buena pregunta, ¿verdad? BioShock: The Collection incluye tres grandes juegos obligatorios si no las gozaste en la pasada generación. Si por el contrario conoces la historia, también es una buena oportunidad para revivir la experiencia con la más alta calidad.

Sus renovados gráficos lucen mejor que nunca a 1080p y 60 frames por segundo. No es una revolución poligonal, pero sorprende por su ambientación y sus efectos de luces o fluidos. Los detalles de las ciudades son soberbios, que junto a un espectacular apartado sonoro, logran un FPS con momentos survival horror únicos.

Conclusiones

BioShock: The Collection remasteriza una de las trilogías más aplaudidas de la anterior generación. La sencillez de un FPS esconde una narrativa sin precedentes en los videojuegos, tan bien hilada y tan disfrutable, que es difícil encontrar a alguien que la haya jugado y no le haya gustado.

Rapture y Columbia se ven impresionantes en resolución 1080p y 60fps. Por si esto fuera poco, también cuenta con el contenido adicional de BioShock 2 y BioShock Infinite. Dicho lo cual, se me ocurren pocas razones para no recomendarte volver a experimentar la historia de Jack, Sujeto Delta y Booker en PlayStation 4.

BioShock: The Collection - Análisis PlayStation 4
Las claves:Un shooter con una historia magistral.El final de BioShock Infinite. Sin palabras.Jack, Booker, Little Sister, Big Daddy, Andrew Ryan, Elizabeth, Comstock, los hermanos Lutece, … ¡Menudo reparto sobresaliente!
Alternativas:La saga BorderlandsDeus Ex: Mankind DividedSi lo buscas en libro, hazte con La Rebelión de Atlas
9.1Mejor que nunca
Gráficos8.5
Sonido9
Jugabilidad9
Historia10
Puntuación de los lectores 3 Votos
9.8