Crónica del XX Salón del Manga de Barcelona

El pasado fin de semana tuvimos la oportunidad de pasarnos unas cuantas horas por el XX Salón del Manga de Barcelona que, por enésimo año consecutivo, aumenta el número de visitantes y continua creciendo y convirtiéndose en un evento de referencia europea en cuanto a la cultura japonesa se refiere. Y este año, nos encontramos con muchas cosas.

CARRUSEL cronica xx salon manga barcelona

Uno de los patrocinadores de este evento fue Pokémon. Por si no lo sabíais (lo cual os convierte en gamers de bajo nivel), la saga cumplía veinte años, al igual que el Salón del Manga, por lo que Nintendo decidió aumentar su presencia este año para publicitar sus nuevos títulos y aprovechar el tirón de Pokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa, que salen en menos de un mes, para sacar una buena tajada de todo ello.

Como consecuencia, quisieses o no, todo el salón estaba invadido por pokémon. Pikachu se daba vueltas impunemente y Xerneas e Yveltal presidían la entrada del pabellón principal, que acogía una exposición de láminas e imágenes de todos los juegos de la franquicia.

Sin embargo lo más impactante de Nintendo estaba por llegar. Un pabellón entero estaba dedicado a la compañía con un stand enorme en el que un gigantesco Pikachu lo vigilaba todo desde las alturas. Aquí se organizaron torneos de Pokémon, de Mario Kart 8, Super Smash Bros, tanto de 3DS como de Wii U y varios más.

También podíamos probar, cómo no, los mandos de nuestra bruja favorita, Bayonetta, y ver las novedades que llegarán el año que viene… o al menos intentarlo. EN un alarde de inteligencia suprema y despilfarro, Nintendo dejó una única consola para probar Mario Party 10, Sonic Boom, Captain Toad Treasure Tracker y Yoshi’s Wooly World. Evidentemente, con una demo que tardaba entre 5 y 10 minutos, las colas se hacían eternas, así que la desesperación era lo que más reinaba en esa consola.

Pero dejando los temas de planificación de Nintendo, como hemos dicho, Pokémon era el gran protagonista. Además de los concursos, las consolas con los nuevos juegos (aunque no vimos New 3DS) y las fotos con los monstruos de bolsillo que rondaban por allí, las grandes colas se formaban para conseguir una de las demos que daba la compañía y, sobre todo, uno de los Diancie o Gengar variocolor que estaban a disposición de quién los pidiese. Bueno, siempre y cuando fueses de los primeros mil visitantes del día, claro. Si no, te quedabas sin ellos.

Dejando un poco la gran N de lado, hay que decir que Microsoft y Sony brillaron por su completa ausencia. Otros años pudimos ver, al menos, a los americanos con un pequeño stand por la feria, pero parece que el presupuesto no da para mucho. Y mira que estamos hablando de una feria con 130.000 visitantes, la mayoría de ellos, potenciales consumidores de videojuegos, por lo que, no entiendo la postura de estas dos compañías, sobre todo Sony, que dispone de muchos títulos orientales para mostrar.

La que sí se desvirgó este año en el Salón del Manga fue Bandai Namco. La compañía naranja ya lleva unos cuantos años haciendo un gran despliegue de medios para el evento de la capital catalana aunque hasta el momento se centraban en la presentación de juegos muy centrados en los anime y en algún que otro evento de cosplay o firma durante el resto de los días. Este año han vuelto a hacerlo con Hideo Baba, productor de Tales of, que venía a presentar Tales of Zestiria y Masayuki Hirano, productor de Dragon Ball Xenoverse.

Evidentemente, este redactor estuvo allí para entrevistarlos e intentar secuestrarlos, pero los chicos de Bandai Namco no nos dejaron quedárnoslos para GuiltyBit, así que otro año será. Podéis leer los reportajes de las entrevistas que les hicimos en la web.

Pero como hemos dicho, también venían este año con stand. En él podíamos probar algunas de las novedades como Tales of Hearts R, que saldrá a la venta el próximo 14 de noviembre, o incluso Dragon Ball Xenoverse. Pero también había varios títulos que acababa de salir, algunos muy enfocados al público más infantil. Por cierto, Pac Man también estaba por allí haciéndole la competencia a Pikachu.

En cuanto al mundo fuera de los videojuegos, este XX Salón del Manga cierra con un nuevo record de visitas y de espacio, con unanueva zona más zen, con bonsais y todo, oye, una mejora del espacio para comida y más amplitud a la hora de visitar los stands de las tiendas y las editoriales. La oferta se completaba con los concursos de cosplay (muy chulos, por cierto), conciertos, proyecciones de cine, charlas, talleres, presentaciones y demás.

Las colas no se repitieron este año pero el contra fue que las entradas se gastaron con antelación tanto para el sábado como para el domingo. Precisamente por eso desde FICOMIC se piden remodelaciones de los palacios que ocupa el salón para poder aumentar el aforo en vistas al año que viene ya que un evento como este no se puede quedar estancado por un problema de infraestructura.

Así pues, este nuevo salón del manga se ha completado con un gran éxito y mucha más organización que el año pasado. Genial por parte de FICOMIC y FIRA que, parece que por fin, llegan a un acuerdo. Bravo también por el despliegue de Nintendo y de Bandai Namco que son los principales artífices de que el anime en los videojuegos llegue a Europa y no es moco de pavo traer a productores japoneses a nuestras tierras. Esperemos que el año que viene, en el XXI Salón del Manga de Barcelona, podamos ver aún una oferta más amplia.

Hasta entonces, nos despedimos.