BitBack – Probotector

Bienvenidos al más duro campo de batalla, donde dos soldados se enfrentarán a una horda de malvados aliens, ¡bienvenidos a Contra! O no, porque en el BitBack de hoy nos vamos a centrar en la versión doméstica europea de este archiconocido juego de Konami que sufrió un duro golpe a mano de la censura al aterrizar en el viejo continente. Tanto protagonistas como enemigos fueron sustituidos por personajes robóticos para rebajar el contenido violento del título, así que lo correcto sería decir ¡bienvenidos a Probotector!

¡Ay, la censura! ¡Ay, la censura en los videojuegos! Por lo visto es aceptable que en un película con ambientación bélica no se ahorre ni un matiz de violencia, sangre y casquería, pero no, en los videojuegos no pasa lo mismo. A pesar de que hemos superado ciertos niveles de censura en el sector, hace años todo lo que no fuese ir recogiendo champiñones por el campo o atravesar loopings a toda velocidad era susceptible de ser censurado por su “violencia”.

Y esto mismo le pasó a la versión europea de Contra, que si era muy violento y explícito para los niños, que si su ambientación bélica vanagloriaba la guerra, que si, que si, que si… distintos motivos que terminaron provocando un cambio radical en la ambientación general del título. Los dos míticos protagonistas de la saga fueron sustituidos por unos cyborgs justicieros que en lugar de enfrentarse a marcianos humanoides o a titánicas bestias alienígenas, se enfrentaban a otros robots. En resumen, que el juego siguió siendo “el mismo” manteniendo prácticamente su “violencia original”, pero con robots, que por lo visto queda más bonito.

Probotector vs. Contra

Pues sí, algo se quieren parecer…

Entonces Probotector trata sobre… lo mismo que Contra, no le deis mil vueltas al tema porque en el aspecto jugable y en el planteamiento son exactamente el mismo juego. Escenarios llenos de enemigos, armas que ir recogiendo por el camino, power-ups para reforzar nuestras habilidades y para recuperar vida (algo muy necesario debido a la dificultad del juego) y como no, plataformas y saltitos por doquier. Vale que no es un plataformas, pero los juegos de este estilo de la época tenían un estilo bastante plataformero.
La única diferencia que podemos encontrarnos entre ambos juegos es el argumento ya que fue modificado a tenor de los cambios. A pesar de que las similitudes entre ambas historias son más que obvias sí que podríamos considerar que están bastante diferenciados. Pero no os preocupéis, que en juegos de estilo el argumento es algo casi secundario.

ProbotectorProbotector

Lo bueno de este juego y por el que supongo que todos lo recordaremos es por su frenetismo y su agilidad ya que no permitía estar quieto ni un sólo momento, pero tampoco podías avanzar a lo loco ya que te podía suponer acabar la partida antes de lo previsto. Pero lo mejor de este juego es sin duda alguna el modo para dos jugadores (que lógicamente se mantuvo en Probotector) en el que junto a un amigo nos lanzaremos a la aventura de salvar al mundo de la amenaza robótica.
Este modo multijugador era pura adicción y nos aseguraba horas y horas de diversión en las que tan pronto estábamos pidiendo ayuda a nuestro compañero por estar indefensos como que se estaba picado por ver quién se hacía con el arma que acababa de aparecer el pantalla o quién llegaba a coger antes el recuperar de vida, ¡qué tiempos aquellos!

ProbotectorProbotector

Y ahora seguro que es cuando alguno viene y salta aquello de “pues yo de pequeño jugué a Contra”, pues bien, seguramente será cierto porque yo también lo jugué. No estoy seguro de si a través de importación o sistemas similares se podía conseguir el juego, sobre todo por aquello de la incompatibilidad en el número de pines de los cartuchos. Entonces, ¿cómo es posible que hubiera gente en Europa que pudiese jugar al Contra original?
En mi caso particular fue gracias a que un amigo de la infancia en lugar de tener la NES como era mi caso, tenía la NASA. Por cierto, si sabéis qué es la NASA (y no me refero a la de los cohetes) es que ya tenéis cierta edad, y para quien no lo sepa, se trataba de una consola clónica basada en NES. En realidad se trataba de varias consolas ya que existían varios modelos que tenían en común que venían precargadas con cierta cantidad de juegos en su memoria interna (decenas o cientos en algunos casos), e incluso algunas versiones permitían el uso de cartuchos originales.

Pues bien, en caso de que alguna de estas consolas clónicas incluyese Contra en la lista de juegos precargados, nos encontrábamos como norma con la versión sin censurar. Es decir, que nos podíamos jugar con los personajes humanos y enfrentarnos a una horda de alienígenas humanoides y otros no tan humanoides que querían hacerse con el control del planeta.

Probotector

¡¡¡NO SIENTO LOS CIRCUITOS!!!

Para bien o para mal al menos pudimos disfrutar de este gran juego a pesar de su lavado de cara. Cierto que la saga Contra tiene más carisma que su versión robótica, pero os puedo asegurar que también supo divertir de lo lindo.