Crítica de Twin Peaks 3x03 y Twin Peaks 3x04, lo raro es sexy

Twin Peaks no solo ha vuelto en plena forma, sino que el tercer episodio puede ser considerado sin ningún complejo como uno de los mejores de toda la serie.

Los seguidores de David Lynch estamos entusiasmados. El cineasta no volverá a trabajar en el cine, pero su obra en televisión, su regreso a casa, está siendo por todo lo alto. No solo se marcó dos buenos episodios de inicio, sino que ha roto la banca con con los dos siguientes. Esta es nuestra crítica de Twin Peaks 3×03 y 3×04.

El trabajo del de Missoula es complicado de ver. Siempre ha sido así. La serie en los años 90 estaba maquillada en muchos aspectos. No todos los directores de cada capítulo tenían el talento para sorprender que tiene Lynch. Sin embargo, esta tercera temporada, si quiere llamarse así, tiene su firma en cada capítulo, por lo que los no iniciados o los que no aprecien su trabajo, estarán totalmente perdidos con esta nueva Twin Peaks.

Twin Peaks: lo raro es sexy

Los minutos iniciales del capítulo tercero son buena parte de ello. Por no incurrir en spoilers, no voy a indicar realmente quién protagoniza esos primeros minutos. Ni a explicar lo que allí ocurre. Baste decir que el rodaje y el montaje de esas escenas son lo mejor que se ha visto en la televisión durante el presente 2017.

Twin Peaks, tanto en la serie original como en esta continuación, es conocida por esas escenas en la logia negra tras la cortina roja. Todos los personajes que aparecían en ella grababan sus escenas con sus frases al contrario para crear un tenebroso efecto. Sin embargo, los primeros minutos del tercer episodio van más allá. Cuentan con un tono de color realmente especial, donde lo onírico juega un papel esencial. El montaje se divierte con saltos y repeticiones de lo ya vivido, como si estuviéramos escuchando un disco de vinilo rayado, en el cual la aguja no puede nada más que repetir constantemente lo mismo una y otra vez, mientras que va saltando hacia atrás y hacia adelante. Una delicia.

Una vez que finaliza esta complicada escena, la serie vuelve a la normalidad. Aunque nos da una sorpresa que no esperábamos en ningún momento: contamos con la vuelta de un personaje de una manera bastante atípica, entre el ridículo, la comedia y la incredulidad. Todo lo que ocurre en un casino es maestría pura.

Crítica de Twin Peaks 3×03 y 3×04: Twin Peaks al cuadradoCrítica de Twin Peaks 3x03 y 3x04

No obstante, hay un pero muy grande para los no iniciados en Twin Peaks o lo que esperaban una continuación pura en el pueblo. Los personajes originales, salvo excepciones, no están teniendo un gran protagonismo. La acción se desarrolla en otro lugar. Justo lo contrario que en la serie original. Salvo la escapada de James o las visitas a Jack el Tuerto no se salía fuera de Twin Peaks. La tercera temporada está siguiendo el hilo más abierto de la película Fuego camina conmigo. Poco a poco irá centrándose, imaginamos, la historia en Twin Peaks. Por el momento, los principales sucesos se están dando fuera.

Los cuatro primeros capítulos de la serie son fantásticos. No hay ninguna duda. Sin embargo, no podemos cerrar esta crítica de Twin Peaks 3×03 y 3×04 sin avisar de que hay que ser muy fan de David Lynch para adentrarse en la nueva historia. Se recomienda su visionado, pero no digáis que no hemos avisado.