Bravely Second Análisis Nintendo 3DS

Bravely Second: End Layer es uno de esos juegos que un jugador de rol espera, y con muchas ganas. Podría decirse que, casi con solamente una entrega a sus espaldas, un juego recién salido y una tercera parte, al menos registrada, es todo un referente en el ámbito de los juegos de rol clásicos, de la misma forma que, en su momento, lo fueron Final Fantasy o Dragon Quest (ojo, ahora lo son por otras cosas).

El título de Square Enix no decepciona en absoluto en términos generales, pero siendo sinceros tampoco se coloca al nivel de lo que podría llegar a esperar. Y es que Bravely Default fue una bomba de gratas sorpresas, un juego casi excelente (de no ser por su continuo corta-pega) y eso, queridos culpables pasa factura, porque es muy difícil no de superar, sino de continuar.

Pongámonos en situación

Antes de empezar, hay que decir que aunque no es necesario haberse acabado Bravely Default, sí que es muy recomendable porque la historia se continua. De hecho, el final “secreto” del primero de los títulos es el comienzo de Bravely Second: End Layer, o mejor dicho, lo que va tras el prólogo, y no es lo único.

Esta continuación transcurre dos años y pico tras acabar nuestra aventura con Anges, Tiz, Ringabel y Edea y nos va a llevar a encontrarnos una y otra vez con localizaciones, personajes, situaciones y elementos que hacen referencia directa o indirecta a los acontecimientos de Bravely Default.

Pero esto, que comienza siendo una buena idea y que nos mete en situación de manera muy rápida, pronto se convierte en algo demasiado utilizado y explotado. 

Ya para empezar, todo continuará girando entorno a los protagonistas del primero, y más en concreto entorno a dos de ellos, que se unirán en la aventura de Yew y Magnolia (los nuevos protagonistas) para rescatar a Agnés. Muy pronto veremos localizaciones familiares, pero no solo eso, sino mazmorras y cofres situados exactamente iguales al primero.

No es que esté mal recuperar elementos de otros juegos, sin embargo Bravely Second peca demasiado de esto y tendremos que mirar a una parte más avanzada en el juego para encontrarnos con cosas realmente novedosas en este aspecto.

Los trabajos como eje central

Los trabajos en Bravely Second vuelven a ser el corazón del juego de Square Enix, y lo harán exactamente de la misma forma que en Bravely Default. Tendremos que enfrentarnos a los poseedores de los asteriscos y, cuando les derrotemos, podremos hacer uso de ellos y empezar a subir nuestro nivel de trabajo.

La historia principal nos irá dejando los asteriscos de los trabajos nuevos, pero los que pudimos probar, dominar y odiar también estarán en el juego, aunque nos la pueden liar y bien liada.

Estos se conseguirán a base de misiones secundarias pero no podremos obtenerlos todos ya que siempre se nos presentarán los poseedores de los antiguos asteriscos de dos en dos y en unas situaciones un tanto peculiares, ya que tendremos que elegir entre darle la razón a uno o a otro. Evidentemente obtendremos el asterisco de quien decidamos atacar mientras que el otro… bueno, se irá de rositas. Y ya o avanzo que a veces tendremos muy jodido decidir a quién elegir, no solo por el trabajo en sí, sino por la historia que nos plantean.

Quitando esto, el sistema de trabajos seguirá exactamente igual que en el primer juego. Tendremos que equiparlo, subirlo de nivel y elegir las habilidades de apoyo que queremos que nos acompañen en la aventura. También se mantienen las opciones de combate de acelerar y ralentizar los golpes para adaptarnos a la situación.

Lo que sí que cambia son algunos detalles del combate. Ahora podremos guardar configuraciones preferidas para cuando decidamos entrenar otros trabajos. Esto nos ahorrará mucho tiempo en tener que buscar las armas, los equipamientos y demás.

Seguimos manteniendo el mismo sistema de Bravely y Default, además del Second, con los puntos extras para parar el tiempo, sin embargo, ahora será bastante más fácil subir de nivel gracias a dos cosas.

La primera es que el juego es mucho más fácil que su predecesor, lo cual le quita algo de encanto. Recuerdo haber muerto trillones de veces en Bravely Default por mosquitos, como quien dicen, y sin embargo aquí, salvo contadas ocasiones, no he tenido demasiados problemas en nivel difícil.

