Primeras impresiones de la demo de Dragon Ball Fighterz

Cuando haces las cosas bien salen hijos guapos como yo o productos como el que tratamos. Increíble lo que trae bajo el brazo Arc System Works. Aquí os traemos las primeras impresiones de la demo de Dragon Ball Fighterz.

A lo mejor no había llegado hasta el punto de denominarse crítico, pero la marca Dragon Ball llevaba un tiempo algo perdida en cuanto a videojuegos se refiere. Burst Limit y Raging Blast comenzaron a perderse entre molinos y campos de trigo, copiando descaradamente a Budokai y Budokai Tenkaichi, respectivamente.

Buscando que el cultivo no perdiese sus propiedades, nacieron Battle of Z y Extreme Budoten. Juegos diferentes, enfocados a plataformas diferentes que no hicieron sino denotar aún más el secarral creativo en el que se encontraba la marca. Xenoverse supuso un irregular riego que oxigenó algo el campo, pero no cosechó el éxito que tanto buscaban desde arriba. Ahora parece que llega la lluvia que busca proliferar el cultivo. Dentro primeras impresiones de la demo de Dragon Ball Fighterz.

No debe ser sencillo encargarse de Bola de Dragón. Tanto juegos, como series o películas siempre tendrán un Gran Hermano encima, observando cada movimiento efectuado. El paso de las 3D a las 2D no parece sino una locura en los tiempos que corren. Pero si te llamas Arc System Works y dedicas mucho (muchísimo) mimo, pones ganas y tienes mano izquierda, pueden salir las cosas bien.

Cómo se juega

Dragon Ball Fighterz es un juego de lucha en 2D que busca recobrar los usuarios desencantados con los últimos volantazos de la marca. La demo es muy confusa en sus primeros compases. No existe ningún tutorial que explique cómo recargar energía, cómo efectuar súper ataques o cómo relevar al luchador. Todo ello se aprende jugando; mejor dicho, al principio, machacando botones.

El estilo es simple: cuadrado ataque flojo, triángulo ataque fuerte, gatillo-atrás guardia, equis ataque a distancia… Para sentirse más cercano al usuario, aporrear varias veces el cuadrado (por ejemplo) ejecutará una divertida animación. Al contrario que con Injustice 2, en el avance de la demo de Dragon Ball Fighterz he sentido que este es fácil de jugar si no se está familiarizado con la bidimensionalidad. Los comparo porque, permítaseme la osadía, es el único juego de lucha en 2D que he catado más de una hora.

La aproximación al usuario casual es correctísima, como ya acabo de mencionar. El jugador más exigente quizá se sienta igual de bien tras experimentar las luchas 3 vs 3 que acaecen en los escenarios. Girar la palanca haciendo una media luna hacia atrás y pulsar el gatillo R2 efectuará un súper ataque; un Destello Final, un Kamehameha Padre Hijo o un Ataque Cúpula de Calor. Hacerlo en sentido contrario, un ataque fuerte; un Big Bang Attack o un Kamehameha ascendente, sin ir más lejos. Todo ello combado con una serie de cadenas de puñetazos y patadas hacen las delicias de todo tipo de jugador.

demo de Dragon Ball Fighterz

Fidelidad máxima

La naturalidad con la que se ha integrado el producto original es fascinante. Muchos son los vídeos que pululan por las redes sociales comparando el manga con el videojuego. Es alarmante, como decía previamente, el mimo y la pulcritud que Arc System Works ha puesto en el producto. Las animaciones, las destrucciones de los planetas… Todo pequeño detalle no hace sino provocar locura: “wow, vaya puta pasada”, pensé yo al cargarme Namek.

También es alarmante, aunque no tan positivamente, el elenco de personajes disponibles. No me gustaría ejercer de vidente, pero veo menos de 25 personajes. Goku, Vegeta, Gohan, Freezer, Cell y Buu estaban disponibles en la demo; Krillin, Piccolo y Trunks del Futuro se han confirmado después. Los paladares más exigentes pueden torcer un poco el morro con el producto final, de cumplirse mi profecía.

Poder jugar a la demo de Dragon Ball Fighterz ha sido una experiencia gratificante. El hecho de volver a las 2D con Arc System Works no le sienta nada mal. Es más, me atrevería a decir que es su campo predilecto. Budokai, Shin Budokai y este pueden ser los mejores juegos de la marca. Los más asiduos a este estilo de pelea encontrarán un título gustoso, rico de jugar y difícil; los menos entrarán de lleno en la fórmula gracias a la facilidad integrada en su ADN. Fighterz es la solución a los continuos volantazos de la marca.

Fighterz es EL BICHO.