Condenados al Olvido - Kane & Lynch 2: Dog Days

Esta semana os traemos Kane & Lynch 2: Dog Days, juego que, en su momento, provocó una importante división de opiniones entre la prensa especializada con notas que iban desde el sobresaliente hasta el más rotundo suspenso. Cosas de la subjetividad.

CARRUSEL CONDENADOS Kane & Linch 2

A finales de 2007, IO Interactive (conocida por la saga Hitman) probó suerte en el exigente género de los shooters en tercera persona con Kane & Lynch: Dead Men. En lugar de elegir al típico marine hipermusculado o al héroe atractivo y perfecto, IO nos presentaba a dos despojos humanos, hundidos hasta el cuello en el submundo del crimen organizado y con nulo perfil heroico. Lamentablemente, a pesar de ser un proyecto ambicioso y con bastante buena pinta, el videojuego presentaba varias deficiencias en el control (sobre todo el sistema de coberturas y el de apuntado) que lastraron el resultado final convirtiéndolo en un título totalmente prescindible. A pesar del batacazo, el estudio danés siguió confiando en el potencial de esta extraña pareja y decidió darles otra oportunidad.

Cuando hablamos de juegos de acción, parece que hay una serie de frases que se han convertido en auténticos clichés en esta generación tales como: “campaña corta pero intensa”, “lineal y pasillero”, “ritmo cinemátográfico”… y podríamos decir que todos estos estereotipos son aplicables a Kane & Lynch 2: Dog Days. Sin embargo, no estamos en absoluto ante un shooter genérico. De hecho, Dog Days es un juego con bastante personalidad, aunque para algunos se trate de una personalidad tan desagradable y despreciable como sus protagonistas.

Kane & Lynch 2: Dog Days está concebido como una especie de falso documental rodado con la técnica de “cámara al hombro” en el que acompañamos a este dúo de perdedores durante los dos peores y más intensos días de su vida. Kane y Lynch se reúnen en la exótica ciudad de Shanghái con la intención de realizar un, aparentemente, sencillo trabajito de contrabando de armas para un mafioso llamado Glazer. Sin embargo, las cosas se tuercen desde el primer momento, con lo que los protagonistas se ven arrastrados a una frenética y desesperada huida por salvar la vida en la que serán tiroteados, perseguidos y torturados por las mafias locales, la policía e incluso los militares.

Kane & Lynch 2_1

La ambientación y ciertos recursos técnicos consiguen trasmitir muy bien al jugador esa sensación de agobio y de sentirse acorralados que los personajes experimentan en su fuga. En primer lugar, la recreación de Shanghái es extraordinaria. La ciudad más poblada de Asia nos muestra su lado más oscuro y sórdido: callejones mugrientos, edificios en ruinas que albergan talleres clandestinos, tejados, avenidas llenas de luces de neón, mercados sucios y caóticos… y todas estas localizaciones están perfectamente representadas con escenarios repletos de detalles y muy destructibles.

En segundo lugar, el juego no nos da ni un momento de respiro. Los tiroteos son constantes y, además, su intensidad y frenetismo irá “in crescendo”. Lo mismo ocurre con la IA de los enemigos (bastante mejorada con respecto al primer Kane & Lynch). Si al principio nos enfrentamos a pandilleros y delincuentes de poca monta que casi se nos echarán encima de forma suicida, más adelante nos las tenemos que ver con las fuerzas especiales de la policía y con soldados que nos darán auténticos quebraderos de cabeza no sólo por su número (un poco exagerado la verdad) sino porque se cubrirán, intentarán flanquearnos y utilizarán estrategias más elaboradas. En este sentido, hay que decir que los tiroteos son tan continuos que acaban haciéndose un poco pesados. Casi al final del juego hay una fase en un helicóptero que aporta cierta variedad y ayuda a respirar un poco de tanta monotonía, pero se hace muy corta, echándose en falta la inclusión de más segmentos con mecánicas jugables distintas (en este aspecto la primera parte sí que salía ganando).

El recurso de la “cámara al hombro” que sigue constantemente al personaje también contribuye de forma importante a meternos más de lleno en la acción, aunque los vaivenes de la imagen llegan a hacerse un poco molestos (especialmente en las escenas cinemáticas). Se han tenido en cuenta todos los detalles, de manera que la imagen en pantalla se muestra sucia y algo granulada, como si la cámara que graba la acción no fuera precisamente en Alta Definición. Asimismo, están presentes otros efectos como los reflejos de la luz o las salpicaduras de líquido en el cristal de esta cámara imaginaria.

Kane & Lynch 2_3

Es una lástima que el juego, a pesar de que en general mejora ampliamente a la primera parte, siga teniendo defectos que deslucen bastante el conjunto. Mientras juegas, tienes la sensación de que una historia tan intensa de supervivencia y venganza tiene que desembocar en un clímax apoteósico. Sin embargo, no sólo este clímax no llega nunca, sino que los momentos de mayor carga dramática no se aprovechan todo lo que sería posible. Los diálogos entre los protagonistas (con un muy buen doblaje al castellano) también dan una de cal y otra de arena. Unas veces dicen frases muy acertadas que dan mayor sensación de inmersión pero otras se limitan a decir palabrotas y lamentos que no vienen a cuento.

En el terreno técnico, las animaciones de los personajes resultan un tanto robóticas y se siguen manteniendo los problemas de apuntado vistos en la primera parte. Los efectos de las armas tampoco son muy realistas ya que, por ejemplo, se puede acabar con una escopeta recortada de un solo tiro con un enemigo situado a 20 metros y otras veces casi vaciaremos el cargador de la ametralladora sobre un enemigo cercano y este parecerá ileso.

Kane & Lynch 2 tampoco es juego para todo el mundo. Si al ritmo tan vibrante y denso de la acción le unimos que la dificultad es elevada (olvidaos de los paseos para niños de otros shooters) tenemos como resultado un título sólo apto para los jugadores más “hardcore” y más amantes del género.

En definitiva, Kane & Lynch 2: Dog Days es, como indican sus notas en metacritic, un juego de extremos. Para unos una experiencia corta (unas 4 horas y pico) pero que se disfruta cada segundo, especialmente si lo juegas en cooperativo; para otros, un insulto a los grandes juegos de acción, monótono, aburrido y cargado de defectos técnicos. Si te gustan los juegos de acción, al precio al que lo encontrarás en tu tienda más cercana, deberías darle una oportunidad y sacar tus propias conclusiones.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=SFXKl5zntHA[/youtube]