Crítica de Boruto: Naruto Next Generation 18, Naruto e hijo

Parece que llega al final esta pequeña saga de capítulos entre arcos argumentales. Y lo hace con un Boruto: Naruto Next Generation 18 emotivo y bien animado.

Podríamos resumir el capítulo de hoy de nostálgico. Pero a la vez nos ha servido para ver un par de momentos de los que, hasta la fecha, solo teníamos información oral. Boruto: Naruto Next Generation 18 nos explica de dónde sale el Byakugan de Himawari. Pero también nos trae un poco de recuerdos del pasado.

La familia Uzumaki

Es evidente que las cosas en Naruto han cambiado. Ahora no tenemos solamente el punto de vista de un protagonista, como pasaba hasta ahora. Ya no es solo Naruto y su entorno más cercano. Ahora tenemos a Boruto como supuesto eje central de la historia. Pero junto a él tenemos también a su padre. Y en cierta forma, también va guiando el ritmo del anime.

Precisamente este capítulo nos divide perfectamente la trama en esas dos partes. Las partes en las que vemos a Naruto y sus pensamientos. Pero también en las que es Boruto el que nos deja acceder un poco a él.

Esa mezcla entre nuevo y conocido, o entre sensaciones más recientes y recuerdos del pasado al final ha quedado muy bien. Quizás sea por la edad que tiene uno ya, pero ha sido bonito ver a Naruto de esta guisa. critica de boruto naruto next generation boruto y naruto

Aunque, en su contra, diré que parece que debería de demostrar un poco más quién va primero en su lista de prioridades. Evidentemente es su familia… pero delante de Boruto y de Hinata suele decir otras cosas el muy “jodío”.

Un poder accidentado

Prácticamente desde que se presentaron los personajes ya sabíamos que Himawari había despertado el byakugan de forma accidental. Sin embargo no habíamos visto muy bien ese momento. O al menos no tan de cerca. Ha estado bien ver de dónde ha salido esa locura de Himawari, y ha sido bastante gracioso ese momento con su padre.

Pero más allá de este incidente con el Byakugan, queda patente que los hijos de Naruto y Hinata no son precisamente moco de pavo. El primogénito ya ha demostrado tener ese ojo especial, aunque no sepa controlarlo. Y la benjamina tiene un uso del byakugan excelente… cuando se enfada.

Independientemente del poder latente que tengan los dos, ninguno sabe usarlo aún. Y esto nos recuerda poderosamente a alguien. Hablo, cómo no, de Naruto y el chakra de su Kyuby. O quizás del Sharingan de Sasuke (aunque este posiblemente lo veamos con Sarada). Si bien ya no es posible darle ese poder a Boruto (porque extraerlo será matar prácticamente a su padre), había que darle otra cosa.critica de boruto naruto next generation himawari

En este sentido, y al igual que en la manía de resolverlo todo hablando y con frases hechas, Boruto vuelve a repetir esquema con Naruto. Por suerte para nosotros, la historia toma caminos diferentes en muchos otros sentidos. Uno de ellos es el que os he comentado de tener dos puntos de vista diferentes, el adulto y el infantil.

Por ello no tacho de “copia” pega esta parte. De algún lado tienen que partir. Y por el momento, estos elementos siguen dando un poco de misterio al anime. A ver cómo siguen.

Por cierto, curiosos los secretos que se trae Hinata en Ichiraku… curiosos.

La nueva saga comienza

Parece que todo apunta a que el próximo episodio vamos a ver el comienzo de la nueva saga. Ya os hablamos de ella en la web, pero si no nos equivocamos demasiado, será a partir del capítulo 19 cuando empecemos a entrar en su camino.

Para empezar, nos centraremos en Sarada y en la relación con su padre. Este es uno de los ejes de la próxima trama de Boruto. Pero también nos podemos fijar en el nombre del episodio: Uchiha Sarada. Si hacemos un poco de memoria, el episodio que daba comienzo al tema del ghost era el que presentaba al hijo del Hokage. Y se llamó Uzumaki Boruto.

Si hacemos un poco de extrapolación y asumimos que Sarada aún no se ha presentado como es debido, pues lo tenemos claro.sarada uchiha

Así que, esperando ver cómo adaptan la novela al anime, nos sentamos de nuevo con la sensación de haber visto un capítulo interesante. No por el contenido o por el trazo y la animación, que han sido muy buenos, todo sea dicho. Sino por ver esas relaciones entre padre e hijo y sus puntos de vista.

Esperemos que la serie siga así y que no se centre solo en los pequeños al cien por cien.