La segunda es la aparición de los combates encadenados. Si conseguimos eliminar a nuestro(s) adversario(s) en un solo turno, podremos elegir entre seguir luchando contra otro(s) nuevo(s) o terminar ahí el combate. Si elegimos lo primero aparecerá una nueva oleada aunque nosotros no recuperaremos el turno. Si volvemos a eliminarlo(s) en un solo turno, de vuelta a empezar.

Esto, además de darnos la experiencia acumulada de los combates que hagamos, nos dará un bonus de experiencia en forma de multiplicador, que aumentará con cada combate.

Bravely Default BIS

Desde el momento en el que cogemos Bravely Second nos damos cuenta de una cosa y es que estamos prácticamente ante el mismo juego que salió a la venta hace un par de años.

El mismo juego por gráficos, que no mejoran ni empeoran. Mantiene el estilo de la saga y los detallas de esos escenarios siguen asombrando en las localizaciones nuevas, porque lo que es en las antiguas la verdad es que son un verdadero corta-pega.

No hemos visto pues una evolución que nos haga ver un salto importante en este aspecto, ni en el tema de combate, con nuevas animaciones pero muy estándares, ni en entornos, con modelados prácticamente calcados a los de Bravely Default.

Lo mismo ocurre con la banda sonora, pero es que superar a la del primero era prácticamente imposible. Cuando estemos en localizaciones que conocemos o que ya existían en la primera entrega escucharemos sus melodías. Localizaciones, combates y temas musicales se repiten pero exactamente iguales que en Bravely Default. No los han modificado ni una nota, ni un ápice, ni un instrumento. Absolutamente nada.

Además y como era de esperar, los nuevos temas, que no son del mismo compositor ni grupo, no están a la altura de los que ya conocemos. Ojo, no porque sean malos, sino porque el nivel tan alto que nos dejó el primero.

bravely second personajes 2

Todo esto más la constante sensación de “aquí ya he estado” o “aquí hay esto” o de enfrentarnos a enemigos que ya conocemos (algunas veces sin ton ni son). nos deja un pequeño sabor agridulce.

Por suerte, la historia engancha, a mi parecer, más que el primero, y el nuevo protagonista, pese a parecerse a Tiz bastante, tiene un no sé qué que me gusta bastante.

Mención especial merecen también los minijuegos, uno de ellos exactamente igual que el de Bravely Default, en el que tenemos que reconstruir la luna, pero el segundo es la leche. Se trata de un minijuego de esclavitud, y no lo digo yo.

bravely second minijuego

En él tendremos que hacer muñecos y explotar a nuestros proragonistas para que cosan, rellenen, peguen y pinten un bicharraco que nos dará “er” que luego (muy luego) podremos cambiar por oro. Habrá que mejorar los objetos que usemos y utilizarlos en determinados momentos y ya os aviso: vicia mucho.

En definitiva

Bravely Second: End Layer da la sensación de ser un juego partido en dos junto con Bravely Second, más que una segunda parte. Podríamos decir que se parece mucho más a lo que pasó con Golden Sun y Golden Sun 2 que lo que ocurre con una verdadera continuación.

No solo a nivel artístico, sino también a nivel de jugabilidad. Tenemos localizaciones, sistemas, trabajos, personajes, melodías y un largo etcétera de elementos que ya estaban en el primer juego y que ni si quiera se han maquillado.

Podrían haberle dado un giro a los personajes, una nueva grabación de las melodías del primero (las nuevas del segundo son apenas 9 ó 10 en total), o modificar un poco el sistema de trabajos/asteriscos o los propios jobs que ya conociamos.

Por todo esto, y pese a que Bravely Second es un grandísimo juego y muy disfrutable, hay que decir que Square Enix se ha dormido en los laureles, y de qué manera. Bravely Third está registrado desde hace tiempo y, por su propio bien, esperamos que se lo curre mucho más o va a mandar a la mierda esta grandísima saga.

Bravely Second: End Layer - Análisis Nintendo 3DS
Nuevos trabajosNuevos personajes carismáticosEnlaces con Bravely DefaultSistema de Combate
Sensación de corta-pegaApenas innovaLa nueva banda sonora no está a la altura
8.1Cortapega
Gráficos7.7
Sonido7
Jugabilidad9
Historia7.7
Entretenimiento JRPG9
Puntuación de los lectores 3 Votos
9.4