Bit'em Up (II): Especial Wii U

Bit'em Up (II)

Cierto que Nintendo no es una las empresas que esté precisamente muy ligada al sector arcade, o al menos, no de la manera más ortodoxa.

Sin embargo, hubo dos grandes éxitos que en su día, fueron de los arcades más divertidos que pudimos disfrutar. Y con motivo del estreno de Wii U, nos hacemos eco de esas máquinas.

Mario Bros.

Sí, habéis leído bien, Mario Bros., sin Super ni nada. Este fue el primer juego, al uso, de Mario, aunque poco tiene que ver con la saga Mario.
En este juego es donde Mario demuestra que es fontanero. Y ojo, que esto no quiere decir que sea un simulador de fontanería (vale, me he pasado). El juego es un plataformas que está pensado para ser jugado a dobles. Encarnando, el jugador 2, a Luigi, por supuesto. Todas las pantallas están ambientadas en un subterráneo, y en ellas, deberemos saltar de plataforma en plataforma, habiendo dos tuberías en la parte superior de las que saldrán los enemigos. Así pues, nuestra misión principal será la de recolectar monedas mientras saltamos de una plataforma a otra, esquivar enemigos, y acabar con ellos. Sea cual sea el enemigo, la forma de acabar con todos ellos, es la misma. Ya sean los cangrejos, las moscas, o los spikes, la única forma de acabar con ellos es saltando bajo ellos justo cuando pasen por la plataforma superior. En ese momento, el enemigo quedará aturdido, y desprotegido, momento en el que deberemos correr para darle una patada y acabar con él. Además, hay que tener en cuenta que hay algún enemigo que hay que darle dos toques para dejarlo aturdido, y además, cuando le demos el primero, se enfadará, lo que se traduce en que será más rápido que de normal.
Sin duda alguna, un gran juego, motivador de grandes piques entre amigos.
Y por cierto, este juego, ha sido añadido en varios de los remakes de Super Mario de las consolas Game Boy Color y Game Boy Advance.

Bit'em Up (II)

Donkey Kong

Como no, no podía faltar el auténtico primer juego de Mario, bueno, de Jumpman mejor dicho. Por aquel entonces, Mario todavía no tenía acento italiano, ni era fontanero, y ni siquiera conocía a esa princesa, proclive a los secuestros, llamada Peach. En aquella época, Mario se dedicaba a salvar a otra muchacha (no estoy seguro de si tenía nombre) que había sido secuestrada por un gorila que estaba más cabreado que un mono (¡¡¡chistaco…!!!). Por supuesto, para salvarla, tenía que derrotar a ese enorme gorila, llamado Donkey Kong, y el cual, aunque entonces actuaba como archienemigo de Mario, ya sabemos sobradamente todos, lo bien que le ha tratado el tiempo.
Para llegar hasta Donkey Kong teníamos que subir por unos andamios (como no, a modo de plataformas), en los que, además de evitar obstáculos fijos, también teníamos que evitar los barriles (¿barriles? ¡vaya! ¡qué coincidencia!) que Donkey Kong nos iba tirando para echar al traste nuestra misión.
Por supuesto, este juego es más recordado por sus distintas versiones en las máquinas Game&Watch, pero os puedo asegurar que ver este juego en recreativa, con sus fondos negros, andamios rojos, y personajes a los que hay que echarle mucha imaginación, no tiene precio.

Bit'em Up (II)