Crítica de Boruto: Naruto Next Generations 26, el pasado de la niebla

No se puede negar que Boruto: Naruto Next Generations 26 no sea interesante. Pero más que por lo que pasa, por cómo cuenta las cosas de la nueva aldea.

El episodio de esta semana es más de lo que esperábamos. Un capítulo que no destaca ni por la acción ni por su argumento. Ambos son del montón. Pero lo que sí que hace Boruto: Naruto Next Generations 26 es dar un paseo por el universo ninja que tenían más abandonado. Ver cómo han evolucionado el resto de aldeas aliadas y cómo les ha ido a antiguos protagonistas. Eso es un verdadero punto a su favor.

Por eso, esta mini saga parece que va a llegar a un buen puerto. Quizás, por hacer una semejanza, es como el relleno de Naruto Shippuden en el que nos mostraban las “cazas” de los otros bijuus. Los que nunca conocimos en el manga.

Así que, pese a ser algo más floja que la historia de Sasuke y Sarada, he de admitir que está interesante.

Un universo en expansión

El universo ninja de Naruto es algo que está en continuo crecimiento. No se trata de un mundo elaborado y lleno de estructuras sólidas e imposibles de romper. En absoluto. Más bien todo lo contrario. Es un mundo que se va creando sobre la marcha. Y da la sensación de que Boruto intenta poner unas reglas y un entorno en condiciones.

Está claro que Naruto nació de una buena idea pero que, llegados a determinado mundo, hubo que improvisar cosas. Muestra de ello es el final que tiene la serie (un poco flojo) y el trato de muchos de los secundarios que van apareciendo.

boruto naruto next generations 26 mizukage

Más aún, siempre se habla de las distintas aldeas y países ninjas colindantes con Konoha y el país del Fuego. Sin embargo pocas veces se ha ido a esos sitios o se ha sabido de ellos. Gaara es, quizás, el que más nos haya permitido ver otras aldeas. Pero poco más.

En este sentido, Boruto está haciendo ya más que Naruto por mostrarnos el resto del mundo. Un mundo que ya de por sí es grande, pero que no se ciñe a Konoha y sus alrededores. Hay mucho más que explorar. Y mira por dónde, le ha dado por contarnos un poco más de la aldea de la Niebla. Bueno, y ya que estamos de los Siete Espadachines.

Contar las cosas de esta manera hace que el capítulo, más bien tirando a normalucho cutre, sea bastante más interesante. Hemos escuchado muchas leyendas ninjas en el transcurso del anterior anime. Si Boruto: Naruto Next Generations nos da la oportunidad de ahondar en ellas, pues mejor que mejor.

Un episodio sin sorpresas

Al margen de este punto que os acabo de contar, el episodio de hoy no dice nada. Absolutamente nada. Se desarrolla dentro de todos los cánones típicos-tópicos de una serie de este tipo. Antiguas rivalidades que salen a colación cuando el mundo está en paz. Gente que sigue prefiriendo guerra a convivencia. No es algo ajeno al mundo en el que vivimos ahora mismo. Puede parecer que estamos bien, pero siempre hay gente que preferiría tomar “otro camino”.

Pues bien, dentro de este argumento tan manido en los shonen de este estilo, Boruto no innova nada. Antiguas rencillas entre los aliados. Muertes en familias que no se pueden olvidar. Dirigentes buenos y malos. Personas con un gran futuro pero con un grave problema.

Como os digo, nada nuevo. Ni si quiera en las situaciones que se van presentando y que son forzadas al máximo. En serio, no dejan que Iwabe se vaya por su cuenta en el capítulo pasado a explorar la ciudad… y ahora dejan a Denki que se vaya a comprar solo de noche. ¡Pero en qué cabeza cabe!

boruto naruto next generations 26 aldea niebla

Entiendo que los argumentos para un secuestro pueden ser más o menos lógicos. Pero ya que lo haces, cúrratelo un poco.

La saga continua

Sea como sea, esto tiene pinta de que no se va a resolver en un capítulo más. Posiblemente veamos una minisaga que enganche con la formación de los grupos de cara a la siguiente gran saga. Pero antes, tienen que cumplirse todos los tópicos del guión.

Supongo que veremos a los peques enfrentarse a los malotes. También ayudará el “guaperas misterioso de turno”. Boruto le ayudará a tener confianza en sí mismo y… voilá. Ya tenemos al primer Gaara de Boruto, por así llamarlo. Un amigo de otra aldea que confía en él gracias a los acontecimientos. Un puente entre aldeas. La nueva alianza ninja.

¿Hacemos las apuestas?