Crítica de One Piece 786

One Piece 786 nos deja con los dientes más largos que un jabalí tras mostrar a Big Mom y a la prometida de Sanji.

No suele pasar demasiado en cada uno de los episodios de One Piece. Al fin y al cabo, es un anime largo y les tiene que durar. Sin embargo, se puede distinguir perfectamente entre los episodios vacíos y en los que realmente pasa algo. Y One Piece 786 es de los segundos.

Por un lado, el episodio ha servido para conocer más acerca de Totto Land, el archipiélago que controla Charlotte Linlin, alias Big Mom. Según ha contado Pekoms, en ese territorio conviven especies de todo tipo: humanos, minks, tritones… Además, da la casualidad de que la isla a la que han llegado los Sombrero de Paja está hecha por completo de chocolate: las casas, la ropa, los instrumentos musicales… Todo es todo.

En cuanto Luffy y Chopper han visto todo ese dulce a su alrededor se han puesto a comer como unos animales. El problema ha llegado cuando, directamente, se han comido una cafetería entera y un policía ha estado a punto de detenerles. Cuando ya todos pensábamos que se iba a armar un follón curioso ha aparecido la dueña de la cafetería y les ha salvado el culo. Y todo porque Luffy y Chopper habían dicho que las paredes de chocolate estaban deliciosas… ¿O quizá es que oculta algo? Porque al final ha resultado que esa mujer era Pudding, la hija de Big Mom. La hija de una de las piratas más poderosas del mundo no puede ser tan ingenua.

One Piece 786 Big MomPor fin aparece Big Mom

Y hablando de Big Mom, por fin la hemos visto en todo su esplendor. No solo su cuerpo físico, sino también de lo que es capaz. Con tal de conseguir suministros para la fiesta del té que ha organizado; previa a la boda entre Sanji y Pudding, ha mandado a sus subordinados a arrasar islas enteras para conseguir ingredientes (huevos, harina, fruta…). Puede parecer baladí, pero ha sido una forma de demostrar lo cruel que puede ser; y también lo poderosos que son sus subordinados.

Estructuralmente, One Piece 786 ha seguido un esquema que le ha servido de mucho en el pasado. Presentar a un gran villano y dejar el capítulo con un cliffhanger que nos deja pegados a la silla hasta la siguiente semana. ¿Y cuál es ese cliffhanger? Pues que a pesar del sigilo de Pekoms al entrar en Totto Land; y a que la misión iba a ser de sigilo; Big Mom ya sabe que Luffy está en la isla. ¿Apenas han sobrevivido a la furia de Doflamingo, casi muriendo en el intento, y ya se van a tener que enfrentar a un Emperador? Veremos.