Bit'em Up (XXV): Sonic Arcade

Hay personajes de videojuegos, incluso los más icónicos, que nos extraña llegar a verlos en los salones recreativos. Uno de estos personajes es Sonic the Hedgehog, que a pesar de ser uno de los más importantes del sector, raramente se deja ver bajo el formato arcade. Aunque bien es cierto que eso no lo exime de ser protagonista de ciertas “maquinetas” tipo pinball, ice hockey o similares en algunos recreativos. Hoy no nos vamos a detener en ese tipo de máquinas, pero sí que vamos a hacer un pequeño repaso de dos recreativas cuyo protagonista es nuestro erizo azul favorito.

ARTICULO BIT'EM UP SONIC RECREATIVAS

Segasonic the Hedgehog

Sin duda, el arcade más raro de los dos de los que vamos a hablar. Este juego se nos presenta como un plataformas bajo perspectiva isométrica. No sé que pensaréis vosotros, pero posiblemente sentase las bases para el diseño del posterior Sonic 3D: Flickies’s Island.
El sistema de juego está pensado para poder jugar hasta tres personas a la vez, controlando cada uno a uno de los personajes protagonistas, Sonic el erizo (lógicamente), Mighty el armadillo (que posteriormente apareció en Knuckles Chaotix de 32X) y Ray la ardilla voladora.
Así pues, dispondremos de tres juegos de controladores para poder jugar tres personas al mismo tiempo, pero no son unos controladores normales. Para manejar a nuestros personajes dispondremos de un trackball y un único botón de acción. Con la trackball (a modo de los ratones que iban al revés y tuvieron relativo éxito) podíamos controlar a cada personaje libremente en cada una de las ocho direcciones que nos permitiría un joystick estándar además de poder controlar la velocidad del movimiento según cómo movamos de rápido la trackball. El botón de acción que dispondremos, nos permitirá saltar y realizar el típico ataque de la saga, el spin attack.
Esto es lo más parecido a la jugabilidad típica de la saga, ya que en esencia, cambia bastante hasta lo entonces conocido. Los personajes disponen de una barra de energía que se irá agotando según vayamos cayendo en las trampas puestas por Eggman en el escenario o suframos daños por parte de los enemigos. Lo bueno es que la energía se podía recuperar según recolectásemos la cantidad suficiente de anillos.
Además, si recogemos una cantidad mínima de anillos en cada pantalla, podremos llegar a desbloquear determinados bonus.

Segasonic the HedgehogSegasonic the Hedgehog

A pesar de que el desarrollo del juego es “tridimensional”, todo está diseñado a base de píxeles, lo cual no le resta un ápice de calidad, si acaso todo lo contrario. Los gráficos bidimensionales están perfectamente diseñados y mantienen un colorido tan brillante y típico de la saga que a pesar de las sutiles diferencias, no habrá duda de que estamos ante un Sonic en toda regla.

Segasonic the HedgehogSegasonic the Hedgehog

Sonic the Fighters

Menos raro que el anterior arcade, pero no por ello desconcertante. ¿Quién podría imaginarse a Sonic y Tails enzarzados a puñetazos? Pues vosotros no sé, pero SEGA-AM2 sí que se lo imaginó, y de hecho, lo llevó a cabo.
Como ya habréis supuesto, Sonic the Fighters es un juego de lucha sólo que está protagonizado por distintos personajes de la saga Sonic. Así pues, dispuestos a partirse la cara con quien se ponga por delante, dispondremos de los siguientes personajes:
Sonic, que no podía faltar como protagonista estrella. Tails, el inseparable compañero de Sonic. Knuckles tampoco se quiso perder la oportunidad de medir sus habilidades en el ring. Amy Rose, la novia de Sonic y que usará un martillo gigante como ataque especial. Espio el camaleón, quién ya apareció en Knuckles Chaotix. Fang, una especie de comadreja que usará una pistola en sus ataques especiales y que al perderla bajarán bastante sus capacidades de lucha. Este personaje había aparecido previamente en Sonic Triple Trouble de Game Gear. El resto de personajes son inéditos en la saga. Bean Dinamita, un pato verde cuyos especiales consisten en picotazos y ataques explosivos. Bark, el oso polar especialista en el ataque cuerpo a cuerpo y en llaves.
Además de estos personajes, podremos controlar también a Super Sonic. Superando ciertos “retos” durante el juego, podremos ver como Sonic se convierte en Super Sonic. Metal Sonic y el Dr. Eggman actuarán como mid-boss y final-boss respectivamente, aunque no serán seleccionables.

Sonic the FightersSonic the Fighters

Los gráficos y sistema de juego están basado en Fighting Vipers, arcade de lucha publicado por SEGA un año antes. Aunque en el tema gráfico, la diferencia es más que notable. Los personajes tienen el aspecto general de la saga, pudiéndose calificar como super-deformed, y los escenarios están basados claramente en escenarios típicos del universo Sonic. A pesar de ello, todo está diseñado en unas más que correctas 3D de la época. Actualmente no destacarían mucho, pero hay que tener en cuenta que el juego se publicó en 1996.
La jugabilidad está basada en tres botones de acción, patada, puñetazo y defensa. Como viene siendo típico en los juegos de lucha, podremos realizar distintas combinaciones de botones para realizar combos especiales, esquivos o similares. Además de poder ejecutar el Barrier System, como fue bautizado el modo defensivo. A pesar de su efectividad, nuestra defensa se puede debilitar según recibamos determinados ataques, cuando más poderosos sean, más afectarán a nuestra defensa. El tema es que puede llegar a darse el caso de que destruyan completamente nuestra defensa, momento en el que ya no podremos volver a cubrirnos/defendernos durante lo que quede de combate.

Sonic the FightersSonic the Fighters

En el modo de dos jugadores, para distinguir al mismo personaje seleccionado por dos jugadores distintos, el segundo aparecerá representado bajo una escala de grises de color. Lo mismo pasará cuando juguemos contra la máquina, ya que aunque haya 8 personajes, deberemos superar 10 combates. Los ocho primeros combates son contra el resto de personajes y nuestro doble grisáceo, el noveno combate será contra Metal Sonic y el útlimo con el Dr. Eggman, combate con un handicap añadido, ya que deberemos acabar con él en un tiempo más limitado que el resto.

Puede que no sea el Sonic que siempre recordaremos los aficionados de la saga, pero la diversión está asegurada al echar unas partidillas.