Call of Duty: Black Ops, retrocompatible en Xbox One

Call of Duty: Black Ops se une al elenco de títulos retrocompatibles con Xbox One, como Dark Souls, Sonic And Knuckles 2 y Phantasy Star. El título de Treyarch y Activision que vio la luz en 2010 se puede disfrutar hoy en Xbox One por un más que módico precio de 10 dólares si somos poseedores de Xbox Live Gold, ya que el juego se encuentra en oferta.

Black Ops fue la primera entrega de Call of Duty diferente a Modern Warfare, la cual estaba cosechando un gran éxito entre la gente (también World at War, pero este es más antiguo). A pesar de intentar renovar un poco la saga, el resultado acabó siendo parecido y los fans reclamaron más sagas de Modern Warfare en detrimento de Black Ops.

Ahora mismo, el rumbo de la saga se centra en Infinite Warfare, desarrollado por Infinity Ward. Las mecánicas, como siempre, van a ser iguales, aunque intenten camuflarlo con aeronaves, jetpacks, supersaltos… Sin embargo, uno de los alicientes para adquirir este título es la inclusión del remake de Modern Warfare, considerado para muchos la mejor entrega de la saga.

Sin embargo, esta vez Call of Duty no lo tiene tan fácil como antaño. No hace mucho, EA presentó su shooter Battlefield 1 ambientado en la Primera Guerra Mundial, y la crítica se ha volcado bastante con él. Ha preferido obviar la “técnica fácil” de ambientación futurista y centrarse en una realidad alternativa en tiempos pasados. La premisa, aparentemente, funciona. Ya veremos si lo hace también el título en su conjunto.

Call of Duty: Black Ops, retrocompatible en Xbox One

Battlefield 1 se ha ganado a la crítica por su ambientación

Y, hablando de juegos de ambientación bélica, no podemos dejar pasar el “aparente fracaso” que ha supuesto Homefront. La crítica no se ha volcado con él porque el producto parece no haber sido lo esperado. ¿Está el género de guerra masificado y explotado? ¡Os leemos, culpables!.