Crítica de Twin Peaks 3x13, Just You and I... ¿por qué, Lynch?

¿El capítulo? Iba muy bien. Al menos hasta que salió James Hurley a destrozarnos de nuevo los tímpanos con su exquisito talento musical.

No falta mucho para el final de Twin Peaks en su temporada extra. Aunque todavía nos cuesta seguir con atención todo lo que nos propone David Lynch en pantalla. El cineasta nos cuenta en cada capítulo una supuesta serie inconexa que está muy cerca de juntarse. Esta es la crítica de Twin Peaks 3×13.

Dougie Jones sigue siendo, y lo seguirá siendo hasta el desenlace final, el torpe y atontado destino del Agente Cooper original. Tras un capítulo de ausencia de nuevo tiene cierto protagonismo en la historia. Una historia singular pero que en los detalles está la clave. ¿Y si Twin Peaks estuviera contando su trama de forma desordenada?

Es la teoría más pausible por ciertos detalles que han ido apareciendo en el transcurrir de los capítulos. Nada tiene que ver con lo que se cuenta, y va todo a saltos. Un ejemplo que podría considerarse ligero spoiler. El Agente Cooper, Dougie, en realidad, sale a jugar con su hijo al beisbol. No es que se le dé muy bien, pero sí que es incoherente con lo narrado anteriormente y lo que cuenta el nuevo capítulo. Cooper no llegó a casa justo después de su charla en el desierto con los dueños del casino. ¿Cómo es que aparece en su casa jugando y luego vuelve de nuevo a estar con los ricachones de celebración? Y como esta, si os fijáis, hay más.

James nos "deslumbra" con su voz otra vez

Crítica de Twin Peaks 3×13, gasolinera con dueño

Si pensáis efectivamente que Twin Peaks no es una narración lineal, algo que queda claro evidentemente desde el inicio, solo falta que tengamos todas las piezas del puzle sobre la mesa. No podemos enterarnos de nada porque no tenemos todas las pistas. Por no tener, no tenemos ni los bordes, las piezas sencillas de localizar. En cuanto termine la temporada seguro que todo acaba cogiendo algo de sentido.

Por lo demás, en este capítulo hemos tenido la oportunidad de conocer cómo se encuentra un nuevo personaje original más. El tiempo no lo ha tratado demasiado bien por cómo aparece. Le vemos bien físicamente, con su espíritu de tipo duro intacto, pero las circunstancias no parecen haberle tratado muy bien en otros aspectos de la vida.

Twin Peaks es también en parte una serie terrorífica. Juega con el horror en múltiples situaciones. Sin embargo, nada tan estrepitoso como lo de este capítulo. En la serie original existían ciertos personajes que costaba seguirles por su exceso de azúcar. Hablamos de ese trío formado por Donna, Maddy y James. El colmo para los que no aguantaban a estos personajes, entre los que me incluyo, fue cuando el motero canta un horroroso tema y hace gala de un timbre de voz destroza-tímpanos con la prima de Laura y Donna haciéndoles los coros.

Just you and I

¿Adivináis quién vuelve a cantar en este capítulo? Correcto: James Hurley. Y lo vuelve a hacer tan desastrosamente mal como hace 26 años. Un desastre. Eso sí, las dos mujeres en los coros no eran las originales.

Crítica de Twin Peaks 3x13, el doble de Cooper

Por otro lado, el doble de Cooper sigue cometiendo sus fechorías allá por dónde va e intentado averiguar por qué fue traicionado en aquel esplendoroso capítulo octavo. Se encuentra buscando unos números, que no sé por qué me da que van a llevarle justamente donde van a ir todos. De regreso a Twin Peaks.

Crítica de Twin Peaks 3×13, conclusiones

Se trata de un buen capítulo. Con bastante información aunque con las consiguientes incógnitas. La conversación de Audrey con su marido por el momento hay que tomarla con mucha cautela. Nadine también una divertida escena que nos lleva al pasado, aunque por el momento toda la información de los personajes clásicos parece sin sentido. O casi toda ella.

Continúa la información de Twin Peaks en la siguiente página.

1 2