Destiny - Avance Multiplataforma

Destiny es el primer proyecto post-Halo de Bungie, y no es cualquier cosa. Ya de entrada, la labor de la desarrolladora afincada en Washington con la franquicia del Jefe Maestro les ha situado en una posición de élite dentro de los equipos TOP del mundo de los videojuegos. La exclusiva de las consolas Xbox goza de un prestigio inusitado gracias sobre todo a la epicidad de su historia, a su potente y aclamado multijugador y esto es evidente, y hay que reconocer el mérito, a la gran habilidad de Microsoft para venderlo como agua en el desierto. Se puede discutir cualquier cosa sobre Halo, sobre todo su ¿infantil? diseño artístico, pero lo que no es discutible es su calidad, conseguida eso sí, gracias a grandes valores de producción.

Pero no estamos aquí para hablar ni de Halo, ni del Jefe Maestro, ni de los Élites, ni de nada de eso, pero hay que ponerse en antecedentes, y saber de qué gente estamos hablando. Esta gente, Bungie, tiene por delante una responsabilidad acojonante, y es que tras el retraso de The Witcher 3: Wild Hunt, Destiny es EL JUEGO (junto a, tal vez, The Order: 1886) que tiene que justificar este 2014 la compra de una PlayStation 4 o una Xbox One. Sí, habrá otros grandes juegos, pero en cuanto a ambición y grandeza, este es del que más esperamos. ¿Estará a la altura?

ARTÍCULO AVANCE destiny

Dicen que la mejor manera de triunfar en el mercado es hacerte la competencia a ti mismo, y eso deben haber pensado en Activision, al amparar este proyecto bajo un contrato de, ojo, 10 años. Junto a Call of Duty, la editora tendrá el monopolio de los shooter multijugador (a Battlefield 4 aún se le espera) este año, con dos propuestas que no pueden ser más distintas. El frenetismo y continuísta COD ofrecerá la experiencia ya conocida, mientras que Destiny nos traerá las batallas masivas haciendo hincapié en la cooperación, aunque desde Bungie hayan rehusado el término MMO prácticamente desde el principio. Hasta el E3 del año pasado, no habíamos visto más que un poco de arte conceptual de Destiny, y fue en la conferencia de Sony donde vimos el primer tráiler, que nos confirmó que Bungie seguirá apostando por un apartado artístico en la línea de Halo. Llevábamos sabiendo desde su anuncio que vería la luz en todas las plataformas principales: PlayStation 3, Xbox 360, PlayStation 4 y Xbox One, y qué queréis que os diga, pero pensar que llegará a la anterior generación me genera dudas razonables. Espero que terminen por no tener fundamento…

El Destino, en manos de los Guardianes

Destiny se desarrolla en un futuro lejano, lejanísimo, en el que la Tierra ha sido devastada, pero en la cual aún queda una ciudad en pie gracias al Viajero, un misterioso satélite que que se mantiene inmóvil sobre dicha ciudad y que ha sido atacado innumerables veces, de las que siempre ha salido indemne. Pero esta vez, la amenaza es mayor que nunca, y los encargados de defenderlo serán los Guardianes. Sobre este liviano argumento se sustenta la historia del juego, que sabiendo el carácter multijugador que tiene, está por ver el peso que tiene: si será algo importante según avancemos o una mera excusa, al estilo Titanfall. Veremos.

En este contexto convivirán tres razas: los humanos, los insomnes y los exos. De los humanos poco se puede decir que no nos imaginemos, aparte de que no quedan muchos y no tienen personalidades especialmente complicadas. Todo lo contrario se puede contar acerca de los insomnes, misteriosos y cuyo diseño es comparable al de los elfos oscuros en la franquicia rolera The Elder Scrolls. La mención de la saga de Bethesda no es casual, y es que existe una raza descartada, los Hombres Tigre, que recuerdan a los ya clásicos khajiitas. Volviendo a Destiny, que es lo que nos ocupa, la tercera raza en discordia son los exos, oscuros y poderosos, y diseñados descaradamente para la clase Titán, de la que hablaremos un poco más abajo.

