Bit'em Up (XLV) - Primal Rage

En la primera mitad de los noventa todos sufrimos una especie de fiebre por los dinosaurios gracias a la famosísima película Jurasic Park que puso más de moda que nunca a estas terroríficas criaturas. No hubo prácticamente ni una sola empresa de entretenimiento (del tipo que fuese) que no intentase aprovechar el brutal tirón de estos seres, ni siquiera las de videojuegos. Y no penséis que el tema se quedó sólo en adaptaciones de la película, ya que hubo empresas como Atari que nos trajeron algún que otro juego más que curioso como Primal Rage.

CARRUSEL BIT'EM UP primal rage

Los desarrolladores de Atari pensaron en su momento que la mejor manera de llevar “sus propios dinosaurios” a los salones arcade era a través de un juego de lucha 1 VS. 1. La verdad es que la idea estaba bastante bien, ya que no son pocos los seres prehistóricos que invitan a imaginarlos en encarnizadas batallas por la supervivencia. Pero lo mejor es que los personajes que se controlan en este título no son seres “reales” si no que son una especie de bestias basadas en algunos de los dinosaurios más famosos y conocidos gracias a otros medios audiovisuales, incluso entre ellos podremos seleccionar un par de simios prehistóricos con bastante mala uva.

El argumento nos sitúa en un arco temporal post-apocalíptico en el que la tierra ha sido devastada por culpa de un gran meteorito que ha provocado que la humanidad retroceda hasta la era de las cavernas agrupándose en distintas tribus. Las placas tectónicas también se vieron alteradas desplazando todos los continentes en una única masa continental (como lo fue en su día Pangea) que se conoce entre los supervivientes como Urth.
Toda esta actividad inusual provocó que despertasen de su letargo siete criaturas que gracias a sus poderes sobrenaturales y su aspecto fueron adoradas como dioses, siendo estos siete dioses los personajes que podremos controlar separados en dos facciones, las Bestias Virtuosas que luchan por mantener la paz en Urth y las Bestias Destructivas, cuya única meta es la destrucción y la muerte.

Primal RagePrimal Rage

Blizzard. Líder las Bestias Virtuosas que es adorado por sus seguidores como deidad del bien y de la virtud. Despertó de su estado milenario de congelación en un glaciar tras sentir la amenaza de los dioses malignos. Es uno de los dos personajes basados en simios y su aspecto recuerda claramente al Yeti. Su habilidades se basan en el poder de la manipulación del frío, lo que le permite tener cierto radio de acción gracias a sus proyectiles congelados.
Armadon. Adorado como deidad de la vida es otro de los defensores de Urth. Su aspecto nos recordará inevitablemente a dinosaurios como el Triceratops, el Anquilosaurio y el Stegosaurio. Sus habilidades están basadas precisamente en estos seres, una gran resistencia defensiva y una gran facilidad para ejecutar combos gracias a sus características físicas, aunque de muy corto alcance. Personaje fundamental en el cuerpo a cuerpo.
Sauron. Uno de los personajes más contradictorios de este grupo. Esta especie de Tiranosaurio es adorado como deidad del hambre debido a que el suyo es precisamente insaciable. Su inmortalidad está ligada a que coma carne humana así que nunca dejará de hacerlo a pesar de que es uno de los buenos. Es uno de los personajes más poderosos aunque también es el más lento (había que compensarlo de algún modo) y sus ataques son de lo más variado, dominando tanto los de corto alcance (mordiscos y latigazos con la cola) como los de largo alcance (lanzando proyectiles en forma de rayos o escudos de energía).
Talon. Uno de los personajes más carismáticos gracias a su aspecto de Velociraptor es adorado como deidad de la supervivencia. Es el líder de una tribu de seres similares a él, así que no dudó ni un instante en enfrentarse a las Bestias Destructivas para mantenerlos a salvo. Como supondréis es el personaje más rápido del juego, haciéndolo perfecto contra otros más poderosos pero también más lentos.

Diablo. Líder de las Bestias Destructivas y junto a Sauron, otro de los seres basados en un Tiranosaurio. En contraposición a Blizzard sus habilidades se basan en el control sobre el fuego, con las que intenta convertir todo Urth en un infierno. A pesar de ser letal en el combate a larga distancia, no es tan buen luchador en los combates cuerpo a cuerpo.

Chaos. Deidad de la decadencia con aspecto simiesco muy parecido al de Blizzard. Sin duda es el más grotesco de todos los personajes gracias a sus ataques basados en pedos y vómitos. Su ataque definitivo fue incluso eliminado de la versión final del juego ya que consistía en disolver al enemigo con su orina ácida.
Vertigo. Adorada como deidad de la locura es el único personaje femenino del juego. Su aspecto puede que sea el más original de todos porque su cuerpo está basado en un dinosaurio similar al Velociraptor mientras que su cuello y cabeza son el de una cobra. Estas características físicas tan particulares (su cuello es el más largo de todos los personajes) la convierten en el personaje con el mejor radio de acción para los ataques de larga distancia.

Primal RagePrimal Rage

Cada uno de los personajes tiene asignado un escenario propio y todos ellos tienen en común su aspecto postapocalíptico o salvaje. Las ruinas de una gran ciudad, un glaciar, una zona volcánica, un monumento funerario muy parecido a Stonehenge, una playa con una especie de ruinas griegas… en todos ellos encontraremos humanos que irán correteando de un lado a otro. Al ser de un tamaño pequeño sólo se diferencian por el color de su ropa, que variará en función de a cuál de las bestias adoren como a un dios y que corresponderá a cuyo ser pertenezca el territorio del escenario.

A pesar de que el juego cosechó un éxito bastante notable en salas recreativas no llegó a ser el exitazo que Atari esperaba que fuera. Si al principio he dicho que fue un oportunismo basar el juego en dinosaurios, también lo fue el hecho de cómo fue planteado. No fueron pocas las voces críticas que se atrevieron a afirmar que en realidad se pretendió hacer una competencia directa a Mortal Kombat, y desde luego no faltaban razones para afirmarlo. El juego tenía un planteamiento muy violento sólo visto anteriormente en dicho juego, el diseño del juego también estaba realizado con gráficos prerrenderizados, además de que cada personaje tenía un movimiento definitivo que era particularmente violento, agresivo y sangriento, ¿alguien ha dicho Fatality?

Pero no fueron estas críticas las que hicieron que el juego no llegase a triunfar lo esperado puesto que a pesar de ello consiguió crearse una personalidad propia. La clave del “fracaso” estuvo en la pobre acogida que tuvieron todas y cada una de las versiones que se programaron para casi todos los sistemas habidos y por haber del momento.
Mega Drive, Super Nintendo, 32X, Game Boy y Game Gear recibieron sus correspondientes versiones al igual que otros sistemas como PlayStation, Saturn, 3DO y Jaguar CD. Entre tantas versiones ninguna llegó a destacar lo suficiente ni mucho menos a igualar la calidad del arcade, ni siquiera las de las consolas de 32 bits.
Puede que fuese porque la propia Atari no se encargó de programar dichas versiones, o puede que no pusiesen demasiado empeño en los acabados finales pensando que tenían el éxito asegurado. ¿Quién sabe? Bueno, también puede ser que a Atari se le fuera un poco de las manos el hype con las versiones domésticas.

Primal RagePrimal Rage

Sea como sea, si tenéis oportunidad no dudéis en echarle el guante al juego, ¿o cuando vais a tener la oportunidad de presenciar y controlar una batalla entre Tiranosaurios y demás bestias?