BitBack: Devil May Cry

¡Din, don, din! Aerolíneas Dante les informa que estamos a punto de aterrizar en la Isla de Mallet. Esperamos que disfruten de su estancia. ¡Din, don, din!

Devil May CryBueno, ahora en serio. Tan próximos como estamos para el estreno del nuevo DmC, he visto necesario dedicarle este BitBack al Devil May Cry original.
Y en primer lugar, me gustaría decir que seguramente en Capcom, todavía habrá alguien flipado por el existo de una vuelta de tuerca al típico sistema de Resident Evil.

En Devil May Cry encarnamos a Dante un cazar-recompensas algo particular. Pasota, desaliñado, maleducado, y mitad demonio. Por sus venas humanas, corre también la sangre de su padre, el demonio Sparda, que hace milenios se enfrentó al mismísimo Mundus, soberano del Inframundo.
Y es por eso que Trish (la fémina del juego), convencé a Dante para ir a enfrentarse a Mundus en la Isla de Mallet, donde este tiene previsto volver al mundo real.

El aspecto gráfico del juego, a día de hoy, sigue siendo más que notable. Sin duda, los escenarios son el plato fuerte de este juego. Aun con todos los distintos emplazamientos en los que se desarrolla el juego, todos los escenarios gozan de un estilo gótico muy detallista y personal, que sin duda, ha sido marca de identidad de la saga desde este primer juego.
Los enemigos, por supuesto, también acompañan al entorno del juego. Los más típicos, e iconos de la saga son las marionetas, que también acompañan a la ambientación gótica del juego.
Los efectos de luces y sombras, sin duda, rematan el notable efectismo del motor gráfico del juego, en el que, por cierto, Dante está perfectamente integrado.
Y por supuesto, no nos olvidemos del juego de cámaras, el cual, aunque se nota su herencia de Resident Evil sabe adaptarse muy bien para ofrecer tensión y/o agobio en los momento adecuados.

Devil May Cry

A pesar del aspecto gráfico, lo que hizo marcar un antes y un después a este juego fue la jugabilidad. Una jugabilidad fiel reflejo de la personalidad pasota y despreocupada de nuestro protagonista.
Quitando algún arma especial como puede ser el Nightmare-β (arma de fuego mágica) o el arpón (única arma que podemos usar en las fases submarinas), el resto, están pensadas para usarse en el tándem de armas de fuego y armas blancas. No nos engañemos, el más usual va a ser el espada-pistolas. Pero tenemos bastante donde elegir.

Los puzzles a los que tenemos que enfrentarnos durante nuestra aventura, a pesar de tener una estructura parecida a la de otros juegos, no es que sean excesivamente difíciles. A ver, que no es que sean muy fáciles (alguno sí que demasiado), pero claro, este es un juego de acción, devanamiento de sesos, el justo.

Los mid-bosses son simplemente sublimes. Personalmente Phantom y Griffon me parecen dos de los enemigos más míticos en videojuego alguno. Y como no, el grandísimo Nelo Angelo, ese oscuro caballero, portador de un antiguo secreto muy relacionado con el propio Dante y su propio pasado.

Devil May CryDevil May Cry

En resumen, pocos juegos consiguen crear una mitología propia tan rica, variada y atractiva. Lo cual, es bueno, y malo. No nos engañemos, en la saga DMC ha habido juegos mejores y peores, pero el primero puso el listón tan alto, que a los siguientes, siempre les ha faltado algo.

Con esto, y ante el próximo estreno del DmC, sólo puedo decir que todavía no me voy a pronunciar al respecto. Cierto que el nuevo aspecto de los personajes me da algo de recelo y desconfianza, pero no por ello voy a dejar de darle una oportunidad a un juego que promete tanto y que puede ser el, por fin, juego que vuelva a poner la saga DMC donde le corresponde, en lo más alto.

Let’s rock, baby.