Destiny razas

Y es que siempre hubo clases, y entre los Guardianes la cosa no será diferente, claro. Dentro de las tres razas disponibles tendremos otras tres clases: Titán, Cazador y Hechicero. Veamos al detalle lo que ofrecerá cada una con sus respectivos (y recientes) gameplays, porque qué mejor que verlos en acción a todos ellos:

Titán: Como cualquiera se puede imaginar, los titanes (qué oportuno el nombre a estas alturas, ¿verdad?) serán la vanguardia, y su diseño recuerda irremediablemente al clásico de los héroes de este tipo de historias de ciencia ficción. Está claro que podemos esperar que sean los mejor equipados y preparados para el combate directo, como deja clara su ascendencia (según el argumento), ya que proceden de una saga de grandes guerreros.

https://www.youtube.com/watch?v=Mg5SBilOb6g

Cazador: Los cazadores eran los clásicos cazarrecompensas que recorrían el planeta despreocupados por lo que ocurría a su alrededor y pensando únicamente en llenar sus bolsillos. Hasta ahora, claro, donde sus facultades para el combate serán más necesarias que nunca. Seguramente estarán capacitados para usar habilidades de sigilo y serán los más duchos a la hora de utilizar armas como los rifles de francotirador. Sin duda, la clase favorita de los camperos, si es que esto es posible en Destiny.

https://www.youtube.com/watch?v=hDFWdbQ869Y

Hechicero: Por mucho que sean los eruditos, unos auténticos estudiosos del Viajero, no serán precisamente unos novatos una vez haya que ponerse a dar caña, ya que entre otras cosas, han sido capaces de dominar las energías arcanas que desprende el satélite. Para que nos hagamos una idea, pensemos en los poderes bióticos de Mass Effect y rápidamente sabremos de lo que hablamos. Viven obsesionados con el estudio de la Edad de Oro, donde la humanidad colonizó otros planetas, pero su destino es apoyar en lo que puedan a la defensa del Viajero.

https://www.youtube.com/watch?v=ZWnQUGFbd44

¿Ya tienes clara tu clase favorita? Enhorabuena, porque además desde Bungie han prometido que la creación y personalización del personaje será detallada hasta lo enfermizo: peinados, tatuajes, maquillaje… Sí, parecía mentira que fueran a incluir todas esas opciones. No solo eso, sino que aseguran que la elección de todos y cada unos de los aspectos de customización serán muy instintivos, en el sentido de que no estaremos dando vueltas y más vueltas al editor hasta conseguir nuestro aspecto deseado. Más bien lo tendremos claro desde el principio, eliminando esa incómoda sensación de “no he elegido bien” que de vez en cuando se da en los RPG.

El toque rolero no acaba ahí, y es que las subidas de nivel y posterior personalización seguirán estando presentes, es más, parece ser que serán lentas y que dominar una habilidad no será tarea sencilla. También se puede pensar “¿para qué queremos tanta parafernalia en el aspecto físico del personaje si es un juego en primera persona?”. Bien, Bungie ya ha dicho que habrá situaciones en que veremos desde una perspectiva en tercera persona, que apunta a momentos puntuales.

Destiny arte

¿Y a quién tendremos enfrente? Ya se han presentado al detalle los cuatro tipos de enemigos con los que nos veremos las caras. Estos serán los Caídos, que tienen pinta de ser los más hábiles, y con capacidad incluso de hacerse invisibles, además de tener un diseño fabuloso. No faltará la versión galáctica de una especie de zombies (desde Bungie así los han descrito, de hecho) llamados Colmena, que aunque no parece que estén demasiado preparados para el combate, podrían atacar en grandes grupos. La artillería pesada llegará en forma de los Cabal, enemigos duros y capaces de desplegar escudos. Unos tipos duros, sin duda. Y por último tenemos a los Vex, criaturas cibernéticas con las cuales, según cuenta la historia de Destiny, la humanidad intentó comunicarse, pero como suponemos, la cosa no terminó del todo bien.

 

El Campo de Batalla

No hace mucho, Christian Diefenbach, de Bungie, nos dejó a todos picuetos declarando que cada planeta de Destiny será tan grande como todo el mapeado de Halo Reach, lo que no es moco de pavo precisamente. Tampoco podíamos esperar menos, teniendo en cuenta que estamos hablando de una nueva generación de consolas y de unos compatibles que ya sabemos están en constante evolución.

