BitBack: ClayFighter

Siempre ha habido juegos y juegos. E incluso, entre los juegos más raros que podamos imaginar, siempre hay alguno que sobresale de entre todos esos. ClayFighter es uno de ellos, raro hasta decir basta, pero que en su época llegó a tener bastante éxito.

BitBack clayfighters

En una época en la que Street Fighter y Mortal Kombat eran referentes del género de la lucha a las cabezas pensantes de Interplay no se les ocurrió otra cosa que publicar un juego que hiciese la competencia a estos, pero de la forma más tonta posible. El objetivo del juego no era ser el más espectacular o violento, si no el más desenfadado. Bajo esta premisa diseñaron un juego de lucha cuyos personajes eran unos muñecos de arcilla, así es, arcilla.

A tanto llegaron que incluso crearon un argumento para explicar el origen de los personajes. Por lo visto, un meteorito arcilloso que contenía una extraña sustancia se estrella contra un circo, otorgando poderes especiales a los integrantes del circo. Simple y directo.

De entre todas las características del juego, la más impresionante y que se convirtió en seña de identidad del juego, es el aspecto gráfico de todo el juego. Como os he comentado antes, los personajes tiene forma de muñecos de arcilla. Para plasmar esta sensación en pantalla, se usó la subtécnica de stopmotion, claymation. Así que para transmitir el movimiento a cada personaje se tomaron fotos de cada movimiento a muñecos de plastilina.
Todo esto parece bastante sencillo, pero la verdad es que fue un trabajo bastante arduo. Una vez que se diseñaron ocho personajes, se empezó a realizar el modelado de los mismos. Para un mejor resultado se hicieron modelos idénticos con distintos tipos de arcilla, así como en distintas posiciones. Todo para conseguir el mayor realismo posible.
Llego a tal punto el nivel de detallismo que se puso en el modelado que incluso se tuvieron en cuenta las diferencias fisionómicas de cada personaje. Los modelos de Taffy, el personaje que parece un tallarín con patas, fueron realizados con un tipo de arcilla más dura y resistente. Para Blob, el personaje que es una masa informe, fue para el que más modelos de arcilla tuvieron que diseñar. Básicamente, para poder conseguir una sensación de fluidez en sus movimientos.

ClayFighterClayFighter

Las características fisionómicas de cada personaje les permitía diferenciar claramente sus habilidades. A los ocho personajes principales hay que sumarle un jefe final bastante particular.
Bad M. Frosty. Personaje principal del juego. Por su forma de muñeco de nieve sus ataques principales consisten en arrojar bolas de nieve, deslizarse como si patinase o incluso convertirse en una bola de hielo.
Blob. Gracias a que no tiene una forma definida, podrá transformarse en casi cualquier cosa para atacar a sus enemigos.
Blue Suede Goo. Inspirado claramente en Elvis, este personaje es capaz de usar su tupé como una sierra y atacar con notas musicales.
Bonker. Un malvado payaso que será capaz de lanzar tartas mortales a sus enemigos o atacarles con un enorme martillo.
Helga. Una mezcla de valquiria y cantante de ópera que es la archienemiga de Blue Suede Goo. Además de usar los cuernos de su casco, sus ataques especiales se basan principalmente en lanzarse ella misma contra sus enemigos.
Ickybod Clay. Un fantasma sin cabeza que usa una calabaza en ausencia de esta. Además de lanzar ectoplasma a sus enemigos, tiene la capacidad de teletransportarse.
Taffy. El tallarín con patas, gracias a su particular cuerpo, puede realizar ataques de larga distancia estirando o enrollando sus extremidades.
Tiny. Un personajes hipermusculado muy en la línea de los luchadores de wrestling o lucha libre. Sus ataques son princpalmente cuerpo a cuerpo, aunque también puede usarse a sí mismo como una pelota y arrojarse a sus contrincantes.
N. Boss. A pesar de ser el jefe final, su diseño es el más simple. Un aro compuesto por bolas blancas con dos ojos. No tiene ataques propios, todos están basados en el resto de personajes del juego. Y como curiosidad, el espíritu desenfadado del juego está más que presente en este personajes, cuyo nombre es un homenaje burlón a M. Bison.

ClayFighter 2: Judgment ClayClayFighter 2: Judgment Clay

A pesar de que las pretensiones desenfadadas del juego eran divertidas y le dieron un toque muy personal al juego, esto provocó que la jugabilidad fuese tal vez demasiado sencilla, aunque este hecho se palió con las secuelas que fueron publicadas.
La primera de ellas, ClayFighter 2: Judgment Clay mejoró bastante el sistema de lucha. El nombre de esta secuela, como habréis adivinado, es una parodia de Terminator 2. A diferencia de su predecesor, que aunque originalmente fue publicado en Super Nintendo también vio la luz en Mega Drive, esta secuela sólo fue publicada en la 16 bits de Nintendo.
Aun hubo una secuela más, que a pesar de suponer un salto gráfico bastante importante en la saga, se quedó demasiado estancado en su estilo y no supo llegar al público en general. Se trató de ClayFighter 63 1/3 y fue publicado en Nintendo 64. El nombre del juego es una parodia de todos los juegos que al ser publicados en la máquina de Nintendo se les incluía la “coletilla” del 64.

Esta saga tiene ciertas curiosidades, sobre todo en la primera y tercera entrega, de las que se publicaron ediciones mejoradas que sólo se distribuyeron en EEUU exclusivamente para alquiler a través de una ya extinta cadena de alquiler de películas/videojuegos.
ClayFighter: Tournament Edition es la edición mejorada del primer juego. Se modificaron algunos escenarios, se añadieron ciertos modos de juegos y se arreglaron errores del original. Aunque todo es de agradecer, tal vez no incluía suficientes añadidos.
ClayFighter: Sculptor’s Cut es la edición mejorada del título para Nintendo 64. Su nombre hace mofa de las ediciones Director’s Cut. A pesar de que tampoco incluye muchas mejoras muy significativas, al menos incluía personajes adicionales que fueron descartados de la versión inicial. Todos menos unos. Hobo Cop, parodia de Robocop iba a ser incluido en esta edición especial junto con los otros cuatro descartados pero se terminó quedando en el tintero por culpa de Nintendo. ¿El motivo? Hobo Cop era un vigilante sin hogar que le gustaba empinar bastante el codo. Demasiado para los estándares de la Gran N.

ClayFighter 63 1/3ClayFighter 63 1/3

Como véis culpables, ClayFighter es uno de esos juegos que tuvo un relativo éxito en sus orígenes (como muchos otros), pero que no supo envejecar ni avanzar correctamente o adaptarse a nuevas épocas (como muchos más).
Una lastima, porque ese aire desenfadado tal vez resultase divertido en la actual generación de consolas.