Crítica de Attack on Titan 2x02: Regreso a casa

Una semana más, aquí está la crítica de Attack on Titan 2×02. La protagonista de esta semana ha sido Sasha y su pasado.

La semana pasada acabé bastante mosca con Attack on Titan. Había empezado con muy mal ritmo y me quedé con la sensación de que la serie iba a ser una decepción. Pero, mientras veía el episodio para hacer la crítica de Attack on Titan 2×02, esa sensación ha ido cambiando lentamente.

El segundo episodio de la temporada se ha centrado por completo en Sasha antes de terminar con un punto de giro que ha mandado la historia hacia otro arco muy interesante. El problema, como en el anterior episodio, ha sido la pésima gestión del tiempo que han tenido. Los episodios (12, esta temporada) apenas son de 20 minutos. ¿En qué cabeza cabe que con tan poco tiempo se dediquen a perderse en minucias? Attack on Titan es una serie de acción, y parece que se olvida de ello a cada rato.

En este episodio ha habido mucha conversación vació, mucha escena de relleno, muy poco argumento reseñable. La mitad del episodio ha estado centrado en el pasado de Sasha. Especificamente, en una escena en la que discutía con su padre sobre si debían abandonar la caza para dedicarse a la agricultura. De verdad os lo digo. Ha sido así tal cual. La segunda parte ha vuelto al presente y se ha centrado en cómo Sasha hacía frente a uno de los titanes que llegó a su aldea. Recordad que varios miembros del Ejército se habían dispersado porque se habían visto varios titanes dentro de la Muralla Rose y tenían que dar la voz de alarma.

Crítica de Attack on Titan 2x02

El tiempo es el problema

Insisto. Esto no es un problema de por sí. Digo que es un problema por el tiempo que tiene la serie. Si esto fuera a ser cualquier otro shonen semana, de esos que salen durante años, no tendría ningún problema. Pero no es el caso. La temporada va a durar 12 episodios. Ya se han emitido 2 y no tengo la misma emoción ni el mismo ansia que sentí cuando seguí Attack on Titan, semana a semana, hace ya 4 años. Admito, eso sí, que ha mejorado un poco el ritmo con respecto al episodio anterior, donde abusaron de una forma escandalosa de su marca de estilo: los planos detalle de los ojos.

Pero si hay algo que me ha hecho quedarme con un poco más de sabor de boca con la crítica de Attack on Titan 2×02 han sido dos escenas, una al principio y otro al final, que apuntan a que pronto el argumento va a terminar de desperezarse y empezar a correr. La primera escena, cuando Eren y compañía se llevan al sacerdote a algún lugar para averiguar por qué sabía que las murallas estaban hecha de titanes. La segunda, cuando Connie descubre a un titán tirado encima de su antigua casa.

La escena de Connie es la que más pensativo me ha dejado. Nunca antes se había visto a un titán que no pudiera andar por tener las extremidades atrofiadas. No he leído el manga, así que no se qué va a pasar, pero a mí me gusta mucho hacer futurología. El titán bestia ya ha demostrado ser capaz de controlar a otros titanes. ¿Tendrá también el poder de transformar a otros humanos en titanes? ¿Y si el titán que está tirado encima de la casa de Connie es parte de su familia?