bits de tinta, dragon quest

Una de las sagas más míticas de los videojuegos, fruto de Enix y, actualmente, de su matrimonio forzoso con Squaresoft, es sin duda alguna Dragon Quest. En su momento era el gran rival a batir de Final Fantasy y, en Japón, la verdad es que, si no estaba a la par, estaba por encima. Cuenta la leyenda que el lanzamiento de un Dragon Quest era sinónimo de absentismo laboral o, si lo hacían por lo legal, de días de asuntos propios masivos. Para que luego digan que los japoneses son trabajadores…

Como buen juego de éxito en territorio de ojos sospechosos, Dragon Quest ha tenido bastantes adaptaciones tanto a manga como a anime, y de estas últimas, destacaremos principalmente dos de ellas.

Por un lado, Dragon Quest Abel Yuusha, o más conocido en occidente como Dragon Warriors. Si nos saltamos el opening y la vemos podríamos decir que estamos en un universo paralelo de Dragon Ball, sin lugar a dudas, ya que, como bien sabréis, el dibujante de la franquicia es Akira Toriyama, creador del manga de Goku y compañía.

Esta serie no llegó a salir apenas de Japón ya que de los 43 episodios en los que un clon de Goku llamado Abel se encarga de guiarnos a través de una historia basada en Dragon Quest III, solo 13 llegaron a estar traducidos al inglés y, por supuesto, ninguno al castellano.

La segunda de las series animadas sí que llegó a pisar territorio español, aunque pasase bastante desapercibida pese al gran parecido con la serie de Akira Toriyama. De hecho, si en Dragon Warriors el protagonista es un clon de Goku, Fly, el protagonista de Las Aventuras de Fly (obvio, ¿no?) parece el hermano gemelo y olvidado de Son Gohan. De hecho, en castellano tiene hasta la misma voz.

Muchos de nosotros hemos crecido con la melodía de esta serie que se emitió por primera vez en Japón en 1991, fruto del gran éxito del manga en territorio nipón. Aquí, como casi todo por aquel entonces, pasó con más pena que gloria y Planeta DeAgostini, la encargada de traer los tomos a España, dejó de publicarlo en el número 50 porque “no había demanda”.

Sin embargo el anime sí que llegó completo a nuestro territorio. Aunque decir “completo” es demasiado para esta serie (dejamos unos segundos de misterio para darle tensión al asunto). Me explico. Las aventuras de Fly consta de un total de 46 capítulos distribuídos en 6 arcos argumentales. Paralelamente a la serie, también había 3 OVA.

Sin embargo, el final de la serie es un tanto extraño ya que en apenas dos capítulos, se le dio un cierre, cuanto menos incongruente. Podríamos compararlo al final de Evangelion, aunque si bien en esta serie no entendíamos un carajo de lo que veíamos, en Las Aventuras de Fly sí que parecía medio cuadrar algo.

Este final inesperado se debió a la desaparición del principal ente financiero de la serie, que tenía un coste de producción muy elevado. La muerte repentina del productor dejó a la serie en una situación bastante complicada y con el dinero que les quedaba debieron de darle un final más o menos decente. Así pues, aunque la serie tiene final, sí es cierto que podríamos decir que se quedó huérfana y con un fin de temporada muy poco agraciado.

1 2 3 4 5 6

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of