BitBack: James Pond

Si tuviera que elegir una generación de consolas como mi favorita, sin duda, elegiría la generación de los 16 bits. Esa que parió a esos grandes juegos que todavía recordamos hoy en día. Uno de esos juegos es James Pond, publicado en Mega Drive por Electronic Arts. Y es que EA, aunque parezca mentira, hubo una época en la que sabía hacer bien las cosas y nos acercaba auténticas joyas a nuestros hogares.

Y desde luego, James Pond, fue una joya. Durante un breve periodo de tiempo logró ponerse al nivel de otras iconos como los mismísimos Sonic o Mario, aunque ese estrellato duró poco. A pesar de todas sus virtudes, James Pond fue un juego que no supo saltar de generación. La llegada de los 32 bits supuso, como para otras muchas franquicias, su sepultura.

Pero ya vale de “cosas malas”, ahora ya os cuento todo lo que este juego fue, y es. El juego es un plataformas del estilo más clásico. Un personaje protagonista, un enemigo malísimo a abatir y distintos retos a los que hacer frente… pero tiene unos toques guasones y divertidos que le otorgan una personalidad propia.

El personaje que controlaremos, es un pez humanoide que deberá avanzar por distintos escenarios emplazados en el fondo marino. Hasta aquí, todo normal, o al menos, todo dentro de lo normal. Ya otra cosa es la ambientación del juego. James Pond, además de ser el nombre del juego, lo es del protagonista, y un claro homenaje/parodia al icónico James Bond. El super malo malísimo de turno es el Doctor Maybe, (Doctor Quizás, parodiando al Doctor No de James Bond).
El juego se nos plantea que James Pond debe vencer al Doctor Maybe, que pretende convertir al fondo oceánico en el vertedero de la superficie. Para ello, nuestro acuoso héroe recorrerá el océano salvando a todos los seres que lo necesiten, recolectando todo tipo de objetos que le ayuden en su aventura, y disparando burbujas para capturar a sus enemigos. Además, como es lógico en este tipo de juegos, James Pond deberá enfrentarse a todo tipo de puzzles para poder avanzar en su aventura.

James PondJames Pond

Aunque al principio he comentado que el juego no superá la barrera de los 32 bits, durante la época de los 16 bits contó con varias secuelas. El segundo título en el que pudimos disfrutar del pez espía fue James Pond II Codename Robocod. En este caso, el sistema de juego seguía siendo muy similar al original. El argumento nos ponía en una situación más peligrosa todavía que la anterior, el Dr. Maybe se había apoderado del poblado de Papá Nöel, esclavizando a sus ayudantes. Por este motivo se diseñó un traje robótico inspirado claramente en Robocop. El cual, como principal novedad, nos permitía “estirar” nuestra cintura y así llegar a lugares que de otro modo serían inaccesible.
Este episodio de la saga fue convertido a más sistemas que el primero, siendo publicado en algunos de ellos (por ejemplo en Super Nintendo) como Super James Pond. Supongo que por aquello del marketing y esas cosas.

James Pond II Codename RobocodJames Pond II Codename Robocod

1 2