Bit'em Up (XXXV): Harpoon Lagoon

Al final va a ser cierto que SEGA tiene cierta fijación por los juegos de pesca. Si ya en su día pudimos disfrutar de la saga Bass Fishing tanto en recreativas como en consolas, en este caso los del erizo azul nos traen a los salones recreativos un juego no menos marino que los anteriores, Harpoon Lagoon.

ARTICULO BIT'EM UP harpoon lagoon

Este arcade está a la moda de un tipo de recretivas que se han vuelto bastante populares en los salones recreativos. Me refiero a las que están pensadas para ser disfrutadas en modo multijugador (hasta cuatro personas al mismo tiempo) y cuya distribución es totalmente horizontal. No tenemos la cabina tradicional, si no que la pantalla está tumbada y la forma del mueble es como si estuviésemos jugando en una mesa.

Bajo esta perspectiva tomaremos el control de uno de los cuatro arpones que hay en cada esquina del mueble de la recreativa (de ahí el nombre, “Lago Arpón”) y lo que es argumento, no hay, así que no lo busquéis que no lo encontraréis. Este juego está pensado para el pique que se genera al jugar varias personas por lo que si vas a jugar sólo, mejor busca otra máquina en la que gastar tus “ecus”.

El desarrollo del juego, simple donde los haya, es más que perfecto para lo que he dicho, picarse con nuestros contrincantes. Si tuviéramos que calificarlo con un único adjetivo sería “rápido”. En pantalla se mostrará el fondo de una especie de ruinas sumergidas desde un punto de vista aéreo, viendo en todo momento la planta del escenario donde todo tipo de fauna acuática se dará cita para la ocasión como distintos tipo de peces (tanto sueltos como en bancos), calamares, pulpos e incluso tiburones, y con nuestro arpón deberemos atrapar la mayor cantidad posible de animales submarinos.

Los controles del arpón son la máxima de la simplicidad: un joystick para cambiar el sentido hacia el que apunte el arpón y un botón de disparo para lanzarlo. Complicaciones las justas, que aquí estamos para pasarlo bien.

Harpoon LagoonHarpoon Lagoon

Según vayamos atrapándolos, iremos aumentando nuestro contador de puntos, pero la finalidad de este juego no es la de lograr la mayor puntuación para guardar nuestro récord en la máquina. Siendo como es una recreativa para público norteamericano, el objetivo es el de obtener la mayor cantidad de tickets posibles para luego poder intercambiar por, por ejemplo, un llavero.

El tema es que tampoco es que dispongamos de un contador de puntos al uso, ya que nuestras capturas serán reflejadas en forma de “peso”. Al lado de nuestro arpón hay una cesta, en la que se irán guardando nuestras capturas. Lógicamente, una sardina no pesa lo mismo que un pulpo, así que cuanto mayor sea el animal capturado, mayor peso se registrará en nuestra cesta. Al final de la partida, por cada quince libras (además de una moneda, también es una unidad de peso culpables) se nos dará un ticket. A esto, no obstante, hay que sumarle acciones especiales.

Determinados animalillos nos darán bonificaciones extraordinarias. La mayoría de peces pequeños van en bancos, pero hay algunos que van sueltos, por lo tanto, capturar una pieza pequeña que vaya suelta requiere cierto nivel de puntería y paciencia, en este caso recibiremos una pequeña cantidad de tickets extra. Pero donde se nota sobre todo esta bonificación es en la captura del tiburón o piezas similares ya que cuanto más grande sea un animal, más difícil será de capturar, aunque no por las razones obvias de peso sin porque todos los animales grandes van rodeados de pequeños bancos de peces mucho más pequeños, dificultando que seamos capaces de acertar a la gran captura del día.

Harpoon LagoonHarpoon Lagoon

A esto hay que sumarle el mega bonus. Cada cierto tiempo, un cofre del tesoro aparecerá en el mismísimo centro de la pantalla. No tenemos que capturar el tesoro, básicamente porque no podemos. Pero nada más que se abra el cofre, un animalillo saldrá nadando (normalmente una medusa) y se nos indicará la cantidad de tickets que obtendremos al capturarlo. En este caso estamos hablando que el premio puede llegar a ser de trescientos tickets: éste es el verdadero tesoro que esconde el cofre. A la dificultad de que nuestros contrincantes también intentarán capturarlo hay que añadir que en estos casos, nuestra deseada captura, será más rápida y escurridiza que el resto de animales.

Si por casualidad os encontráis esta máquina, id mentalizados con pasaroslo bien y sobre todo acompañados, porque como pretendáis conseguir un premiazo a base de tickets, vais apañados. Ya sabemos que por estos lares los premios por tickets no es que sean especialmente atractivos…