Crítica de Twin Peaks 3x16, el despertar a la fuerza

Twin Peaks regala con el episodio 16, a falta de dos para concluir la serie, todo lo que esperaban los aficionados desde hace más de 25 años.

El regreso de Twin Peaks no fue realmente cómo se esperaba. De hecho, esperar algo de David Lynch es no conocer al director y su obra. Pronto se pudo ver que la nueva temporada no iba a seguir en nada lo contado en la serie original. Bueno, decir en nada es exagerar, pero seguro que estaréis de acuerdo en que es muy distinta. Es probable que se apoye más en la película Fuego camina conmigo que en la propia serie. Afortunadamente, en la crítica de Twin Peaks 3×16 podréis leer que es el episodio que realmente esperaban todos los aficionados que vieron en su momento la serie de los 90.

Durante los 15 episodios previos hemos asistido a un acto de confusión como nunca ha hecho Lynch. Llevando esta crítica al nivel de locura que nos ha regalado el cineasta, se puede decir que esos episodios previos han sido simplemente una introducción a lo que nos vamos a encontrar en el final de temporada la semana que viene. Esta tercera temporada todavía no ha comenzado: lo hará en el doble capítulo final.

En la introducción hemos visto gigantes, logias, nuevos personajes, antiguos personajes, misterios, acertijos, sueños y auténticos disparates. El mundo onírico no ha sido nunca mejor representado, salvo por las propias películas del director. Todavía nos queda esperar en la más de hora y media final la resolución de todos los enigmas presentados. Algunos ya lo han hecho, en parte, en el episodio 16, pero, eh, que aún hay más. Lynch nos ha dejado también otros nuevos. Ya lo he dicho en críticas anteriores, pero haceros una idea muy clara en vuestra cabeza: no se va a resolver todo.

Crítica de Twin Peaks 3x16

Crítica de Twin Peaks 3×16, el bar de los moteros menos chungos jamás vistos

En todos los capítulos, por ejemplo, hemos visto una actuación que acompañaba, o casi, a los créditos finales. Un tema musical en el Roadhouse, ese bar de moteros duros que escuchaban música melosa en la serie original. También sirvió para que el agente Cooper supiera quién fue el asesino de Laura Palmer. Ese lugar tiene un halo especial que no ha perdido tras el paso de los años.

Visto lo visto, el Roadhouse también tendrá un importante hueco en los últimos minutos. Nos ha dejado varias pistas durante toda la serie, las mismas personas en el público ha sido la mayor de ellas, pero en este episodio ha quedado claro que nada de lo que allí ha ocurrido, las actuaciones musicales, eran reales. Luego se han entremezclado situaciones en las que sí parecía que estuviera ocurriendo allí parte de la trama: con James, más que nada.

Por desgracia, Twin Peaks ha tenido tramas durante esta tercera temporada que no llevaban a nada. Simple relleno para justificar la vida de un Dougie empanado. Poco a poco estos personajes han ido desapareciendo de la forma más absurda posible. Básicamente, se han matado entre ellos sin ninguna justificación más o menos aceptable. La guinda de lo ridículo ha ocurrido en este capítulo, cuando otros dos personajes secundarios perturbados son acribillados por otro perturbado que simplemente pasaba por allí.

Crítica de Twin Peaks 3x16

Crítica de Twin Peaks 3×16, conclusiones sin spoilers

Durante un tiempo, en las redes e internet, ha existido miedo de que Twin Peaks no cumpliera las expectativas. De que al final todo fuera un sueño de algún personaje. Incluida la muerte de Laura Palmer. No sería ninguna locura encontrarse con ese ‘Resines’ al final. No parece que vaya a ocurrir eso, pero Lynch es un maestro en el mundo de los sueños. Mullholland Drive es básicamente un sueño durante la mayor parte de su metraje y ocurren las más disparatadas ocurrencias. ¿Acaso en nuestros propios sueños no ocurren semejantes incongruencias. Y pido perdón de paso por comparar Los Serrano con Twin Peaks.

En definitiva, el final se acerca y ya no hay marcha atrás. Ahora sí que sí todos los personajes van a Twin Peaks y se va a liar una buena. Lo único que me ha hecho rechinar en estos últimos capítulos es la forma de quitarse de en medio a varios personajes. A falta del season finale parece que no han sabido qué hacer con ellos. Todo lo demás ha sido fantástico. Un episodio que me ha hecho levantarme del sillón en alguna ocasión por su gran similitud, ahora sí, con la serie original y multitud de sorpresas.

Continúa la crítica de Twin Peaks 3×16 con spoilers en la siguiente página.

1 2
  • Enrique Sampedro

    la verdad es que el final va a ser algo apoteósico, a mi lo que me queda claro es que como twin peaks ninguna serie, volveré a ver la nueva temporada en cuanto acabe, como hice con las anteriores…
    gracias por tu análisis