Crítica de Boruto 15, Naruto, Sasuke y el nuevo arco

Lejos de ser un capítulo de relleno más, Boruto 15 nos da muchas pistas del futuro de la serie. Y desde luego nos ha dejado con ganas de más.

Tras el desenlace del capítulo de la semana pasada, Boruto 15 nos ha dado una de cal y una de arena. A estas alturas de la vida aún no sé cuál es la buena y cuál la mala, pero a mi me ha gustado el capítulo. Sí, es una introducción rara, pero vosotros me entendéis.

Un inicio lento y más que previsible

El episodio de Boruto 15 va, sobre todo, de la delegada. Aunque curiosamente ella apenas aparece en el capítulo. Todo gira entorno a su destino en la aldea o fuera de ella. Y sobre si se quedará o no en la academia.

Evidentemente, Boruto y sus amigos quieren que vuelva, pero no es tan fácil. Sobre todo para ella misma, que no se perdona por haber intentado matarles y por haberles robado el chakra.

El capítulo avanza lentamente y nos deja ver pequeños esbozos de lo que veremos en un futuro, cuando se formen los equipos definitivos. No es gran cosa, pero sí que se dan algunos detallitos sobre ello.

Pero más allá de estas pinceladas, la verdad es que Boruto 15 transcurre dentro de los guiones más trillados de la historia.

Relación padre hijo

Uno de los puntos interesantes, al menos para mi, del episodio, es cuando Boruto y Naruto tienen una pequeña conversación sobre la delegada en casa.

Hasta la fecha no hemos visto que la relación entre ambos sea la mejor. Pero tampoco es mala. Y lo hemos visto hoy mismo con esta conversación. Boruto respeta a su padre más de lo que él mismo se imagina, pero también odia que deje todo de lado por su “trabajo”. Encima, cuando ve que Naruto no le escucha, la cosa, desde luego, no mejora. Y es que es una situación extraña.boruto 15 sumire

Evidentemente el Hokage no puede darle más información a su hijo de la necesaria. Al fin y al cabo es secreto. Y por su parte, Boruto tampoco le cuenta cómo ha conseguido “detener” a su enemigo y evitar que destruyese la aldea.

La falta de información por parte de ambos hace que, al final, no se lleguen a comprender. Naruto piensa que entiende a su hijo, pero no hay nada más lejos de la realidad. Boruto se siente ignorado por él.

Viendo esto, podemos entender los acontecimientos de las películas y del manga actual. Por suerte, Boruto no es Naruto. Aunque resuelva los casos igual, la verdad es que son bastante diferentes entre sí. Así que, la evolución de esta relación es algo que tengo ganas de ver.

Destripamos el ending en la siguiente página

1 2