Condenados al Olvido - Bionic Commando

Dentro de la fiebre general por resucitar éxitos del pasado a la que estamos asistiendo esta generación, Capcom es, sin lugar a dudas, unas de las compañías que más ha explotado este recurso aunque con resultado desigual. En la recuperación de algunas de estas viejas glorias, la compañía japonesa ha hecho el esfuerzo mínimo, limitándose en muchos casos a añadir filtros HD de dudoso resultado y soporte para juego online (DarkStalkers Resurrection). En otros títulos, como Bionic Commando o el reciente Duck Tales, Capcom se lo ha currado mucho más, realizando remakes en Alta Definición de sus obras clásicas.

ARTICULO CONDENADOS BIONIC COMANDO

Sin embargo, el caso de Bionic Commando es especial ya que Capcom no se conformó sólo con encargar a GRIN la adaptación para Xbox Live y PSNetwork del arcade original de 1987 (lanzada en 2008 con el nombre de Bionic Commando Rearmed) sino que también encomendó a este mismo estudio la tarea de expandir la franquicia realizando una auténtica secuela que aprovechara la potencia de las máquinas actuales. Así surgió Bionic Commando para Xbox 360, PlayStation 3 y PC, juego de acción y plataformas editado en 2009 que recibió, en general, unas notas bastante mediocres y que resultó todo un fracaso en ventas.

Y ahora llego yo y os digo: “pasaros por el forro las calificaciones de metacritic y no hagáis caso a las cifras de ventas ni a las opiniones de algunos de mis compañeros de redacción porque aunque Bionic Commandoposiblemente, no esté a la altura del legado de la mítica recreativa,  sigue siendo, con sus virtudes y sus defectos,  un pedazo de juego que si te gustan las aventuras de acción tienes que probar sí o sí”.

El argumento, como era de esperar, no es para nada original. Después de salvar al país de las tropas del Imperio en el primer Bionic Commando, el héroe del brazo biónico Nathan Spencer es encarcelado por el gobierno, junto a otras muchas personas con implantes, ante la creciente ola de desconfianza y miedo hacia la biónica que se crea entre la opinión pública. Esta persecución, que se conoció como la “Purga Biónica”, provocó que muchos implantados pasaran a la clandestinidad y se convirtieran en terroristas. Diez años después de los sucesos del primer juego, uno de estos grupos subversivos, llamado Bio Reign, hace explotar una bomba atómica en la ciudad de Ascension City provocando miles de víctimas; de manera que el gobierno se ve obligado a recurrir de nuevo a Spencer para solucionar esta crisis y acabar con la amenaza terrorista.

Tras una breve introducción que hace de tutorial, Spencer recupera su brazo biónico y llegamos a un auténtico “Epic moment”… para pegarnos el hostiazo padre segundos después. Me explico, recuperamos el brazo e inmediatamente una escena nos muestra la semidestruida ciudad de Ascension, que se extiende ante nosotros, gigantesca, imponente y pidiendo a gritos que nos perdamos libremente entre sus calles llenas de escombros y sus rascacielos en ruinas. Lamentablemente, enseguida comprobamos que la libertad de movimientos es nula y que a pesar de las enormes dimensiones del escenario nos limitaremos a ir por un camino prefijado siguiendo en todo momento los objetivos que nos transmitan por radio.

bionic_commando_1

Tras esta gran decepción, los primeros minutos de juego tampoco ayudan demasiado. Controlar el brazo biónico para hacer de Spiderman por Ascension City resulta complejo y los pocos enemigos que nos encontramos son demasiado tontos y fáciles.

Sin embargo, una vez pasamos el primer tercio del juego la cosa empieza a mejorar a pasos agigantados: nos damos cuenta que, tras unas horas de práctica, el uso del brazo biónico es toda una gozada; vamos también aprendiendo nuevas habilidades que, junto con las armas disponibles, hacen que la cantidad de recursos y posibilidades ofensivas sean increíbles y realmente divertidas; empiezan a aparecer nuevos enemigos como francotiradores y Bio-Mechas que nos pondrán las cosas bastante complicadas; y, aunque no dejaremos de desplazarnos de forma lineal de un objetivo a otro, el argumento va ganando enteros y haciéndose más interesante con la aparición de viejos conocidos.

Ciertamente, Bionic Commando es un juego que va de menos a más. Lo que empieza siendo un juego técnicamente correcto pero aburrido y con un control complicado se transforma, si tenemos un poquito de paciencia, en una aventura espectacular con multitud de combates y situaciones que nos harán exclamar “¡Guau!”. También hay que decir en su favor que es un juego bastante largo teniendo en cuenta su género y los tiempos que corren (la aventura principal puede durar perfectamente unas 12 horas). El apartado sonoro también pone su granito de arena con remixes de los temas de la recreativa original que sonarán durante los combates para darles un toque bastante épico.

bionic_commando_2

No vamos a decir tampoco que sea un juego perfecto. Como hemos dicho, aunque acabemos disfrutando como enanos con el brazo biónico, su control no es precisamente intuitivo y se requiere bastante práctica para dominarlo completamente. Tampoco es que gráficamente sea un portento, amén de lo que jode que el tránsito por los escenarios se vea limitado por la utilización de recursos como nubes radiactivas y zonas inundadas. Resulta un poco incoherente que se diseñaran unas localizaciones tan amplias para que el juego acabara siendo bastante lineal y pasillero… Con unos pasillos descomunales eso sí, pero pasillos al fin y al cabo. Otro aspecto que debería haberse mejorado es el de los elevados tiempos de carga, que pueden cortar un poco el ritmo y hacerse realmente frustrantes si tenemos que repetir una zona varias veces.

En cualquier caso, para mí Bionic Commando ha resultado un auténtico descubrimiento y la confirmación de que nunca se deben hacer juicios de valor hasta no  haber probado un juego personalmente. Un “tapado” en toda regla que te proporcionará entretenimiento en cantidades industriales gracias sobre todo a la cantidad de movimientos y acciones que se pueden hacer con el brazo biónico. En cierto sentido, y salvando bastante las distancias, me ha recordado al primer Lost Planet (no en vano Keiji Inafune es el productor de ambos títulos). Si GRIN hubiera tenido algo más de ambición (o le hubieran dado más tiempo de desarrollo) y el juego se hubiera planteado de una forma más abierta y no tan lineal estaríamos hablando de un título sobresaliente.

No sé si después de todo lo dicho habré conseguido convenceros de que le deis una oportunidad a este asiduo de las cestas de segunda mano de las tiendas especializadas. Lo que sí os recomiendo es que no intentéis juzgarlo en función de la demo multijugador que se colgó en las plataformas digitales ya que ésta no le hace justicia para nada; de hecho yo creo que la difusión de esta demo tan deficiente pocas semanas antes del lanzamiento del título en 2009 fue una de las causas de sus bajísimas ventas.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=-VbBHSwl8rA[/youtube]