Crítica de The Reflection 1x01

The Reflection 1×01 es una carta de presentación que me ha dejado con mal sabor de boca. Mal ritmo, exposición absurda y grandes dosis de confusión. Espero que sea solo cosa de un episodio.

Lo primero que me ha llamado la atención de The Reflection 1×01 es la gran cantidad de banderas de los Estados Unidos que aparecen. Y me parece algo especialmente simbólico porque eso viene a recoger la esencia de este nuevo “anime” de Stan Lee que tiene mucho más de este último que del propio género. La primera escena donde se da el salto de Japón a Estados Unidos con el grito de “¡América!” es bastante reveladora.the reflection 1x01“Simbólico” porque viene a representar una dinámica bastante evidente de los últimos años. Si hace poco el género zombi era el rey de la sobreexplotación, ahora lo es el género de los superhéroes. Género en el que destaca la cultura americana sobre las demás, evidentemente.

EE.UU.nime

Para ser francos, lo único que tiene The Reflection de anime es que los personajes hablan en japonés. El dibujo parece directamente extraído de cualquier obra de Stan Lee, los personajes parecen los primos lejanos de los de Marvel y hasta los temas que parece que abordará son más recurrentes del cómic que del manga.

Evidentemente y faltaría más, esto no es negativo en absoluto. Es una manera novedosa de hacer un acercamiento a un nuevo formato. El problema es que la transición es horrorosa. Por querer mantener el máximo parecido a un cómic se ha descuidado la animación en exceso. Es lenta, sin acción, sin chispa. Horrorosa.

Cuando los personajes se mueven parece que hay cierto ralentí. Eso por no nombrar lo descuidado que es el dibujo por momentos. Que se puede entender que sea un rasgo característico del cómic, pero no se entiende que haya un plano de más de 7 segundos de una bandera estática mal dibujada. Deja de ser un acercamiento original como Aku no Hana (obra del cocreador Hiroshi Nagahama) y pasa a ser cutre.

La bandera era de Estados Unidos.

the reflection 1x01

Confusión y arritmia

La dirección de este primer capítulo no solventa el problema, por otra parte. Abusa de las tomas excesivamente largas que no aportan a la narración y de planos estáticos que recuerdan a una viñeta. Y, quién sabe si como burla por la rivalidad, las escenas a cámara lenta no aportan espectacularidad ni esteticismo, sino torpeza y (más) lentitud.

Pero quizá lo peor no haya sido el apartado estético ni el (inexistente) ritmo. Lo peor es que lo único que he visto claro en los tres primeros cuartos del episodio es confusión. No se muestra nada que aclare qué está pasando o quiénes son los personajes que estamos viendo. Algunas escenas de “acción” y a un montón de civiles sorprendidos, sin saber qué está ocurriendo.

La propia reportera que aparece no sabe quién se está enfrentando a quién. Eso da a entender al espectador que todo eso de The Reflection es algo desconocido que se está viviendo en el instante en el que transcurre el episodio. Pero a los pocos minutos se nombra a los reflecteds, se ve que son varias personas las que tienen poderes y que el tal I-Guy es un grandísimo héroe pero conocido solo en una ciudad. Sinceramente, aún no sé ni qué es lo que ha pasado en la historia.

the reflection 1x01

Sinopsis

Pero, por un instante, The Reflection se pone el traje de anime. Juega a ser ridículo, infantil, y a escupirte las cosas a la cara porque le da miedo de que seas lo suficientemente tonto como para no saber de qué va esto. En ese momento comienza una secuencia de verdadera vergüenza ajena en el que se expone, en un tono casual, la sinopsis de la serie. En lugar de una breve introducción y pasar a la acción, de explicar con la propia historia o de, simplemente, que se sucedan los hechos se decanta por el peor y más vagos de los recursos. Sé lo mismo de The Reflection tras ver el primer capítulo que antes de verlo. Solo que tengo la sensación de haber perdido 25 minutos aburriéndome.

Quiero pensar que estoy siendo muy duro. Que debajo de esta capa de los peores tópicos del cómic y del manga hay cierta crítica a su propio género (más al primero que al segundo). O que realmente tiene algo profundo que contar o una reflexión interesante que contar.

Pero desde luego que no es en este capítulo. Lo único que puedo decir es que si estabas aquí para ver un anime de héroes te puedes ir. Si tienes curiosidad por los límites del cómic americano y de ver qué puede hacer Stan Lee, espero ser yo el que tiene mal gusto.