Con el auge del fascismo en el mundo y con lo poco que se valora como arte este medio… ¿se puede hacer crítica en los videojuegos de forma política?

Todos tenemos muy reciente el problema que ha tenido Disney con James Gunn, director de Guardianes de la Galaxia volúmenes 1 y 2, y no ha sido la única censura por parte del ratón. Pues bien, esto me hace plantearme una cuestión muy importante: ¿tienen realmente los creadores de contenido libertad de expresión? ¿Puedo coger mañana y desarrollar un videojuego en el que ponga a parir a Rajoy o a PDR? Pues por poder puedo, pero a ver quién me lo financia, me lo distribuye o me lo publicita. Sin dinero no hay proyecto que salga adelante y ese es el problema. ¿Hay cabida para la crítica en los videojuegos? Pues sí y no. Todo depende de cómo te muevas.

Quería hablar de esto a raíz de un juego que he visto en Kickstarter hoy mismo. El videojuego en cuestión se llama “The Super Patriotic Dating Simulator“, o en castellano “El simulador de citas súper patriótico”. Y aunque no ha conseguido llegar a su objetivo, nos vale como base del tema que queremos tratar.

El videojuego es una visual novel sobre una muchacha que trabaja en la CIA y va a infiltrarse en el ISIS. Lo que lo hace interesante es que la chica tiene como objetivo matar a los terroristas a base de echarles polvos. Y aunque a priori parezca que es súper sexista no es así. Si vemos el tráiler y a la desarrolladora hablar podemos darnos cuenta de que todo esto va de parodiar. ¿Parodiar el qué? Pues a Estados Unidos y al propio ISIS. Y eso es lo que me ha llamado la atención.

¿Y cómo evitar la censura de las compañías y gobiernos?

Pues siendo pillos, amigos, todo va de ser sutil. Algo muy estereotípico pero que realmente ocurre con los gallegos es la retranca. Ese responder a una pregunta con otra. Ese es el espíritu que debemos tener.

Estamos rodeados de censura, es una realidad. Los juegos triple A tienen que pasar una serie de requisitos que les piden las productoras para lanzarlos al mercado, por ejemplo. ¿Que esta obra habla mal de esta empresa que trabaja conmigo? Uy, pues no lo podemos permitir. ¿Qué debemos buscar entonces? Pues dos cosas: camuflar el contenido con la ironía y la retranca e intentar conseguir una financiación más directa cara al consumidor.

The Super Patriotic Dating Simulator hace ambas cosas. La forma que tiene de meterse con el gobierno americano es muy sutil. Donde parece que vemos el trabajo de una espía sin más nos están contando que Estados Unidos se mete en todo siempre. Se venden como el gobierno de la paz pero en realidad son todo lo contrario.

El que la protagonista tenga que follarse a todos los malos para cumplir su objetivo no es otra cosa que una exageración para hacer ver que, aunque no tenga nada que ver, si se puede meter algo sexual en una obra, se hace. Y por último pero no menos importante, hace ver que ISIS no son los musulmanes. Que no todo el mundo que sigue el islam es un terrorista. Que son personas.

Otra cosa que podemos sacar en claro es que si este juego hubiese sido mandado a una productora no hubiese salido adelante. Por eso han recurrido a Kickstarter, porque si no lo más probable es que se hubiesen vuelto a casa con las manos vacías. En este tipo de financiación, (Kickstarter, Verkami, Patreon) que funciona directamente con el consumidor, uno se puede tomar más libertades.

¿Y todo esto a qué viene?

Pues para que nos paremos todos un momento a reflexionar. Si queremos un medio adulto, un medio en el que quepa la crítica y la ironía, si queremos que esto avance como arte, tenemos que pensar en qué consumimos y de qué forma.

No vale de nada quejarnos de que no se trata X tema en un juego si cuando alguien se juega el pellejo para molestar a los de arriba no se le apoya. Hay que ser conscientes de nuestra posición como consumidores y hacer ver que sí, que aquí también queremos temas peliagudos, que también queremos hacer que la sociedad avance. Que no todo son disparos y saltos en los videojuegos.

Leave a Reply

Please Login to comment
  Subscribe  
Notify of