Crítica de Coco, Pixar ilumina México para tocarnos el corazón

La nueva película de Disney Pixar nos lleva a México. Allí conoceremos a Miguel, al que acompañaremos en el Día de los Muertos.

México es el escenario de la nueva propuesta de animación de Disney Pixar y en parte protagonista. Descubriremos a Miguel y su familia, pero también el Día de los Muertos y elementos muy tradicionales del país, como es su música y cultura. Te lo contamos en nuestra crítica de Coco.

Principalmente, México es una nueva excusa de Pixar para contarnos una bella historia de aceptación, valores familiares y cambios. Es cierto que los ingredientes de la película no varían mucho de lo ya visto. Todo ha sido contado en innumerables ocasiones por el propio estudio. Pero el envoltorio y el cómo se narra es aquí parte fundamental de lo que desde ya es (casi) una nueva obra maestra de la animación.

Crítica de Coco, el color y la pasión de México

En Coco vemos un México lleno de color. Te hace pensar en algún tramo del filme que podría llegar a saturar. Es todo excesivamente brillante. Pero sin embargo, nunca lo hace. Los directores Lee Unkrich y Adrian Molina saben en cada momento qué mostrar para que al final todo ese colorido, en principio arrollador, quede grabado en nuestro iris con una sensación de hermosura.

Crítica de Coco

Coco se alimenta con la música y la convierte en una de sus principales bazas. Disney ha tenido ese don desde siempre. Pero Pixar no había hecho uso de la misma de esta manera hasta ahora. Quizá los temas de Coco no queden impregnados en nuestra memoria como sí ocurre con otras obras, pero su utilización en este caso es más emocional. En un momento dado te toca el corazón de una manera apabullante y ya no hay vuelta atrás: Pixar te ha atrapado de nuevo.

Tenemos que llegar a Up para vernos en una situación similar. En aquella ocasión sus primeros minutos nos dejaron helados por su bella crueldad. Una crueldad que todos tenemos que sobrellevar tarde o temprano. El avance de aquellos instantes iniciales se rompió con una escena desgarradora y luego siguió un ritmo más habitual. En Coco es al contrario, sigue una estructura normal mientras sienta las ideas en el inicio, pero, desde ya avisamos, tocará regalar al cine un poco de nuestro sentimiento.

Crítica de Coco

Crítica de Coco, conclusiones

En definitiva, Coco es de nuevo una obra que encierra dentro de sí una lección de vida. Vuelve a enseñar los valores con los que tanto nos repite Disney y Pixar. Ahí está la importancia de afrontar los cambios en la vida, de aceptar lo diferente, amar a la familia y, mal que nos pese, comprender la muerte. Porque el Día de los Muertos mexicano se viste de color y fantasía, pero también lleva muy dentro un tema tan profundo como es la pérdida de nuestros seres queridos. Coco coge todo y nos lo cuenta con la alegría de un niño y nosotros lo sentimos como si fuera la primera vez que lo descubriéramos.