BitBack: Ecco the Dolphin

El viernes pasado ya hablamos de este extraño tándem de SEGA con el agua, así que qué mejor excusa para seguir hablando de la piscifilia de SEGA que escribir sobre Ecco the Dolphin. Y sí, no hace falta que me corrijáis, ya sé que los delfines no son peces, pero es que si no, el chistaco de la piscifilia se me quedaba cojo.

ARTICULO-BITBACK-ecco-the-dolphin-680-774x250

Como ya hemos comentado alguna vez, los 16 bits, tanto de SEGA como Nintendo, fueron la época dorada de la historia de los videojuegos, con excepciones por supuesto. Ojo, que no digo que Ecco the Dolphin sea un mal juego, pero he de confesar que siempre me pareció bastante aburrido.

En fin, vamos al tema. Lo primero, este juego tiene argumento. Sí, tiene argumento, a pesar de que ninguno le hiciésemos caso. Pues bien, el argumento nos pone en la piel de Ecco, un delfín que es el elegido para salvar el planeta de una especie extraterrestre que pretende apoderarse del planeta.
Aun con todo, he de decir que siempre me gustó mucho el mensaje ecologista que destilaba el juego. Puede que no se hiciese mucho hincapié en él, pero es un detalle bastante majo.

Ecco the DolphinEcco the Dolphin

Los gráficos, sinceramente, no sabría cómo definirlos. No son ni malos ni buenos. No por nada en particular, si no por el propio planteamiento del juego. Durante nuestra aventura, toda la acción se desarrolla bajo del agua. A pesar de ello, todos los escenarios representan fielmente el fondo marino. Pececillos, corales y demás fauna y flora subacuática estará presente en cada escenario.
El modelado de nuestro protagonista está bastante logrado. Sobre todo en lo referente a los movimientos, los cuales están muy bien conseguidos. La movilidad del delfín está perfectamente recreada.

En algunos escenarios también podremos visitar antiguos templos pertenecientes a los atlantes, con una clara inspiración grecolatina. Estos atlantes, se supone que fueron unos antiguos aliados de los delfines en contra de las fuerzas de mal.

Ecco the DolphinEcco the Dolphin

El manejo del delfín, a pesar de ser sencillo, personalmente, siempre he tenido la sensación de que no era muy preciso ni fiable. Nuestra principal actividad en el juego será la de nadar por el laberíntico fondo marino. Si conseguimos alcanzar la suficiente velocidad incluso podremos llegar a saltar sobre la superficie marina, factor que en determinados escenarios nos permitirá alcanzar zonas secretas.
Estos saltos son lo que siempre me ha entretenido más del juego, motivo por el que posiblemente jamás llegué a profundizar mucho en él. Ya que cada vez que saltábamos a la superficie, podíamos hacer mil y una piruetas acrobáticas.

Ecco II Tides of TimeEcco Jr.

Tras este primer juego, a nuestras Mega Drive‘s llegaron un par de títulos más. Ecco II Tides of Time, secuela directa del primer título. Y Ecco Jr., que a pesar de ser el tercer título de la saga, es una precuela en la que se narran los comienzos de la aventura de Ecco, y que sin duda, es el que menos innova y divierte.
Además de la secuelas, el primer Ecco the Dolphin fue convertido a la mayoría de sistemas de SEGA; Master System, Game Gear y Mega CD, siendo 32X y SEGA Saturn los únicos a los que no llegó el delfín.
Y como colofón de la saga, Ecco the Dolphin Defnder of the Future, el primer juego de Ecco con gráficos tridimensionales realistas. Este juego se publicó en Dreamcast, y posteriormente en PlayStation 2. Desgraciadamente, el poco éxito que tuvo este último juego propició el total abandono de la saga. Aunque bueno, gracias a las distintas tiendas virtuales de cada consola y a los mil y un recopilatorios con los que SEGA nos aborda cada cierto tiempo, siempre podemos volver a disfrutar de las aventuras de Ecco para dar mil y una piruetas sobre la superficie del océano.

Ecco the Dolphin Defender of the FutureEcco the Dolphin Defender of the Future