BitBack: Fade to Black

Fade to Black es uno de esos juegos que, injustamente, pasó prácticamente desapercibido en su momento. Sólo espero que haya quedado algún de él en alguna cabeza más que la mía.

Fade to BlackDesgraciadamente, el juego promete mucho más de lo que ofrece realmente. No obstante, os recomiendo encarecidamente, si tenéis posibilidad, jugarlo. El juego en sí, tiene demasiadas carencias, que no ayudaron precisamente a convertirse en un superventas. Y también, en aquella primera época de PlayStation, no tardaron de llegar distintos títulos que sí supieron hacerse un hueco en nuestras estanterías.

Sé que puede parecer raro que la retrospectiva de un juego clásico empiece siendo un poco negativa, pero esa no es mi intención. De hecho, Fade to Black es uno de mis juegos favoritos de PlayStation. A pesar de ello, es bueno ser crítico con lo que nos gusta.

El juego pertenece al género de las aventuras de acción, con ciertos toques de plataformas. En el desarrollo del mismo, encarnaremos a Conrad Hart, un humano que, encontrándose en una cápsula de animación suspendida (o algo así), es capturado por una nave perteneciente a la raza de los Morph, enemigos reptiles de aspecto humanoide.
Así pues, como supongo que todos habréis supuesto, nuestra misión del juego es la de escapar de las garras de los Morph, y salvar al universo, de ellos.

Fade to BlackFade to Black

Por supuesto, el escenario en el que se desenvuelve todas esta historia, bebe de la más esencial ciencia-ficción espacial. Durante todo el juego, nos sentiremos, precisamente, como dentro de una película de ciencia-ficción basada en un futuro próximo.
Largos pasillos, y lúgubres salas, adornadas con objetos tecnológicos, y de aspecto futurista. Los gráficos, a pesar de ser muy criticados, cumplen correctamente su cometido. Puede que no fuesen, ni siquiera en su lanzamiento, los más punteros, pero estaban perfectamente plasmados en pantalla.
En ese aspecto, las paletas de colores metálicas, y el uso de luces y sombras, consiguen una ambientación perfecta.
Nuestro protagonista, al que prácticamente veremos siempre de espaldas, está muy bien recreado y presentado en los entornos. En ciertos momentos, sobre todo cuando realicemos alguna acción especial (usar elevadores o restauradores de vida, abrir armarios en busca de objetos, …), nuestro punto de vista respecto del personaje se ampliará un poco.
Respecto de los gráficos, por acabar, sí que he de decir que la representación de los Morph se quede algo pobre.

Otro aspecto muy criticado en su momento, fue el de la jugabilidad. Digamos que durante la mayoría del juego, el manejo del personaje es perfectamente asumible e intuitiva, pero sí que hay ciertos aspectos que la enturbian algo.
En primer lugar, los saltos, que nos dejarán vendidos en más de una ocasión. Como norma, es bastante molesto, pero se intensifica si, como he escrito al principio, este juego es una aventura de acción con toques de plataformas.
El otro aspecto negativo se produce cuando cambia nuestra perspectiva sobre el personaje, ampliándose. La jugabilidad “normal”, es en plan shooter, algo típico en este tipo de juegos. Pero cuando se amplía la perspectiva, la jugabulidad es de tipo survival horror. No sé si me explico bien. En esas “escenas”, el juego se manejaría como en los primeros Resident Evil, o como mejor referencia, como en los Alone in the Dark. Bueno, soy consciente de que, explicado así, no es que parezca algo negativo, y efectivamente, no lo es. El problema está en la transición de una perspectiva a otro, sobre todo, cuando pasábamos de perspectiva general, a la perspectiva de la espalda de Conrad.

Fade to BlackFade to Black

En otros aspectos de la jugabilidad, cabe destacar otro pilar fundamental del juego, los puzzles. No lo puedo negar, me encantan los juegos en los que tienes que devanarte los sesos con puzzles. Como es lógico, nos servirán para poder seguir avanzando en la aventura, aunque también servirán para acceder a nuevos emplazamientos, activar determinados elementos móviles del escenario, acabar con enemigos desde la distancia… y bastantes más.

Como os he dicho, a pesar de todo lo criticable de este juego, mientras juguéis, tendréis un garantizado entretenimiento durante un buen rato. Y bueno, quien sabe, a lo mejor todo eso criticable que tiene el juego, a lo mejor es sólo una rabieta por la dificultad del juego. Sí, suponéis bien, el juego era bastante difícil.

Encontrar este juego debe de ser, como poco, complicado. Lo bueno es que como no ha sido “nombrado” título de culto, si encontráis uno, no creo que os pidan mucho por él. A pesar de ello, para quien tenga oportunidad, en serio, echadle el guante.
Y si lo seguís viendo muy complicado, he de deciros que el juego está totalmente disponible en la PS Store.