Guiltronomia IV: Bizcocho de yogur friki

Bueno vale, un bizcocho es un bizcocho, no tiene nada de friki ni de especial. Pero lo bueno es decorarlo como queramos y ahí es donde podemos darle el toque jugón que tanto nos caracteriza. En esta entrega de Guiltronomía os contamos como ponerle una cara simpática a un simple bizcocho. Puede ser ideal para sorprender a alguien de una forma sencilla, rica, ¡y con fundamento!

ARTÍCULO Bizcocho de yogur friki

barra

BIZCOCHO DE YOGUR FRIKI

Bizcochobizcocho dificultad

1 yogur (natural o del sabor que tú quieras. 
3 huevos.
3 medidas* de harina.
2 medidas* de azúcar.
1 medida* de aceite de girasol o de oliva suave.
1 Sobre de levadura.
Rayadura de limón (o en su defecto, de naranja).

Decoración

Virutas de colores (según patrón).
Azúcar glasé (según patrón).
Caramelo (según patrón).

*Para la medida usaremos el mismo envase del yogur.

barra

Receta

Primero, vamos con la receta del bizcocho de yogur. Para preparar la masa, lo más sencillo es coger una batidora de vaso o un bol bien grande. Vamos echando los ingredientes. Primero el que más abulta, la harina, y además, le añadimos la levadura. Después añadimos el aceite, el yogur, los huevos y el azúcar. Dadle una batida entre cada ingrediente para que no se haga una plasta. Cuando estén todos, le dais caña a la batidora hasta que quede bien mezclado. (1) Por último, le echáis la rayadura y volvéis a batir hasta que esté uniforme.

Coged el molde en el que lo vayáis a hornear y untadlo con aceite o mantequilla. Echad la masa (2) y al horno. Podéis ponerlo a unos 150º-180º durante un máximo de 40 minutos, pero vigiladlo y bajad la temperatura si veis que se dora demasiado rápido, sobre todo para que tampoco suba de golpe y nos quede demasiado arqueado. Recordad que hay que hacer el dibujo encima. Para saber si está bien cocinado, pinchad para comprobar que sale limpio. (3)

bizcocho friki 1

Ahora solo queda dejar que se enfríe para empezar a decorar (4). Elegid lo que queréis plasmar por internet, con ojo de que los colores no sean complicados de conseguir. Imprimidlo y recortadlo para que os quede una plantilla (5). Lo ideal es que uséis algo duro en plan cartón o similar, para que podáis moldearlo como queráis. Eso sí, que esté bien limpio.

Hay que tener claro dónde pondréis cada color. Yo elegí Sonic porque era el bizcocho de cumpleaños del mayor fan del erizo que conozco. Así que usé virutas de chocolate azules, azúcar glasé y caramelo. Pero el diseño final es totalmente opcional y personal, así que, ánimo esas ideas.

bizcocho friki 2

Una vez recortas la plantilla, la pones sobre el bizcocho. Para que las virutas no se caigan rodando por todo el bizcocho, dibujé el contorno con caramelo. Hacedlo finito porque luego se extiende. Después echáis las virutas para que se queden pegadas y sirvan de sujeción. El resto lo vais rellenando hasta que quede uniforme. La parte blanca del ojo está hecha con azúcar glasé. No tengáis miedo en echar porque el caramelo de alrededor la absorbe e incluso, hubo que añadir más unas horas después para que no se quedara tuerto el pobre Sonic.

Una vez hecho esto, retiráis con cuidado la plantilla. Mucho ojo que el caramelo se queda pegado y os lo podéis llevar todo por delante. Y ya está, ¡bizcocho friki para todos!

bizcocho final

Después, solo queda llorar cuando ves que se corta y se come sin compasión. Pero la cara del sorprendido no tiene precio y habréis hecho valer vuestro tiempo.

¡Buen provecho culpables!