Condenados al Olvido - Lost Odyssey

Lost Odissey es la obra maestra del RPG que Mistwalker creó en exclusiva para Xbox 360, consola que por aquel entonces (2008) carecía por completo en su catálogo de RPG´s de envergadura. Tras el intento de acercar el género a la blanca de Microsoft con Blue Dragon (título notable), Hironobu Sakaguchi acudió en busca de su viejo amigo Nobuo Uematsu, y junto al mangaka Takehiko Inoue (Slam Dunk, Vagabond) se propusieron crear el juego que siempre soñó el padre de Final Fantasy, el RPG definitivo.

Condenados lost odyssey

De esta unión de completos maestros (cada uno en su género) nació Lost Odissey, RPG de corte clásico que nos narraba la historia de Kaim Argonar, un mercenario condenado a vivir eternamente. Sin recordar nada de su pasado, Kaim se ve envuelto en una batalla en la que, de repente, cae un gigantesco meteorito, convirtiéndose nuestro protagonista en el único superviviente. Es por esto por lo que Kaim es citado ante el congreso del reino para encomendarle una misión que cambiará su vida por completo, y en la que conocerá a compañeros de aventura como Jansen o Seth.

A medida que avancemos en la historia, Kaim irá recordando en forma de Flashbacks partes de su pasado (o de otro inmortal), que se representan en forma de  libro al jugador. Estos relatos están escritos por Kiyoshi Shigematsu, y están cargados de melancolía y emociones.

En su desarrollo, Lost Odissey es bastante conservador dentro del género: Mapamundi, ciudades enormes en las que hablamos con todo el mundo, combates aleatorios por turnos… aunque como buena obra maestra que se precie, tiene sus peculiaridades. Para empezar hablaremos de los anillos, que son unos objetos con los que equipamos a nuestro personaje y que le aportan una habilidad extra al atacar. Por ejemplo, si equipamos un anillo “matadragones”, nuestros ataques a dragones aumentarán su daño. Para que todo esto tenga el mayor efecto posible, debemos pulsar el gatillo derecho en el momento en que los dos anillos que aparecerán en pantalla se crucen, con lo que obtendremos tres resultados distintos: mal, bien o perfecto. A lo largo de nuestro viaje, iremos recopilando objetos con los que mejorar nuestros anillos, e incluso crear los nuestros desde cero, por lo que las posibilidades son muy amplias.

Lost Odissey-1

Nuestro grupo de héroes estará dividido en dos géneros: Inmortales y mortales. Cada uno tendrá características propias, como por ejemplo, la manera de aprender habilidades. Los inmortales no pueden aprender habilidades subiendo de nivel simplemente (los mortales si) ya que necesitan que algún mortal del grupo ya posea esa habilidad y “enlazarse” con ella, o directamente equipándose una serie de objetos. Imagino que os preguntaréis ¿si en el juego tenemos personajes inmortales, estos nunca mueren en las batallas? Pues sí… pero no. Los miembros del grupo protagonista que son inmortales pueden caer noqueados en combate, pero a los dos turnos resucitan y vuelven a la batalla (los mortales no, claro está) pero si el grupo entero cae noqueado, la partida habrá terminado.

En su apartado técnico, Lost Odissey es un juego realmente trabajado, y que sorprendió mucho en su momento. Los paisajes y escenarios del juego, así como los personajes y su diseño (grande Inoue) rozan un nivel muy alto, que unido a la soberbia narración del título, hacen de él un juego único.

Lost Odissey-2

Sin embargo, y a pesar de las buenas notas y críticas recibidas, el juego no obtuvo el éxito esperado en lo que a ventas se refiere. Personalmente me recuerda mucho al caso de Vagrant Story, triple A del catálogo de la consola que pasa casi desapercibido por X razones (aunque en Vagrant sabemos que fue por el idioma). Quizás no era el momento oportuno para lanzar un RPG japonés puro, ya que en la actualidad tenemos casos como el de Bravely Default, título del mismo género que el que nos ocupa y que está gozando de buena acogida comercial.

Dejando a un lado los datos de ventas, Lost Odissey es, en mi opinión (y seguro que la de muchos de vosotros), no solo uno de los mejores títulos de Xbox 360, sino uno de los mejores RPG´s de corte clásico de toda la historia videojueguil. Su inolvidable historia, personajes carismáticos, apartado técnico trabajado y, en definitiva, el curro que Mistwalker se pegó con este título, bien merece que todos lo que leáis este artículo sin haberlo jugado, le dediquéis un hueco en vuestra agenda gamer. Un Condenado al Olvido de los gordos.