Culpables y Mazmorras - BattleStar Galactica

Volvemos en nuestro Culpables y Mazmorras de hoy a los juegos de tablero de larga duración y dejamos atrás los juegos “light” para iniciados. Vamos a lo “jarcor”, culpables analógicos y vamos a por un plato fuerte. Hablamos de Battlestar Galactica, el juego de tablero que nos trae Edge y que tiene muchos, pero que muchos guiños a la serie de la que proviene, evidentemente.

ARTICULO CULPABLES Y MAZMORRAS battlestar galactica

Battlestar Galactica es un juego, antes que nada, cooperativo. No habrá individualismos que valgan, sino que tendremos que trabajar todos en grupo para poder salvar a la humanidad o… si eres cylon, para destruirla, claro está.

Empezaremos la partida eligiendo a un personaje con una serie de habilidades y acciones además de con una carta de lealtad, que indicará para qué bando estamos jugando. Sin embargo, nadie más que nosotros podrá ver esa carta, por lo que nuestra identidad humana o cylon quedará en manos de nuestra destreza para engañar a los demás de lo que somos o no somos.

Pero la cosa se vuelve aún más interesante porque a mitad de la partida se reparten nuevas cartas de lealtad y es cuando aparecen los llamados durmientes (que no tienen por qué ser bellos) y los simpatizantes lo que hace que la cosa cambie porque pueden aparecer más “malos malotes” en escena.

Así pues tenemos el hecho de que hay que hacer que todo el grupo trabaje en grupo y, por otro lado, descubrir al cafre que está puteando todas las tiradas. ¿Os empieza a molar? Pues nada nada, seguimos.

[youtube]http://youtu.be/Ymiou0Ux1sI[/youtube]

El juego se desarrolla de forma muy simple. Cada jugador tiene un turno dividido en varias fases. Primero roba cartas de habilidad. Éstas se dividen en cinco tipos y cinco colores que son tácticas (lilas), ingeniería (azul), política (amarillo), liderazgo (verde) y pilotaje (rojo). Cada una de ellas representa un tipo de acción a llevar a cabo durante la partida y cada personaje tiene en su ficha las cartas que roba y de qué tipo.

Hay excepciones, por ejemplo. Cuando un personaje está en el hospital o en la cárcel tiene reglas especiales. Pero dejando enfermos terminales y gente puteada la siguiente fase es la de movimiento. Podremos movernos inmediatamente a cualquier lugar de Galáctica de forma gratuita. La siguiente fase consiste en realizar una única acción, ya sea la que indica nuestra carta de habilidad, nuetra ficha o nuestra ubicación.

Depende de donde estemos en Galáctica podremos hacer distintas cosas como atacar con las naves, mover a civiles, encerrar a gente en la cárcel o incluso presentarnos a presidente desde la nave presidencial, pero para llegar a ésta sí tendremos que pagar. Cuando hayamos resuelto la acción llega el verdadero kit del juego: la fase de crisis.

 galactica

Esta fase consiste en tomar una carta de crisis del mazo y ver qué es lo que pone. Podemos encontrarnos con un ataque o una emboscada, lo cual hace aparecer naves enemigas y la hemos liado, o bien una prueba de habilidad. Si conseguimos pasarla normalmente nos quedamos como estamos mientras que si fallamos seguramente perderemos algún recurso importante o cartas especiales.

Las pruebas de habilidad se resuelven todas de la misma manera. En primer lugar la carta plantea un reto: conseguir llegar a un número determinado de puntos con uno o varios colores. Estos puntos vienen representados en las cartas de habilidad que hemos robado anteriormente. Así pues entre todos tenemos que sumar tantos puntos como nos pida la carta, pero solo con los colores que nos propone. Cualquier carta de un color distinto restará en vez de sumar, y como las cartas se dan de forma anónima es aquí donde entra en juego la mala uva de algunos.

Pero aquí no acaba la cosa, no. El juego es más cabrón de lo que pensábamos y además mete dos cartas aleatorias (se cogen de un montón especial) entre las cartas que intentan sumar, por lo que podemos encontrarnos con que, aunque no haya ningún cylon, haya cartas que resten y al revés.

La estrategia en este punto es cosa de cada uno, y ya os digo que es de lo más variada. Si hay un solo cylon se tendrá que arriesgar para putear a los humanos y si hay dos, pues que se protejan entre ellos. Una vez se resuelve la prueba de habilidad, entonces pasamos a la siguiente fase. La misma carta de crisis puede o no mostrar una serie de iconos en su parte inferior. Esto nos indicará cómo se mueven los enemigos y cómo van los preparativos para nuestro acelerón padre.

galactica cartas

Todo esto cobrará más sentido cuando explique el verdadero objetivo del juego (que no, no es hacernos gastar el dinero tontamente). Si somos humanos tendremos que llegar al planeta Tierra (o Kobol) consiguiendo tantos saltos como sea necesario para cubrir una determinada distancia marcada por las cartas (vamos, los acelerones padres estos). Si somos cylon la cosa es que tendremos que gastar los recursos humanos o destruir galáctica.

Como enemigos de la humanidad o cabronus máximus, una vez que hayamos desvelado nuestra identidad podremos acceder a nuestra nave cylon y allí joder a gusto. A cambio perderemos las habilidades de galáctica y, claro está, el secretismo.

El juego puede durar más o menos de dos a tres horas, ya que llegar a Kobold tiene su cosa y los cylons se multiplican por segundos. Hay que intentar hacer los saltos lo más rápido posible ya que estos limpian el tablero de naves enemigas, y ya os aviso que salen muchas.

BattleStar Galáctica es un juego muy entretenido que, aunque no te hayas visto la serie, te puede resultar atractivo y entretenido ya que puede asemejarse al Arkham pero mucho menos enrevesado. Eso sí, si sabes de qué va Galáctica, la has visto, conoces a sus personajes y demás las cartas te harán especial tilín ya que usa unas imágenes para describir algunas cosas (como las cartas de lealtad) que no tienen desperdicio.

Recomendado para tardes libres con friki-amigos de juegos o friki-amigos de Galáctica.