El principal entorno será la Tierra, completamente devastada y aún protegida por el Viajero, bajo el cual se entablarán las batallas más importantes, concretamente en la Ciudad, el último reducto de la humanidad. La misteriosa Luna será otra ambientación “humanizada”, donde veremos ruinas de la antigua colonización. En el contexto de Destiny, todavía hay expediciones para conocer esos vestigios de civilización que son constantemente repelidos por fuerzas desconocidas, hasta el punto que ha sido declarada zona prohibida por las fuerzas del orden de la Ciudad.

Destiny entorno

Pero estos serán los lugares más cercanos que visitaremos, y es que Destiny llegará donde aún no ha llegado el hombre (si es que dais por bueno que realmente hemos llegado a la Luna). Uno de ellos será Venus, también colonizado durante la Edad de Oro de la humanidad, tanto, que llegó a convertirse un símbolo de esa época. La leyenda cuenta que incluso hubo una academia a orillas del mar dedicada a la investigación y la educación, pero ya sabemos que el mar termina reclamando lo que es suyo, dejando ahora solo un páramo desierto. Y claro, no podíamos dejar el planeta rojo apartado. Marte es el cuarto destino en discordia, un planeta en el que un día hubo edificada una gran ciudad de la que hoy no queda absolutamente nada. La Oscuridad, ese misterioso enemigo abstracto, terminó con todo lo que la humanidad había construído en él.

Con todo lo que se ha descrito y lo que se ha visto en los diversos vídeos publicados, ya nos podemos hacer una idea de los puntos en común de todos ellos: parajes ruinosos y desolados, llenos de ruinas de lo que una vez fue la supremacía humana. Con esto, y aún viendo grandes retazos de arte conceptual, tenemos claro que el diseño será fantástico, aunque queda por ver si nos encontraremos con escenarios vacíos o por el contrario, presentarán un gran grado de detalle. Da la sensación de que se combinarán escenarios abiertos, donde la acción a distancias largas será protagonista, con edificios y ruinas más apropiadas para el combate cuerpo a cuerpo y la acción más directa.

No lo llames MMO, pero…

Pero es que tiene todo el aspecto de uno, y eso que como ya decía antes, en Bungie insisten en no incluir Destiny en ese género, por mucho que su estructura jugable sea la de un multijugador masivo. A saber: jugaremos nuestra propia historia (o leyenda, como les gusta llamarlo a sus desarrolladores), narrando eventos a través de escenas cinemáticas, mientras nos encontramos con otros jugadores e interactuamos con ellos, con la posibilidad de unirnos para ciertas misiones o entrar en raids (¿por qué no llamarlas así?) o Eventos Públicos, que es como lo denominan en Bungie. De igual manera, no faltarán eventos PvP, lo que vienen a ser un multijugador competitivo en toda regla. Con todo esto, es difícil no decir que Destiny no será un MMO…

Una de las prioridades desde el principio ha sido la de crear un mundo persistente al que los jugadores quieran volver una y otra vez, hacerlo lo suficientemente variado como para que no se llegue a abandonar. Con la variedad de entornos que pueden estar creando, ese aspecto parece garantizado. Enlazando el tema jugable con el de la ambientación, una de las mayores incógnitas es saber cómo nos moveremos entre planetas, si será a través del clásico sistema de viaje rápido, o por el contrario, tendremos que pilotar vehículos para movernos entre ellos. Esto sería la leche, eso seguro.

Lo que está claro es que Destiny es el primero de los títulos que están por llegar que explotará uno de los aspectos en los que más énfasis se ha puesto con la llegada de las nuevas consolas: compartir nuestra experiencia de juego, bien a través de funciones de las mismas, como de componentes de multijugador masivo en el software. Ya hemos probado este tipo de juegos en la anterior generación, aunque seguramente ni PlayStation 3 ni Xbox 360 estaban preparadas para albergar títulos de esta magnitud. Ahí está el experimento, finalmente fallido, de Defiance.

PlayStation 4 y Xbox One no han llegado principalmente para experimentar un salto técnico visual, que también, sino sobre todo, para ofrecer al usuario de consola algo que hasta ahora parecía exclusivo de los jugadores de PC. Destiny es uno de los motivos por los que hay que dar el salto generacional, y sí os lo preguntáis, sí, he muerto de hype redactando este avance.

Disfrutad el verano, porque a la vuelta os espera Destiny, que llegará el 9 de septiembre a PlayStation 3, Xbox 360, PlayStation 4 y Xbox One. Haceós un favor, y si podéis, jugad estas dos últimas versiones.