BitBack: Virtual Boy

Con todas las noticias que están generando las Oculus Rift (compra por parte de Facebook incluida) y todos los rumores de que Microsft, Sony y demás compañías también se van a sumar a la moda de las gafas de realidad virtual, no hemos podido evitar acordarnos de aquel “experimento” virtual que Nintendo se atrevió a poner a la venta, Virtual Boy.

Estamos ante uno de los mayores puntos de inflexión en la historia de Nintendo, sobre todo si tenemos en cuenta el grandísimo fracaso que terminó siendo. Hacer un análisis sobre los motivos de este fracaso a tiempo pasado es algo simple e incluso facilón porque resta importancia a la valentía que tuvo la Gran N a la hora de poner a la venta este dispositivo.
Me atrevería a afirmar que puede que haya gente a la que ni siquiera le suene qué es el Virtual Boy porque ha sido la única consola que no ha tenido ningún tipo de repercusión masiva. Y es que hay que reconocer aunque no seas fan de Nintendo, que todas sus consolas dejan huella.

El origen de esta máquina no podía ser más prometedor ya que el diseñador de la misma fue el mismísimo Gunpei Yokoi, padre de los Game & Watch, de Game Boy y de WonderSwan entre otros. Pero no fue suficiente.

El planteamiento de la consola nunca pareció ser muy concreto ya que se diseñó como una consola portátil a pesar de que sus características anulaban cualquier tipo de movilidad de la misma. El hardware en sí mismo tenía la forma unas gafas/casco de realidad virtual como los productos que estamos viendo actualmente sólo que algo más voluminoso. Hasta aquí el concepto de portátil, aunque extraño parece lógico por ser un dispositivo que llevaríamos en la cabeza y por lo tanto, podría ser usado en cualquier lugar.

Pero no es así de simple, ya que por el peso y características de las dichosas “gafas” debían ser usadas con un soporte especial (lo que vienen siendo unas patillas normales y corrientes) y ser apoyadas en una mesa o superficie similar. A este primer inconveniente del aparato hay que sumarle el hecho de que el soporte en cuestión no se podía regular en altura lo que hacía más que probable que no a todo el mundo le quedara a la altura de la cara en una posición natural. Ergonomía pura, oiga “usté”. Esto podía provocar que la gente tuviera que jugar todo estirados o encorvados como si intentasen imitar a Quasimodo.

Virtual Boy TeleroboxerVirtual Boy Nester's Funky Bowling

A pesar de estos detalles vamos a ser buenos y centrémonos en lo que de verdad nos interesa, ¿qué nos ofrecía Virtual Boy? Pues a través de un juego de espejos internos que simulaban un efecto estereoscópico conseguía mostrarnos entornos tridimensionales “reales” a través de las pantallas que incorporaba la propia consola. ¡Pero cuidado!, estos espejos tenían más peligro que Gizmo en mitad del diluvio universal. Y es que cuentan las malas lenguas que eran muy delicados y el riesgo de que se rompiesen/desencajasen al transportar la consola era bastante alto, ¿alguien ha dicho “portátil”?

Las imágenes que se proyectaban en esas pantallas tenían una particularidad heredada del concepto de la primera Game Boy, todo se mostraba con una paleta de colores monocromática, gráficos rojos sobre fondo negro.
Y por si todas estas cosicas no fuesen suficientes como para echar a la gente atrás a la hora de plantearse adquirir un Virtual Boy o no, resulta que hasta la propia Nintendo recomendaba no jugar durante periodos de tiempo muy prolongados por el elevado riesgo de sufrir jaquecas al jugar a la consola.

Pero a pesar de todo esto, ¿qué es lo que verdaderamente importa de una consola? Los juegos, las verdaderas herramientas con las que podemos pasar muy buenos ratos. La desgracia es que debido al poco éxito de ventas de la consola no se publicaron muchos, de hecho, la propia consola estuvo en el mercado durante tan sólo un año aproximadamente.
A pesar de esta escasa oferta hubo varios títulos que consiguieron estar a la altura de la situación y permitieron pasar un buen rato a los osados que se atrevieron a hacerse con Virtual Boy.

Mario Clash. El nombre elegido para este título se debió a que se descartaron los apellidos Bros. (NES) y Land (Game Boy) tras las malas ventas de la consola y que así no se relacionase con ninguna de las dos sagas. El icónico Mario siempre es una garantía, así que no discurrieron mucho a la hora de diseñar un juego que no deja de ser un remake 3D del primer Mario Bros. La única pega es que debido a la poca variedad de los escenarios y a la ausencia de una gama de colores, todas las pantallas parecían ser siempre la misma.

Virtual Boy Wario Land. Igual es un poco exagerado, pero atrevería a decir que sólo por este juego ya merecería la pena hacerse con la consola. La fórmula que tan buenos resultados dio en Wario Land: Super Mario Land 3 volvió a la acción con pequeños matices adaptados a las características particulares del sistema.

Virtual Boy Mario ClashVirtual Boy Wario Land

Mario Tennis. Ni que fuese algo nuevo la afición de Mario por practicar casi cualquier deporte habido y por haber. De jugabilidad rápida y sencilla, aprovechaba de un modo bastante decente las propiedades tridimensionales de la consola.

Red Alarm. Un matamarcianos que a pesar de su simpleza gráfica (polígonos más básicos que en Star Fox o similares) hacía un uso perfecto del efecto tridimensional del que era capaz Virtual Boy.

Virtual Boy Mario TennisVirtual Boy Red Alarm

Aunque hubo más juegos, estos fueron los más reseñables, incluso muchos de ellos ni siquiera llegaron a salir más allá de tierras niponas. Hay que tener en cuenta que la consola sólo se puso a la venta en Japón y EEUU. Y muchos otros juegos fueron cancelados en su fases más primerizas de desarrollo. Algunos de ellos casi se agradece, como Water World (porque si la película ya era mala…), pero en casos como el del remake de Donkey Kong Country 2 es una auténtica lástima no saber qué hubiera dado de sí.

Sin duda, uno de los palos más gordos sufridos por Nintendo, aunque quien sabe, con lo fuerte que parece que vienen este tipo de dispositivos tal vez ha llegado el momento de que desde la Gran N se planteen publicar algún gadget “inspirado” en Virtual Boy para Wii U.