Blizzard se desprende del nombre Blattle.net y se centra en la marca

Una reciente actualización en la web de World of Warcraft ha confirmado que, a partir de ahora, el servicio de juego online de Blizzard Enterteinment, conocido desde hace años como Battle.net, dejará de existir con dicho nombre. Desde ahora el nombre del servicio cambiará a “Blizzard” y abarcará diferentes ámbitos, algunos de ellos ya presentes. El cambio se ciñe únicamente al nombre, ningún otro aspecto del servicio sufrirá modificaciones con el cambio.

Blizzard se desprende del nombre Blattle.net y se centra en la marca

El tecnología base del servicio “seguirá funcionando como el sistema nervioso central de los juegos de Blizzard” comentó el estudio a colación del cambio de nombre. Recordemos que este servicio lleva en funcionamiento desde hace casi veinte años. Durante este tiempo el nombre de Battle.net ha causado “confusión e ineficacia” según Blizzard, debido a la falta de asociación entre servicio y marca. También señalan que, en los primeros años del servicio, parte de los esfuerzos del estudio se centraban en explicar qué era Battle.net y para qué servía.

En Blizzard entienden que con la normalización y globalización del juego online la necesidad de dos nombres distintos es nula, sienten que es más sencillo entender la plataforma de juego online si marca y servicio comparten nombre. Avisan también de que los cambios de terminología que se vayan haciendo no aparecerán de manera inmediata, sino que será un proceso de cambio que se extenderá durante unos pocos meses.

Blizzard se desprende del nombre Blattle.net y se centra en la marca

De momento algunos de los cambios ya se han producido o integrado, con servicios como Blizzard Streaming o Blizzard Voice, de modo que, actualización mediante, poco a poco los distintos servicios ofrecidos hasta la fecha por el estudio irán añadiendo el nombre de la marca. Lo mismo ocurrirá con los servicios futuros que tengan a bien lanzar.

Una decisión lógica que pone solución a una mala elección de nombre del pasado a la que muchos de nosotros ya nos habíamos acostumbrado después de tanto tiempo.