BitBack – Road Rash

Puede que a día de hoy poca gente recuerde aquel juego que nos trajo Electronic Arts cuando todavía era todo un referente indiscutible en el sector, Road Rash. Lanzado principalmente en consolas de SEGA, por supuesto con Mega Drive a la cabeza, este juego terminó convirtiéndose en todo un icono de la época a pesar de que “sólo” dio una pequeña vuelta de tuerca a fórmulas que ya existían.

Los juegos de conducción, sobre todo en los que los vehículos protagonistas eran motos, adquirieron cierta fama en los ya lejanos mediados-finales de los 80 y aunque tarde, Electronic Arts no quiso quedarse sin su parte del pastel dándolo todo para ganárselo con creces.

Podríamos decir que la fórmula básica de Road Rash está basada en Hang On de SEGA (título arcade originalmente) con los suficientes cambios y mejoras como para conseguir en muy poco tiempo rivalizar con los grandes del género.
La primera diferencia de este juego con cualquier otro que se le pueda parecer es la violencia necesaria para poder avanzar nivel tras nivel. No sólo tendremos que escalar puestos y esquivar obstáculos, también deberemos intentar golpear con todas nuestras fuerzas a nuestros oponentes para acabar con ellos. ¿Violencia gratuita? Puede ser, pero algo necesaria si tenemos en cuenta que nuestros rivales también se dejarán el pellejo en la carretera para agredirnos todo lo que consideren oportuno, y no es precisamente poco lo que consideraban oportuno.

Road RashRoad Rash

Unas de las grandes carencias de los títulos de carreras de aquellos años era que en su mayoría ponían a nuestra disposición escenarios totalmente planos en los que nuestra única posibilidad de maniobra era la de trasladarnos-girar de un lado a otro. En este caso sigue siendo lo mismo, tampoco nos vamos a engañar, pero con el añadido de que los escenarios ya no serán “planos” en su desarrollo gracias a que en los circuitos se incluyeron subidas, bajadas, curvas tanto en subidas como en bajadas… además de ser algo novedosos, estas nuevas configuraciones eran muy útiles a la hora de atacar al resto de contrincantes a pesar de que también podían suponer nuestro fin si éramos nosotros los atacados.
Imaginaos atacar a un enemigo mientras se está girando en una pendiente, en este caso las probabilidades de daños son mayores así como la distancia a la que puede acabar el contrincante, con la consecuente pérdida de tiempo.

Nuestros ataques también se verán condicionados respecto de cómo los hagamos. Los más básicos serán puñetazos y patadas (en marcha por supuesto) a los que hay que sumar la posibilidad de usar armas que podremos robar a nuestros contrincantes si damos un puñetazo de la manera precisa y adecuada. Los ataques que propiciemos a nuestros enemigos no sólo afectarán en que pierdan tiempo o velocidad, si no que la moto también se verá perjudicada por cada golpe que reciban. Como supondréis, nuestra moto también se verá afectada por todos y cada uno de los golpes que recibamos.

Road RashRoad Rash

Además de los contrincantes que nos harán la vida imposible también deberemos estar atentos a todo tipo de obstáculos que nos podremos encontrar en la carretera e incluso al tráfico general que irá circulando tranquilamente. No esquivar un obstáculo o chocar contra un vehículo ajeno a la competición también hará que suframos daños. Y otro elemento al que hay que tenerlo cierto “mierdo” es otro tipo de enemigos que estarán muy presentes durante el juego, la policía.
Estas carreras se supone que son ilegales, así que no tendrán ningún tipo de reparo en detenernos por todos los medios que estén en su mano. Si por un casual nos llegasen a detener (algo bastante fácil) la partida terminará definitivamente.

Para evitar caer en las redes de la policía deberemos procurar estar el menor tiempo posible en las últimas posiciones (en caso contrario seríamos un objetivo más fácil) y alcanzar el puesto que se requiera en cada carrera para poder obtener alguna recompensa económica. Con el dinero que vayamos obteniendo podremos reparar nuestra moto así como comprar nuevas (y mejores) motos o piezas que nos ayuden a mejorar la que tengamos en ese momento.
¿Fácil y sencillo, verdad? Insensatos… tened en cuenta que hay que ir abriéndose paso a base de golpes cada vez que os acerquéis a un enemigo, cosa que nos expone a ser golpeados también. Hay que evitar todo tipo de obstáculos repartidos por la carretera. Y por último, según vayamos ganando puestos en cada carrera, los contrincantes se volverán mucho más rápidos, pero sobre todo mucho más violentos.

Road Rash

¡Uy, que te caes! Lo sientJAJAJAJAJAJA…

Al principio he comentado que el juego fue lanzado originalmente para Mega Drive, aunque le sucedieron una serie de versiones para otros sistemas como Master System y Game Gear (algo lógico), Game Boy, Commodore Amiga y 3DO, esta última la única de todas las versiones que fue publicada en formtado CD.
Como curiosidad, y antes de acabar, que sepáis que el termino Road Rash es el que se usa coloquialmente (en inglés) para denominar a las quemaduras sufridas tras el roce de la piel contra el asfalto tras un accidente. Así que os podéis hacer una idea de cuan fácil o difícil puede llegar a ser el juego. Uno de los mejores juegos para descargar adrenalina o para acabar con nuestra paciencia.