Crítica de Boruto: Naruto Next Generation 53

La paciencia de Boruto se acaba. Y las cosas empiezan a coger ritmo. Boruto: Naruto Next Generation 53 nos deja claros los problemas a los que se van a enfrentar en esta saga. Bueno… sobre todo si no has visto la película, claro.

Boruto: Naruto Next Generation 53 aún no se mete en los berenjenales que nos depara esta saga. Pero sí que deja bine encauzado el camino que va a seguir. Si bien hemos visto que, hasta el momento, Boruto y Naruto no se llevaban demasiado bien, lo de hoy ha sido el colmo de los colmos.

Ni el Hokage ni su hijo lo están haciendo bien. Pero ambos están pasándolo mal, cada uno a su manera. La cosa es que, como siempre, esto no es más que la punta del iceberg. Y a este, en concreto, le queda muuuuucho hielo por romper.

Al menos la animación ha mejorado bastante. Esperemos que siga así en los próximos capítulos.

La relación más deteriorada

Hacía tiempo que no veíamos tan de cerca la relación de Boruto con Naruto. Padre e hijo no son precisamente los mejores amigos, pero hasta ahora las cosas habían ido más o menos bien. El problema es que la carga de trabajo del Hokage le sigue pasando factura. Y Naruto no sabe gestionar bien su tiempo. Ni si quiera con los clones.boruto naruto next generation 53

He de decir que Boruto no es mi personaje favorito, ni de lejos. Sin embargo, y por muy estúpido que sea el muchacho, aquí no deja de tener razón. Una hora se puede escapar cualquiera. Y más si es un Hokage. Si hay gente que no tiene que ir a clase para sacarse un máster, imaginaos lo que puede costar salir una hora de la oficina. Y más si puedes dejar clones.

Pero a pesar de todo esto, no deja de ser una situación muy forzada. Es cierto y verdad que es un anime y que las pequeñas broncas familiares no son precisamente entretenidas. Hay que hacer algo más espectacular y, sobre todo, más radical. Pero es que están dejando a Naruto en muy mal lugar. Demasiado mal lugar.

Cuidado con lo que deseas…

Es curioso que el sueño de Naruto se está convirtiendo en su peor pesadilla. El joven ninja soñaba con ser reconocido y con llegar a ser Hokage. Quería tener a todos como su familia y protegerlos. Sin embargo, ahora se encuentra desbordado por ese sueño que, al final, ha logrado.

Quizás es el elemento más interesante que estamos viendo en este anime. Desear algo con mucha fuerza puede hacer que, cuando llegue, se convierta en una obsesión. Y esa obsesión puede hacernos perder el norte. ¿Ha perdido Naruto el suyo? ¿Se ha dejado absorver por el puesto? ¿De verdad no se da cuenta de que su hijo quiere para él lo mismo que Naruto quería en su momento? Me refiero a que lo reconozcan.

Si bien es cierto que Naruto buscaba el apoyo de una aldea que lo rechazaba, Boruto solo quiere una cosa: el reconocimiento de su padre. De quien no está y que debería de estar. Y aún así, no lo hace.

boruto naruto next generation 53 cumpleaños

Para pegarle un par de leches. Pero bueno, como digo, son cosas del anime. Hay que hacerlo todo muy extremo. Si no, no sirve.

Se prepara la tormenta

Si nos centramos en el tema de la acción, todavía estamos en los pasos previos a que todo ocurra. Pero ya se van dejando ver los indicios. Hace mucho que vimos lo que Sasuke estaba haciendo. Seguía los pasos de algo muy peligroso, y parece que lo ha encontrado. Si no, ¿qué hace en la aldea de nuevo cuando regresa cada trienio bisiesto?

Ya hemos visto también la disputa en la Luna y también sabemos que el ojo de Boruto es algo que se va a desvelar pronto.

A ver qué tal pasan al anime esta parte. La película tiene un ritmo bastante bueno. Pero alargarlo al formato serie quizás sea demasiado. ¿Añadirán más cositas interesantes? Estaremos al loro

No Hay Más Artículos