Disney Magical World - Análisis Nintendo 3DS

Cuando uno piensa en Disney no puede evitar sentir un subidón de azúcar y una sensación de saturación de glucosa en la sangre que te puede dejar secuelas durante varios días. Pues este Disney Magical World consigue reproducir esa sensación con una pasmosa facilidad ya que, si te pensabas que solo brillaban los ojos de Mi Querido Pony, estás muy equivocado porque un Mii, en este juego, puede tener más estrellitas que el cielo de El Rey León.

ARTÍCULO ANÁLISIS disney magical world

Describir a Disney Magical World en un par de frases no tiene porqué ser demasiado complicado. Nos encontramos con una mezcla de Animal Crossing, con Imagina ser dueño de una cafetería y un poco de Farmville, aderezado con un Kingdom Hearts tan simplificado que el mecanismo de un chupete parece complicado, oye.

Entrando más en detalle, h.a.n.d. nos presenta un juego que funciona a base de pegatinas. Nuestro objetivo es llenar el album entero a base de realizar los distintos retos distribuidos en diferentes categorías como pueden ser la jardinería, la moda, la miscelanea o incluso el combate, que no se diga.

Nuestro Mii será el encargado de pasearse por una ciudad repleta de personajes Disney como Mickey, Minnie, Pete, Donald, Chip y Chop y un largo etcétera que irán apareciendo conforme avancemos en el juego. A base de encontrar pegatinas conseguiremos desbloquear nuevos eventos, o incluso nuevas zonas a las que acceder, que corresponden, cómo no, a mundos Disney bastante bien diferenciados, como pueden ser Agrabah, El País de las Maravillas o la casa de Yen Sid.

Podremos gastar el tiempo de muchas formas en Disney Magical World. Para empezar, el mundo está lleno de cosas que brillan. Sí, así de fuerte empezamos. Estos puntos luminosos, como supondréis, son puntos de recolección, donde encontraremos los objetos necesarios para hacer de todo. Muebles, comida, ropa, jardinería, e incluso para satisfacer las misiones que nos propondrán los mismos ciudadanos y los personajes Disney.

Esta será nuestra principal función durante todo el juego. No, recolectar no, hacer todo lo que nos pida la peña. Y ya os aseguro que siempre habrá alguien desvalido que necesite de nuestras habilidades para ir de un rincón a otro del mapa consiguiendo cositas.

Como hemos dicho, algunas se conseguirán simplemente recolectado. No os desesperéis buscando porque el mapa, grande, lo que es grande, precisamente no es. En apenas unos treinta segundos podréis recorrerlo de punta a punta. Eso sí, los recovecos harán que sea un poco más puñetero hacer el perímetro seguido. Por suerte, conforme accedamos a mundos paralelos a través de portales que, cómo no, brillan, tendremos nuevos objetos que recolectar y más gente a la que ayudar… ¡BIBA!

disney magical world 1

Otras misiones consistirán en construir o crear objetos. Para ello tendremos que ir a algunas de las tiendas que hay repartidas por todo el reino, como la tienda de Daisy o el taller de Chip y Chop, entre otros, donde tendremos la posibilidad de elaborar ropa o mueble respectivamente. Eso sí, dentro de la ropa encontraremos camisetas, monos, sombreros, guantes… y cómo no, una sección de brillos, para que nuestro Mii vaya brillando a todas partes. Os lo dije, todo brilla en este juego.

También nos darán misiones de cultivar, para lo que usaremos el huerto, y algunas que implican violencia, como las de combate, que son las que llevarán principalmente la empalagotrama del juego. El sistema de combate es muy sencillo. Arma que ataca y botón con el que haces un doble salto con tirabuzón extendiendo los brazos en un movimiento más gay que cantar Sobreviviré vestido con un traje de flamenca y peluca rubia hasta los tobillos.

Estos momentos de acción desenfrenada (y brillante porque los hechizos brillan, por supuesto), tendrán lugar en pequeños laberintos aleatorios que se irán formando fuera de las ciudades cuando accedamos a una misión. Llamarlo laberinto igual es un insulto a David Bowie porque tiene menos pérdida que Final Fantasy XIII pero bueno, lo dejaremos así.

disney magical world 5

¡Ah! Y a todo esto, nuestras obligaciones tampoco pararán nunca porque para avanzar en determinados retos, como la cafetería que regentamos, el cultivo de plantas o demás, tendremos que satisfacer también las necesidades de nuestros empleados, como tener siempre comida a punto para los clientes, hacer puentes o plantar nuevas semillas o vestir a la peña con trajecitos a conjunto. Y todo esto mientras brillamos, claro está.

Como veis, hablamos de un juego que, pese a no ser nada profundo, sí que nos va a tener muy ocupados porque siempre hay algo que hacer. Cuando no es seguir la historia es ir al huerto que funciona a tiempo real (como el Farmville) o asegurarnos que la cafetería tiene los suficientes víveres para que la gente nos siga dando dinero. Si no, también habrá que recolectar para hacer más cosas pero, cuidado, porque la gente que te encuentres por el camino te pedirá más cosas y más cosas y más….

Gráficos: 80

Sonidos: 75

Jugabilidad: 65

Modos de juego: 75

Total: 74