En Capcom creen que el futuro de los juegos pasa por elementos sociales integrados